Puerto Rico: se profundiza el déficit comercial del país

Puerto Rico ha generado en lo que va de año la suma de $36.8 millones en ventas reales y proyectadas de exportaciones de productos nativos. Empero, el monto de las importaciones a Puerto Rico asciende en los últimos años a unos $45,000 millones.

No hay nada que celebrar. El valor de lo que exportamos es una ínfima parte de lo que importamos al país. La balanza comercial de Puerto Rico está extremadamente desbalanceada a favor de las importaciones. Se estima que importamos un 85% de lo que consumimos en el país.

Que haya habido un incremento del 15% en las exportaciones en lo que va del presente año, si lo comparamos con las generadas el año anterior, es loable. También lo es que las compañías nativas que han dado el paso hacia la exportación como puerta para su crecimiento estimen un total de $69 millones en ventas para los años 2013 y 2014. El caso es que cuando se complete este año ese mismo bienio, Puerto Rico habrá importado alrededor de $90,000 millones.

Es significativo, que los mercados claves de exportación para Puerto Rico se estén enfocando en países latinoamericanos, tales como Panamá, Perú, y otros. Latinoamérica, incluyendo, desde luego, algunos de nuestros vecinos del Caribe, han exhibido un gran potencial, según revela Francisco Chévere, director ejecutivo de la Compañía de Comercio y Exportación (CCE).

Desde inicios de 2013 hasta el momento, la CCE ha realizado doce eventos comerciales, en los que han participado 266 empresas puertorriqueñas. Ahora está siendo más selectiva en los eventos comerciales fuera de Puerto Rico y se ha enfocado en aquellos que tenga potencial de ventas. “Sin embargo, la calidad de los mismos en términos de inteligencia comercial sobre oferta y demanda previa a los eventos ha mejorado de tal manera que la participación de empresas y sus ventas de exportación han aumentado significativamente”, manifestó Chévere a la prensa.

Se desprende de las declaraciones de Chévere que el mercado de Perú ha mostrado un gran potencial para las empresas locales, lo cual fue un factor importante en la determinación de abrir una oficina de Puerto Rico en ese país. La CCE realizó en 2011 una misión comercial en Perú que contó con 11 empresas que lograron oportunidades de negocios de $7 millones en ventas proyectadas. “Este año se llevó a cabo la segunda misión en ese país, la cual contó con el doble de participantes. Una delegación compuesta por 20 empresas que tuvieron resultados extraordinarios, reportando ventas proyectadas en cerca de los $13 millones”, según Chévere.

La estrategia de incursionar en Perú, un mercado ascendente y uno de los primeros en crecimiento en América Latina, ha sido correcta. Pero hay que mirar, también, a otros países latinoamericanos en crecimiento. Bolivia es uno de ellos. También lo son Ecuador, Chile, Paraguay, Uruguay, Venezuela, Colombia y otros del Caribe. Penetrar el mercado de las potencias latinoamericana, como Brasil y Argentina, es un tanto más difícil.

Es buena noticia saber que una de las empresas que logró acuerdos sustanciales en Perú fue KPG, compañía puertorriqueña de consultoría de sistemas de información y desarrollo de soluciones tecnológicas. Esta empresa estará implementando un sistema de e-learning en una universidad privada en dicho país, Sophos Cloud Learning Solution, el cual es totalmente desarrollado en Puerto Rico.

Esa estrategia de exportaciones y de apertura a los mercados latinoamericanos, explicó Chévere, mira principalmente al Sur y contempla estimular un crecimiento económico que depende en gran medida de nuestra habilidad de ver el futuro de Puerto Rico como uno inmerso en la economía global, siendo un ensayo inicial nuestra vecina región sureña por su potencial.

Claridad