Comienza Primer Encuentro de Feminismos de Uruguay

Se respiran expectativas y ganas en las horas previas al próximo fin de semana, cuando más de 300 mujeres de todo el país y de la región, se acerquen al local de AUTE para participar del Primer Encuentro de Feminismos del Uruguay.

La idea surgió un año atrás. Fue una de las decenas de propuestas que circularon entre las mesas del Encuentro de Mujeres de Montevideo. Y se concretará el sábado 8 y domingo 9 de noviembre en Avenida Agraciada 2463.

El local de AUTE se volverá “un espacio abierto a nuestros feminismos, para ponerlos en diálogo. Un espacio abierto a nuestras diversidades”, en el que se desarrollarán 17 talleres, cuentan las organizadoras.

“Queremos articular, poder hacer cosas juntas, encontrar los mínimos comunes que nos unen para enfrentar el sistema capitalista sustentado por el patriarcado. Buscamos generar las sinergias que nos permitan articular un movimiento feminista, activo, que recupere la calle, con voz propia para poder nombrar lo que nos pasa”, explican.

A la vez, subrayan que reconocen “las luchas y los logros de tantas mujeres feministas en Uruguay a lo largo de la historia como punto de partida para seguir luchando” y por ello entienden que “necesitamos seguir reiventándonos porque las nuevas manifestaciones del patriarcado exigen nuevas respuestas colectivas”.

Autónomas

“Autoconvocadas, autogestionadas y autofinanciadas”, define claramente María Noel Parodi, una de las integrantes de la organización del Encuentro.

En diálogo con Uypress, Parodi ponderó estas características que, en octubre del año pasado, parecían ser condiciones difíciles de concretar en un país donde espacios de histórica militancia feminista se institucionalizaron, muchas veces reciben financiación externa y, en los últimos años, algunas referentes del feminismo uruguayo comenzaron a ocupar cargos públicos y gestionar políticas de género.

Sin embargo, pudieron. Y las expectativas están superadas. “Al principio pensábamos que con que se inscribieran cien mujeres ya era todo un logro. Hoy día superamos las trescientas inscriptas”, cuenta Parodi, con orgullo.

La inscripción se puede hacer on line, o también el mismo sábado desde las 9 horas, cuando comience el Encuentro.

Al inscribirse por la vía digital, cada mujer puede especificar si necesita hospedaje en Montevideo (varias participantes ofrecieron sus casas; INJU y PIT-CNT dispusieron unas 40 camas) o si tiene hijos-as y éstos-as quedan a su cuidado: al no existir corresponsabilidad, el cuidado de los pequeños recae una vez más en las mujeres y es, gran parte de las veces, el motivo por el cual ellas ven coartadas su participación en ámbitos políticos, sociales, barriales.

Para los-as hijos-as se dispondrá de voluntarias cuidadoras (un solo varón antipatriarcal se inscribió para esta tarea) que tendrán juegos didácticos para pasar el rato, mientras sus madres debaten y participan.

Talleres

No se trata de un Encuentro con grandes ponencias y conferencias. Habrá casi una veintena de talleres, en simultáneo, de mañana y de tarde, que quedaron seleccionados tras una convocatoria abierta.

Los temas de los talleres van desde los debates sobre capitalismo-patriarcado-lucha de clases-feminismos hasta respiración ovárica; de la prostitución a la diversidad sexual; del cuerpo como territorio en disputa a reflexionar sobre si existe en este momento un “movimiento feminista” en el país.

El sábado también habrá una intervención urbana desde las 19 horas y una fiesta (gratis, aunque se puede aportar a la causa con un bono colaborador) que celebra estos encuentros y recuerda que “si no podemos bailar no nos interesa tu revolución”.

A moverse

El domingo desde las 15 horas se abrirá el Plenario, y se pondrá en marcha la creación de un movimiento.

El debate en torno a si existe en la actualidad un movimiento feminista en Uruguay es el eje transversal a este primer encuentro. “Hay organizaciones feministas, muchas, pero no necesariamente un movimiento”, puntualiza Parodi. De allí la importancia de preguntarse si “ya hay” o no un movimiento y, de existir o no, cómo ponerlo a andar “priorizando temas, creando lazos con otros movimientos feministas de la región, como en Brasil, Argentina, Colombia”.

“Hubo en la Historia de Uruguay toda una historia feminista que hay que recuperar”, señala la vocera de la organización. “Hubo un partido feminista, hubo múltiples militancias y referentes del feminismo en nuestro país, pero esto no se ha cristalizado en reunir a las distintas organizaciones y a feministas autónomas que existimos”.

Ese es el gran desafío del próximo fin de semana: salir del clóset y declararse feminista.

UyPress