Migración hacia Chile – Diario Opinión, Bolivia

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Unos 30 mil bolivianos y bolivianas residen en Chile. El vecino país se ha convertido en el sitio preferido por los migrantes que buscan mejores condiciones de empleo y de vida.

La temática fue abordada por el Informe Especial de Domingo del 11-1-15, donde varios inmigrantes cuentan sobre la facilidad con la que encontraron empleo.

Pero, mientras en el ámbito comercial y migratorio hay cada vez un mayor intercambio; en las esferas gubernamentales se registra un distanciamiento entre Chile y Bolivia.

La historia se remonta hasta 1879 cuando la invasión chilena a territorio boliviano derivó en una guerra en la que Bolivia perdió su salida soberana al mar. El Tratado de 1904 terminó por enclaustrar a Bolivia y los posteriores intentos por una salida al mar fracasaron. En 2013 Bolivia inició una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, con el fin de que Chile acepte negociar de buena fe una salida soberana al mar. Los resultados se conocerán en los próximos años.

La tendencia hacia una mayor migración hacia Chile empezó el año 2002. Hasta 2012, el número de migrantes bolivianos que se fueron a trabajar a Chile subió en 115 por ciento . A pesar de ese incremento, la comunidad boliviana en Chile no es la más numerosa, pues representa el 6.8 por ciento del total de extranjeros, que llegan a 441.000. En 40 años la inmigración internacional se ha quintuplicado en ese país.

En Bolivia, el 7.5 por ciento de las remesas provienen de Chile, según datos del Banco Central de Bolivia.

La mano de obra de los bolivianos es apreciada por los empleadores chilenos. Algunos migrantes consiguieron empleo en solo 48 horas y se asentaron en diversas ciudades chilenas, principalmente al norte, como Iquique, Antofagasta, Arica y Atacama. Los profesionales altamente calificados se ubican sin dificultad en Santiago.

La complementariedad de las economías boliviana y chilena es intensa. Además del comercio permanente en las fronteras, los turistas bolivianos tienen en Chile su principal destino.

Los pueblos chileno y boliviano tienen mucho en común. Ambos países se enriquecen con el intercambio comercial, turístico y migratorio.

Estos aspectos de la integración bilateral también deberían ser tomados en cuenta por los jueces de la CIJ a la hora de dictar su fallo, con el fin de evitar decisiones que afecten a la hermandad de los pueblos.

Opinión