La presidenta padece una infección en el colon y continúa internada

La presidenta Cristina Fernández padece sigmoiditis, una inflamación en el colon, y seguirá internada en el Sanatorio Otamendi, informó oficialmente anoche la Unidad Médica Presidencial.

El vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, leyó un escueto parte de la Unidad Médica Presidencial en el que se informó acerca del estado de salud de Cristina, quien el domingo a la tarde ingresó al sanatorio de Barrio Norte con un cuadro febril infeccioso. Según el texto del comunicado, tras haber sido sometida a una batería de análisis, a la jefa de Estado se le diagnosticó sigmoiditis.

La presidenta Cristina Fernández padece sigmoiditis, una inflamación en el colon, y seguirá internada en el Sanatorio Otamendi, informó oficialmente anoche la Unidad Médica Presidencial.

El vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, leyó un escueto parte de la Unidad Médica Presidencial en el que se informó acerca del estado de salud de Cristina, quien el domingo a la tarde ingresó al sanatorio de Barrio Norte con un cuadro febril infeccioso. Según el texto del comunicado, tras haber sido sometida a una batería de análisis, a la jefa de Estado se le diagnosticó sigmoiditis.

“La mandataria está estable, continúa internada con tratamiento antibiótico endovenoso con observación evolutiva y seguimiento de los cultivos realizados”, asegura el parte médico con la firma de los doctores Marcelo Ballesteros y Daniel Fernández.
Según adelantó el vocero, que declinó responder cuánto tiempo permanecerá internada, “el transcurso del día de mañana” (NdR: por hoy) se difundirá un nuevo sobre la salud de la presidenta.

La sigmoiditis es una inflamación o una infección de la parte del colon llamada sigmoide, y más particularmente de los divertículos que están presentes. Estos son pequeñas hernias de la mucosa –pared interna de numerosos órganos– situados en el intestino grueso.

Entre los síntomas del cuadro que padece la jefa de Estado se pueden presentar dolor severo en el abdomen inferior, sobre todo en la fosa ilíaca izquierda (la fosa ilíaca es la parte inferior del abdomen), una sensación de suavidad en el abdomen y fiebre generalmente moderada.
Hace apenas dos semanas, Cristina sufrió un cuadro de faringitis por el que los médicos le recomendaron 48 horas de reposo. Además de los cuadros de lipotimia que la afectan en los días de mucho calor, la presidenta pasó ya por dos operaciones durante su último mandato. La primera apenas asumió, en enero de 2012, cuando le habían detectado un tumor en la glándula tiroides, que tras la intervención se determinó que era benigno. La segunda, en septiembre del año pasado, a partir del hematoma craneal que le generaba fuertes dolores de cabeza y que fue detectado durante un chequeo cardíaco. Aquella operación la tuvo de licencia durante más de un mes.

Se desconoce por el momento cuántos días la presidenta deberá continuar internada en el Otamendi y cuánto tiempo de reposo deberá guardar en la quinta de Olivos en el marco del tratamiento que se suele administrar en casos de pacientes que padecen sigmoiditis.

AGENDA APLAZADA

Debido a su cuadro, Cristina debió suspender su agenda, como el encuentro que iba a mantener hoy en la Casa Rosada con su par de Chile, Michelle Bachelet, para celebrar el 30° aniversario de la firma del Tratado de Paz por el conflicto del Beagle.

Además del encuentro en la Casa de Gobierno, la presidenta y Bachelet tenían previsto participar de una videoconferencia con el Papa Francisco, quien desde el Vaticano recordaría la mediación de Juan Pablo II para evitar la guerra en 1978 entre ambos países.

La actividad se “reprogramó sin fecha para este mes”, según informó ayer Scoccimarro desde la Rosada.

Tiempo Argentino