Presidentes del Triángulo Norte afinan propuesta que presentarán mañana en EEUU

Honduras, Guatemala y El Salvador trabajan en los últimos ajustes al Plan Alianza para la Prosperidad (PAP), que será presentado mañana al vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden.

La propuesta contempla la implementación de acciones conjuntas encaminadas a combatir la inseguridad, pobreza y migración que golpean al llamado Triángulo Norte de Centroamérica.

Específicamente los gobiernos de la región buscan dinamizar el sector productivo para crear oportunidades económicas, desarrollar el capital humano, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia y fortalecer las instituciones para aumentar la confianza de la población.

Para ello requieren el apoyo económico de Estados Unidos y los diferentes organismos de crédito internacional, pues se estima que la implementación del PAP excede, incluso, los límites de endeudamiento de la región.

Todavía no se tiene especificado a cuánto asciende la implementación del Plan Alianza para la Prosperidad que formulan los gobiernos del Triángulo Norte de Centroamérica.Los presidentes Juan Orlando Hernández, de Honduras; Otto Pérez, de Guatemala y Salvador Sánchez, de El Salvador, expondrán ante el gobierno estadounidense la difícil situación que enfrenta la región afectada principalmente por la pobreza y el tráfico de drogas.

El Origen
plan será presentado como parte de los acuerdos definidos en julio pasado entre los presidentes del Triángulo Norte y el mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, en la búsqueda de una solución definitiva al problema de emigración.Al 31 de agosto de este año, 50,303 niños procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador habían sido detenidos en la frontera de Estados Unidos, superando en más de 15 veces la cifra de 2009.Este masivo flujo de menores encendió las alertas en el gobierno estadounidense, que decidió sumarse a los gobiernos de la región en la búsqueda de soluciones definitivas a este problema.“Esta crisis migratoria ha dejado al descubierto un elaborado esquema de tráfico de personas y la vulneración de los derechos humanos de nuestra población migrante”, indica el plan.

Cuatro elementosLa Alianza para la Prosperidad establece que para acelerar las acciones prioritarias de crecimiento y desarrollo que la región necesita se considerarán cuatro elementos fundamentales.El primero es la focalización territorial de los programas y coordinación regional, el segundo el financiamiento bien definido del programa, el tercero un esquema de ejecución ágil y por último un sólido mecanismo de evaluación y seguimiento.“El plan introducirá cambios en áreas claves como justicia, facilitación de comercio e infraestructura, con lo que se espera un aumento en la inversión privada, crecimiento económico y mayores oportunidades de empleo”, establece la iniciativa.

“La participación de otros países aliados, organismos multilaterales y socios de desarrollo de la región será indispensable. Consideraremos también instrumentos financieros alternativos que permitan cubrir las brechas de financiamiento”, dice.La iniciativa garantiza que se buscará que la ejecución se desarrolle bajo un modelo de gobernanza que canalice de manera transparente y efectiva los recursos tanto internos como externos y asegure la implementación integral de las líneas de acción.

La alianza es un documento que plantea una radiografía de la situación de los países del Triángulo Norte y sus principales desafíos del desarrollo y cuatro líneas estratégicas de acción que son: dinamizar al sector productivo para crear oportunidades económicas, desarrollar oportunidades para el capital humano, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia y fortalecer las instituciones para aumentar la confianza de la población en el Estado.También señala las vías para su implementación, entre las que figuran la focalización territorial, financiamiento, esquema de ejecución y un esquema de evaluación y seguimiento.

 

El Heraldo