Merkel le promete a Santos 75 millones de euros para el proceso de paz en Colombia

Tras calificar la relación entre Colombia y Alemania como una “asociación de amistad, reflexible y confiable”, la canciller alemana, Ángela Merkel, le aseguró al presidente Juan Manuel Santos la continuidad de la cooperación y el “pleno apoyo” al proceso de paz entre el Gobierno colombiano y las Farc , al tiempo que anunció una nueva ayuda económica.

“Nosotros hemos acordado una nueva ayuda a programas que ponen a disposición 75 millones de euros hasta 2016 para acompañar al proceso de paz en todos sus matices. Mantenemos la conversación y vamos a reaccionar de manera adecuada para ayudar a Colombia”, sostuvo la jefa del gobierno alemán.

La mujer más poderosa de Europa también les envió un mensaje a las partes sentadas en la mesa de negociación, en el sentido de que los acuerdos pueden ser difíciles pero “valen la pena”. “Los compromisos muchas veces son dolorosos, pero los resultados pueden ser mejores para todos los que participan en la negociación y creo que el pueblo colombiano pasó por décadas muy difíciles”, señaló Merkel.

Respecto a los dos años que lleva el proceso de paz, la canciller se mostró pragmática. “Dos años para un conflicto que dura ya 50 años no son un largo tiempo para superarlo. Por lo tanto mi consejo es actuar con hincapié, fijarse en la temporalidad, pero actuar con esmero para que después no haya decepciones. Décadas de lucha no se pueden superar de la noche a la mañana”, dijo.

Refiriéndose a la ayuda de la Unión Europea, resaltó que Colombia tendría que buscar que los estados miembros tengan un enfoque común sobre las posibilidades de respaldo y que no lo haga cada país de forma aislada. “De esta manera vamos a ver cómo coordinarlo mejor en el seno de la Unión Europea”.

La canciller también refirió que en términos de cooperación financiera se cuenta con créditos a largo plazo que posibilitan el desarrollo de ciertos proyectos y que esto “se suma a una amplia cooperación en el ámbito de biodiversidad, cambio climático y protección del medio ambiente, teniendo en cuenta la gran biodiversidad de Colombia, pero también ante la necesidad de desarrollar las zonas rurales”, indicó.

Añadió que la Cooperación para el Desarrollo Alemán ha identificado unas prioridades en Colombia que se van a mantener, pero que “se agregó una cooperación muy intensa en el ámbito de ciencia, educación e investigación”. Las conversaciones sobre la ayuda alemana en Colombia continuarán en diciembre, cuando el ministro de Cooperación, Gerd Müller, visite el país.

Merkel también agradeció el apoyo de Colombia “como socio activo” en la lucha contra la piratería a través de la disposición de una fragata para la Misión de Atalanta y su respaldo a la lucha contra la organización terrorista EI (Estado Islámico).

Por su parte, el presidente Santos agradeció el apoyo y lo calificó como “especialmente importante”. “Entramos en la fase más difícil, en la que el apoyo de la comunidad internacional y de países como Alemania les da una base de legitimidad a las decisiones que allí tomemos”, indicó.

También aclaró que no se trató de una visita para pedir recursos específicos, sino para generar el ambiente propicio para adelantar no solo la terminación del conflicto, sino el diseño y la implementación del posconflicto. El mandatario sostuvo que en este aspecto Alemania puede ofrecer una ayuda especial. “Si hay algún país que sepa de reconciliación y de reconstrucción, es Alemania”, concluyó el presidente.

Luego de su encuentro con la Canciller, Santos sostuvo un breve encuentro con el ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier. Acto seguido visitó el monumento al Muro de Berlín en la calle Bernauer, donde firmó el libro de visitas. “Esa muralla se derrumbó como queremos derrumbar esa muralla que nos divide en Colombia y que se imponga lo que aquí se impuso: la reconciliación, el perdón y la paz”, expresó Santos. El presidente viajó enseguida a Lisboa, donde se reunirá con el presidente Aníbal Cavaco Silva en el marco de su gira europea.

El Espectador