“Si no hubiera sido por los datos de las encuestadoras, el Frente Amplio hubiese ganado en pri­mera vuelta. Estas empresas hicieron el tra­bajo que les mandaron hacer los grandes medios” – Eleuterio Fernández Huidobro, ministro de Defensa uruguayo

Sin las encuestadoras, el FA hubiera ganado en primera vuelta

Como si el cigarrillo que se sostiene en sus labios fuera una mecha encen­dida escondiendo en su boca un cartucho de TNT, Eleuterio Fernández Huidobro habló y explotó contra las em­presas encuestadoras acusán­dolas de actuar para que el FA no ganara en primera vuelta. Dice tener datos de ello y sabe quiénes lo llevaron a cabo. Lo que sigue es parte de una larga entrevista con LA REPÚBLICA.

¿Qué papel le otorga al pre­sidente José Mujica en la vic­toria electoral del Frente Amplio del pasado 26 de octu­bre?

Fue muy importante la figu­ra del Pepe. Su prestigio va en aumento, tanto a nivel local como a nivel internacional. Pero más que nada el valor lo tuvo la fórmula que se logró en el Frente Amplio. Los frutos se vienen dando.

¿Qué opina del yerro come­tido por las encuestadoras en las pasadas elecciones sobre los apoyos ciudadanos a los partidos políticos?

Las encuestadoras logra­ron lo que se propusieron, o le propusieron, y triunfaron.

¿Hubo alevosía en los re­sultados de las encuestadoras?

¡Claro!. Les propusieron que hicieran algo para que no hubiera mayoría parlamenta­ria y que hubiera segunda vuelta. Si no hubiera sido por los datos de las encuestadoras, hace rato ya que el Frente Amplio hubiese ganado en pri­mera vuelta y con mayoría par­lamentaria. Habría sacado el 53% en primera vuelta y este dato ellos lo sabían muy bien. Ese fue el principal objetivo de las empresas encuestadoras, aunque por más que mintieron no pudieron hacer maravillas pero una piernita le pudieron hacer. No pueden hacer un mi­lagro con un truco de mierda ¿no?, como le dijo Jesús a San Pedro cuando estaban jugando al truco y le empardó el dos de la muestra: “me vas a pedir mi­lagros con ese truco de mier­da”, dicen que dijo.

Sin embargo el Frente Amplio logró la mayoría parla­mentaria en la Cámara de Representantes.

Sí, pero por muy poco. Las encuestadoras lograron que no se ganara en segunda vuelta. Estas empresas hicieron el tra­bajo que les mandaron hacer los grandes medios de comuni­cación.
Yo siempre lo dije: no creo en las encuestas ni cuando ha­blan bien –que a veces puede ser una trampa- ni cuando ha­blan mal. Lo que dicen lo tomo con la puntita de los dedos como a una rata muerta y enci­ma podrida. Esto de las en­cuestas ha pasado varias ve­ces, lo que pasa es que la gente tiene poca memoria. Esta vez fue grosera la cosa que hicie­ron porque lo que había que hacer era muy bravo de lograr, pero echaron el resto y queda­ron en evidencia.
Fíjese que las empresas en­cuestadoras y sus resultados estaban todos los días en los medios de prensa. Estaban las encuestas, los opinólogos, los politólogos…¡salían más veces que los candidatos!
Nunca vi tanto “todólogo” en los medios de comunica­ción. Es como si esto mismo pasara en el fútbol: en vez de ir a ver el partido, uno se va a ver a los comentaristas. Los juga­dores en la tribuna y los co­mentaristas, en la cancha; ¡el mundo al revés!
Todo fue un fraude orques­tado; toda una campaña de tergiversación y de manipula­ción de la opinión pública para engañar a la gente.
En parte lograron su come­tido, como también lo hicieron en las internas cuando monta­ron ese gran invento de Luis Alberto Lacalle Pou.

¿Allí también hubo manejo fraudulento de datos de parte de las encuestadoras?

¡Claro! Lograron ganarle a (Jorge) Larrañaga al cual tam­bién lo jodieron hasta el último momento diciéndole que iba a ganar. Los herreristas sabían de mucho antes que ganaban porque tenían la verdadera en­cuesta, y a Larrañaga lo deja­ron dormir, lo adormecieron con cantos de sirena de que iba a ganar, para que no se diera cuenta de que iba per­diendo.
Y hoy y ahora dicen que el Frente Amplio ganará en la segunda vuelta. Yo no les creo nada, nunca. Y es por princi­pios que no les creo.

Sin embargo, esa mirada que usted tiene puede rebatir­se con el hecho de que cuando las encuestas daban al Frente Amplio con el 39% los llevó a cambiar la estrategia en la campaña. Hubo quien lo grafi­có con la imagen de “se des­pertó el mamado”, que una vez dijo el general Seregni.

No había mamado. Ahora esa misma gente dice que no había mamado. Todo esto estu­vo inventado.
Yo tengo información real de que cuando daban el 39%, poderosas embajadas extran­jeras tenían información de que el Frente Amplio estaba ya en el 44% de intención de voto. Yo tuve empresa encuesta­dora. El MPP tuvo su propia encuestadora. CX 44 radio Panamericana, en su momen­to, tuvo su propia empresa encuestadora.
El Frente Amplio la tuvo ahora en esta elección y ahí vimos cómo engañaban a la gente. Porque además, la mi­tad de los que trabajan en las empresas encuestadoras son frenteamplistas, y por abajo nos pasaban los datos verda­deros. Teníamos catedráticos en la materia trabajando gra­tis con nosotros. Este es un país muy chiquito y nos cono­cemos. Somos todos primos.
Tabaré Vázquez lo dijo en su momento cuando estaba en gira por el Interior: hay que salir a caminar y ver.
Los veteranos militantes políticos cuando están de gira y van a un pueblo y tienen ojos para ver que guardan en la memoria lo que en ese pueblo hubo anteriormente, ven que hay más o menos gente en los actos y ya sacan sus conclusio­nes. La verdad no se puede ta­par tan fácilmente.

¿Y que cree que se debe hacer para evitar esto que us­ted denuncia como un preme­ditado engaño?

Nada hay que hacer. No hay que darles pelota, como hago yo y como hace Tabaré.

¿No hay que reglamentar la labor de las encuestadoras?

¡Noooo!…meterse en eso es darle demasiada importan­cia. Son una plaga con la que hay que convivir, como con los hongos de los pies.
Hay que usar chancletas, nomás.

“ME DA PENA EL WILSONISMO”
Los partidos deben renovarse

Usted sentenció en un repor­taje en LA REPÚBLICA que el partido Colorado estaba en vías de extinción…

Sí, y dije además que el Frente Amplio le tendría que hacer una placa en homenaje a Jorge Batlle porque fue el más grande recluta­dor de frenteamplistas…(duda)… no, el más grande fue Jorge Pacheco Areco. A ese habría que hacerle un monumento. Chiquito, ¿eh?, no muy grande. Hay que juntar un cacho de bronce, hacer la estatua y colocarlo allá en el fondo del local del Frente Amplio, al lado del parrillero. Y a Jorge Batlle una placa grande y otra más chiquita, aunque no tanto, a Julio María Sanguinetti. Los tres destruyeron al partido Colorado, lo que era una tarea dificilísima de hacer porque mire que hacerlo de la manera que lo hicieron no fue changa, ¿eh? Hubo que ser muy bestia para hacer esto. Pero ahora yo tengo la esperanza de que se reconstruya el partido Colorado y tengamos uno bien grande, de iz­quierda y bien batllista.

Y para eso ¿qué tendría que pasar?

Una renovación total. A esta gente las tendrían que expulsar, casi desterrarlos diría yo. Ojo que todo esto lo digo con el mayor respeto. Si los politólogos dijeron todos los disparates que dijeron, yo también puedo hacerlo y tengo derecho para ello.

Pero ¿está convencido de lo que está diciendo?

Totalmente. Pero lo digo con figuras poéticas y cosas así. ¡Si lo toman al pie de la letra me hacen un juicio! (se ríe). Una vez dije que Lacalle (padre) era un burro con iniciativa y me mandaron preso. Otra vez denuncié lo del golpe de Estado en el ministerio de Vivienda y me denunciaron. Eso lo dije cuando puse la granada en aquel programa de televisión y es de lo único que la gente recuerda: la granada. El juicio que me hicieron lo gané y fue lo único que gané en mi vida. Me denunciaron por ha­ber violado siete delitos de prensa.

Y sobre el partido Nacional ¿tiene alguna premonición?

Y…comenzó a perder cuando Lacalle Pou en las internas le ganó a Larrañaga. Esa fue una manufactura tremenda también. La verdad que la agencia que hizo esa campaña fue de una opera­ción de maquillaje como nunca hubo en Uruguay. Yo le puse lo de “maquillaje”. Fue por el tango, ¿lo conoce? Ojo, hablo de la versión del polaco Goyeneche, esa que dice (lo canta)… “no, ni es cielo ni es azul, ni es cierto tu candor, ni al fin tu juventud…”.
Es parte del poema de Ángel Solá. Nos presentaron al viejo herrerismo, la cosa más rancia y reaccionaria que tenemos en Uruguay con su tétrico pasado, como la renovación, con alegría. Fue toda una gran maniobra; una pompa de jabón y ¡con un jabón falsificado y malo! A mí me da pena el wilsonismo y la gente de Larrañaga. No sé qué harán aho­ra, pobre gente. A Larrañaga lo respeto muchísimo y yo ya se le dije una vez en el Senado: “Vos votaste a Batlle”. Se lo dije por las elecciones del 2000. “Votaste al peor de los Batlle”, y él me dijo: “No se me hubiera roto una pata en la mañana cuando iba a votar”. Espero que ahora no hagan lo mismo y no tropiecen con la mis­ma piedra

“Soy el responsable de la derrota de la CAP-L”

¿Por qué considera que fue tan baja la votación de su sector par­tidario, la CAP-L?
Tuvimos problemas internos, hubo desprendimientos y estuvimos discu­tiendo hasta el último minuto. También teníamos poca plata para la campaña. Todavía no hicimos la evaluación de lo que nos pasó porque hemos estado festejando el triunfo del Frente Amplio del 26 de octubre. Seguimos en la pelea hasta que se gane el balotaje que para mí es lo prioritario y lo más importante.

La CAP-L se desmembró también.

Sí. Excelentes personas todas que se fueron por discrepancias políticas. Son un capital muy grande del Frente Amplio del cual no tengo nada que decir. Todos trabajaron fuertemente para el triunfo del Frente Amplio y no se fueron para la casa. Se fueron a formar nuevos grupos.

¿Hay un problema de liderazgo?

Hay discrepancias y el gran responsa­ble de la derrota de la CAP-L soy yo. Es probable que no me quieran más, algo que me ha pasado muchas veces en la vida. No se olvide que siempre estuve en las páginas policia­les, alternando con los calabozos.

TODOS QUIEREN SALIR EN LA TAPA
Es imprescindible un medio afín al FA

¿Por qué la izquierda, con 10 años en el gobierno nacio­nal, no ha podido menguar el manejo de las grandes corpo­raciones en los medios de co­municación y que son hostiles a los intereses frenteamplis­tas, como usted denuncia que existió en la campaña electo­ral?

El Frente Amplio ha sido capaz de todo menos de cons­truir grandes medios de pren­sa porque ha despreciado y desprecia al cuarto poder. Jamás el Frente Amplio pudo construir nada en esa materia. Es evidente que son imprescin­dibles los grandes medios de prensa afines y más en Uruguay.

¿Entiende que es una asig­natura pendiente en la izquier­da el relacionamiento con la prensa?

Siempre lo fue y desde que me conozco ha sido así. La iz­quierda tuvo emprendimientos de todo tipo. Tuvimos predica­dores en el desierto, gente que se fundió. Y lo cierto es que en el Frente Amplio no te dan bola.

¿Por qué pasa esto?

Y porque todos quieren sa­lir en la tapa y hacer editoria­les. Imagínese que en un diario se haga una asamblea en cada cierre. El Frente Amplio es un zoológico. Tenemos al león, al tigre, al mono, al loro, a la ví­bora; entonces hacer un diario con toda esa fauna y que todos quieren opinar de lo que se dijo en la página de deporte, o lo que se dijo en la editorial…¡hasta del horario de las far­macias se quiere opinar!, así es imposible hacer nada. Por eso el diario LA REPÚBLICA es un milagro al cual hay que darle apoyo y con plata ¿eh? Porque la izquierda se apoya en él pero no le arrima un mango. Y esto que le digo tiene que publicarlo. Y si no fijémo­nos en los avisos que hay.
Mire este ejemplo que le voy a contar. Cuando salimos de la dictadura la gente decía que Los Olimareños eran grandes personas porque iban a cantar gratis a los comités de base. Un día los dos dijeron `tenemos que laburar y vivir de algo`, entonces quisieron co­brar por lo que hacían y ¡zás!, pasaron a ser unos grandes hijos de puta.
Porque los periodistas, al igual que los artistas, son gen­te que no trabajan en la con­cepción de muchas personas de izquierda. Esa gente dice, y está convencida de esto, que escribir en una pavada y no les entra en la cabeza que esa gen­te, los periodistas, precisan de un sueldo.
Espero que ahora la iz­quierda entienda que está de­jando un flanco tremendo con los medios de comunicación.

El cargo de ministro es perecedero
¿Se queda en el ministerio de Defensa en caso de que gane el Frente Amplio?

No hay cosa más perecedera que la edición de un diario, la leche natu­ral y los ministros. Yo estoy acá hasta que el Pepe lo quiera.
Tengo planes para cuando me vaya de acá. Voy a escribir algunos libros y cosas así para que la gente se mate de la risa haciendo chile­nas. Contaré cosas que me pasaron acá y en otros lados.

http://www.republica.com.uy/sin-las-encuestadoras-el-fa-hubiera-ganado-en-primera-vuelta