Morales presiona para retomar el diálogo bilateral con Chile por utilización de río

El presidente Evo Morales propuso ayer retomar el diálogo bilateral con Chile para buscar soluciones a la problemática de las aguas del Silala, toda vez que en la primera gestión de la presidenta Michelle Bachelet no se pudo concretar un monto para de alguna manera recuperar los recursos naturales que son aprovechados por el vecino país.

Morales dijo que, a pesar de la demanda marítima interpuesta ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, para buscar un diálogo con Chile para tener acceso soberano a las costas del Pacífico, lo que se pretende es retomar las negociaciones por el tema del Silala y llegar a un bueno acuerdo.

“Mi pedido es que trabajemos con mucha actualidad, ahora si podemos retomar estas negociaciones que hicimos, no se trata de vender agua sino más bien repongan de alguna manera todo lo que aprovechó Chile con el tema agua, hay muchos temas pendientes, quisiéramos retomar una reunión bilateral, pero de por medio está el tema del mar”, manifestó Morales en conferencia de prensa.

El mandatario recordó que las negociaciones específicamente de las aguas del Silala tenían un buen avance, sin embargo, debido a los rechazos de los dirigentes cívicos potosinos de ese entonces no se pudo concretar nada y se perdió un porcentaje de recursos económicos ofrecidos por la presidenta Bachelet.

En agosto de 2009, La Paz y Santiago llegaron a un acuerdo preliminar sobre el Silala que establece que Bolivia cobrará a las compañías del norte de Chile un 50 por ciento del valor de las aguas que usan, mientras estudios científicos conjuntos determinarían, en cuatro años, si se trata de un manantial o un río, sin embargo, no se pudo concretar estos convenios.

Según los estudios realizados por Bolivia es que el curso del Silala es un manantial que nace en bofedales, en el suroeste del país, en el cantón Quetena, de Potosí por lo que el Gobierno nacional pide a Chile que se pague esta deuda histórica (desde 1908).

En tanto, la postura de Chile es que el “Siloli” es un río de curso internacional y que las aguas que por ahí fluyen deben ser compartidas por ambos países.

Los Tiempos