Colombia: Las FARC reconocen secuestro del general Alzate y llaman a un cese de fuego bilateral

El jefe guerrillero ‘Pablo Catatumbo’ confirmó en La Habana que tienen en su poder al general Rubén Darío Alzate Mora, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán, y a sus acompañantes. Sobre esto, no señaló cuándo lo van a entregar.

Ante los medios de comunicación, ‘Catatumbo’ abrió la puerta al diálogo con el Gobierno Nacional para hablar sobre la liberación del general. “Habrá que generar los mecanismos de solución de ese problema, en manos de Santos está proponer cómo se debe conversar en Colombia sobre esta situación​”, dijo el jefe guerrillero.

Además, dijo que “hay que buscar una salida” y que están dispuestos a “una pronta, tranquila y justa solución a este problema”.

“Se trata de uno de los generales más importantes dentro de toda la concepción contrainsurgente que ha sido capturado en ejercicio de su mando y en su propio teatro de operaciones, sin usar la violencia”, dijo ‘Catatumbo’, quien recalcó que “es la primera vez que un general de la República es capturado”.

Minutos antes de esta declaración, las Farc revelaron un comunicado del Bloque Iván Ríos en el que se señala que el general Alzate está en su poder, así como el cabo segundo del Ejército Jorge Contreras Rodríguez y Gloria Urrego, abogada al servicio de la unidad militar.

“Una vez identificados plenamente, pese a vestir ropas civiles, los tres fueron capturados por nuestras unidades, en razón a que se trata de personal militar enemigo, que se mueve en ejercicio de sus funciones, en área de operaciones de guerra”, señalaron en el comunicado firmado por el Bloque Iván Ríos.

En el comunicado se lee que supuestamente los guerrilleros interceptaron en uno de los retenes móviles que mantienen a orillas del río Atrato el bote en el que iba el general Alzate y sus acompañantes. (Lea también: ‘Al general Alzate se lo llevaron sin usar la violencia’)

“Respetamos la vida e integridad física y moral de nuestros prisioneros y estamos plenamente dispuestos a garantizarlo hasta donde nos sea permitido por la ira estatal. No está de más advertir que estamos subordinados a las decisiones que adopten las instancias superiores de las Farc”, señala el comunicado. (Lea también: Los interrogantes detrás del secuestro del general Alzate Mora)

Más temprano, ‘Pastor Alape’ se presentó a los medios de comunicación en La Habana y calificó de “impulsiva” la decisión del Gobierno Nacional de suspender los diálogos de paz con las Farc.

‘Alape’ dijo que si se llega a confirmar que el general está en manos de esa guerrilla tendría que buscarse en Colombia y no en la mesa de negociaciones los mecanismos para una posible liberación.

“La mesa no está comprometida en resolver esas situaciones por el mandato inicial”, indicó ‘Alape’, quien no descartó una mediación directa ante los hombres en Colombia.

El guerrillero señaló como sorpresivo que el presidente Juan Manuel Santos haya decidido retirar sus negociadores de la mesa de conversaciones, pues, recordó que en el acuerdo inicial se había acordado negociar directa e ininterrumpidamente.​

La decisión de suspender los diálogos “la toma un Gobierno que ha negado la posibilidad de que el proceso se desarrolle en medio de una tregua o un armisticio”, dijo ‘Pastor Alape’.

La insistencia en un cese de las hostilidades fue un movimiento calculado previamente por los analistas consultados por este diario.

La posición del Gobierno ha sido la de negar este punto, hasta que se logre un acuerdo total sobre los seis puntos de la agenda.

De hecho, en el último foro sobre el proceso de paz, organizado por la Casa Editorial EL TIEMPO, el general Jorge Mora Rangel insistió en que no se podía otorgar esa ventaja al grupo guerrillero.

Aunque la declaración no despejó las dudas sobre la suerte del general y sus acompañantes, las Farc enviaron un mensaje positivo al expresar su intención de mantenerse en la mesa de negociaciones. “Seguiremos en La Habana trabajando por la paz y dispuestos a continuar las conversaciones”, dijo ‘Alape’.

El comandante guerrillero recordó que Gobierno y Farc acordaron que las negociaciones serían directas e ininterrumpidas y que el grupo insurgente se mantiene en ese propósito.​

El Tiempo

Comunicado de la FARC

 

El día 16 de noviembre, a eso de las 15:00 horas, unidades guerrilleras pertenecientes al Bloque Iván Ríos de las FARC-EP, en ejercicio de sus tareas de seguridad, interceptaron, en uno de los retenes móviles que mantienen a orillas del río Atrato, el bote en que se trasladaba el señor Brigadier General del Ejército Nacional, en servicio activo, Rubén Darío Alzate Mora, comandante de la denominada Fuerza de Tarea Conjunta Titán que opera en esta zona del país.

En compañía del general Alzate viajaban el cabo segundo del Ejército Jorge Contreras Rodríguez y la señora Gloria Urrego, abogada al servicio de la mencionada unidad militar. Una vez identificados plenamente, pese a vestir ropas civiles, los tres fueron capturados por nuestras unidades, en razón a que se trata de personal militar enemigo, que se mueve en ejercicio de sus funciones, en área de operaciones de guerra.

Más si se tiene en cuenta la responsabilidad que ocupa el general Alzate en el Ejército Nacional, como cabeza de una Fuerza de Tarea Conjunta, estructura diseñada por los mandos militares del Pentágono para la guerra frontal contra el pueblo de Colombia y su insurgencia armada. Son grandes las cuentas pendientes del general Alzate con la justicia popular. Seguramente su caso amerita un detenido examen en el que habrá que balancear muchas cosas.

Todos los días, en distintos lugares del país o el exterior, el Presidente Santos reitera la orden de arreciar con todo el poder del Estado contra las FARC-EP. Y eso pese a las conversaciones de paz que se adelantan en La Habana. Su ministro de defensa bufa una y otra vez sobre lo cerca que están de caer las cabezas de los mandos guerrilleros, asegurando que quienes salen a dialogar en la Mesa de Conversaciones lo hacen para huir de la muerte inminente.

Buscamos la paz porque hay un conflicto armado, reconocido legal y políticamente por el actual gobierno. La soberbia de la oligarquía la lleva a pensar que incluso en medio del proceso de paz, posee el derecho de matar y despedazar colombianos, de aterrorizarlos y aplastarlos, sin que estos tengan el menor derecho a responder a sus violencias. Sin cese bilateral de fuego, las que el Presidente llama reglas del juego, no pueden operar solo para las fuerzas del Estado.

Respetamos la vida e integridad física y moral de nuestros prisioneros y estamos plenamente dispuestos a garantizarlo hasta donde nos sea permitido por la ira estatal. Las cárceles del país están hacinadas de prisioneras y prisioneros políticos y de guerra. La solución a los grandes males que padece nuestra patria tiene que ser la del diálogo, siempre hemos estado dispuestos a ello. Sin imposiciones, respetando la condición política y personal de los adversarios.

No está de más advertir que estamos subordinados a las decisiones que adopten las instancias superiores de las FARC-EP.

ESTADO MAYOR DEL BLOQUE IVAN RÍOS DE LAS FARC-EP
Montañas de Colombia, 17 de noviembre de 2014

FARC-EP

Es decisión de las Farc continuar con el proceso de paz: Santos

El presidente Juan Manuel Santos envió un claro mensaje a la guerrilla de las Farc en el cual deja por sentado que hasta que no sea liberado el general Ruben Dario Alzate al igual que el capitán Jorge Rodríguez Contreras y  la abogada Gloria Urregola, no se retomarán las negociaciones de paz en La Habana con el grupo insurgente.

Indicó además el jefe de Estado que los negociadores del Gobierno no viajarán hasta Cubamientras  no se resuelva esta situación.

“Las Farc son responsables de la integridad de los secuestrados, de su integridad física y deben devolverlos de inmediato. Es  el momento para que demuestren su compromiso con el proceso de paz, mientras esta situación no se soluciones los negociadores no podrán viajar a La Habanaa reanudar las conversaciones”, manifestó el presidente.

Santos expresó que confía en la intervención de los países garantes del proceso con el fin de que se encuentre una salida que termine con la liberación de los integrantes de la Fuerza Pública.

“El compromiso de las Farc está puesto a prueba, de su decisión depende  el poder seguir avanzando hacia el fin del conflicto y buscar  una reconciliación porque siempre es más fácil caer en la violencia pero es de valientes optar por la paz”, agregó.

Esta fue la alocución completa del presidente Juan Manuel Santos:
La paz es un valor supremo para los colombianos y un anhelo nacional.
Por ello tomé la decisión de adelantar el proceso de paz con las Farc, con firmeza y sentido de responsabilidad, consciente de que este camino no sería fácil de recorrer.
Yo sé que a veces hay confusión sobre los avances que se han logrado, por desconocimiento y –sobre todo– porque es difícil entender que, mientras se habla en La Habana, la confrontación sigue en el país.
Pero estamos hablando deparar la guerra de una vez por todas.
Esto se logra con la terminación del conflicto. No con una simple tregua.
Créanme, conversar en medio del conflicto es la forma más efectiva para ponerle punto final a esta absurda guerra.
Lo anterior no significa que en el curso de las conversaciones no se puedan dar los primeros pasos para des-escalar el conflicto, como ya lo venimos discutiendo desde hace algún tiempo con las Farc.
Hay que ser claros: aunque estamos negociando en medio del conflicto, las Farc tienen que entender que a la paz no se llega recrudeciendo las acciones violentas y minando la confianza.
La muerte de los indígenas en Toribio, Cauca es solo un ejemplo. El secuestro ayer en Chocó del general Alzate, de un suboficial y una abogada, que se une al de dos de nuestros soldados en Arauca, son actos que en nada ayudan a avanzar hacia la paz.
Las Farc son responsables de su integridad física y deben devolverlos de inmediato. Los colombianos exigimos su liberación.
Es el momento para que demuestren su compromiso con el proceso.
Mientras esta situación no se solucione, les he reiterado a los negociadores del Gobierno que no podrán viajar a La Habana para reanudar las conversaciones.
A las Farc les exijo –y no solo yo: se los exige nuestra nación y toda la comunidad internacional– que demuestren su voluntad de paz con acciones y no solo con palabras.
Confío en que, con la intervención de los países garantes –con quienes ya entramos en contacto para ofrecer nuestra colaboración–, se pueda encontrar rápidamente la respuesta que el país está esperando.
El compromiso de las Farc está puesto a prueba.
De su decisión depende seguir avanzando hacia el fin del conflicto y la reconciliación.
Siempre es más fácil optar por la violencia. Es de valientes optar por la paz.
Y esa paz sólo se construye con gestos de paz y con sentido de responsabilidad histórica.

Santos pidió mediación de países garantes

En una alocución corta, el presidente Juan Manuel Santos mantuvo la condición de reanudar los diálogos con la FARC solo si son liberados el general Rubén Alzate, sus dos acompañantes, además de los dos soldados secuestrados en Arauca.

Ante ese escenario, el presidente reveló que pidió a los países garantes: Cuba, Chile Venezuela y Noruega, que intercedan con las FARC para la liberación de estas personas.

“Confío en que, con la intervención de los países garantes –con quienes ya entramos en contacto para ofrecer nuestra colaboración–, se pueda encontrar rápidamente la respuesta que el país está esperando”, dijo el presidente.

El mandatario, quien minutos antes se había reunido en la Casa de Nariño con los negociadores del Gobierno, le exigió a las FARC, “que demuestren su voluntad de paz”.

El presidente dejó claro que la respuesta que dé esa guerrilla será definitiva para “seguir avanzando”. Se espera que en la mañana de este martes las FARC hagan un pronunciamiento.

Por ahora los negociadores se quedaran en Colombia. “Mientras esta situación no se solucione, les he reiterado a los negociadores del Gobierno que no podrán viajar a La Habana para reanudar las conversaciones”, dijo el presidente.

Semana

 

Secretario de Unasur espera que gobierno colombiano y FARC retomen proceso de paz

 

El secretario de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, dijo este lunes que espera que el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (FARC) encuentren “de manera creativa una salida a esta dificultad”, en referencia a la suspensión de los diálogos de paz, anunciada por el presidente Juan Manuel Santos.

“Tenemos la ilusión de la paz en la región y esperamos que (el gobierno de Colombia y las FARC) encuentren de manera creativa una salida a esta dificultad”, subrayó el expresidente colombiano, quien destacó que Unasur está lista para trabajar y aportar en todo lo que sea necesario para que ese proceso de pacificación llegue a su fin.

Resaltó que si llega a darse la firma de paz, empezará un proceso de transición hacia el postconflicto con lo que el organismo regional estará presto a colaborar.

A la medianoche del domingo, el presidente Santos anunció la suspensión de las negociaciones de paz con las FARC, tras el secuestro de un general y otras dos personas, que el gobierno atribuyó a esa guerrilla alzada en armas hace cinco décadas.

Por su parte, los negociadores de la insurgencia que permanecen en Cuba desde hace casi dos años cuando iniciaron las conversaciones con representantes del gobierno, anunciaron que realizarán un pronunciamiento sobre el tema la mañana de este martes.

Andes