Amnistía Internacional sobre Ayotzinapa: “Falta investigar al Ejército”

Para la organización Amnistía Internacional (AI), las autoridades mexicanas han intentado deslegitimar las denuncias de los familiares de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, y la Procuraduría General de la República (PGR) ha fallado en investigar la participación de las fuerzas armadas y otras autoridades en la desaparición forzada de los jóvenes.
“En medio de las preocupaciones sobre la posible complicidad de las autoridades locales y del ejército, es aún más importante que cada línea de investigación se explore a fondo y que no se deja piedra sin remover”, dijo Erika Guevara Rosas, directora Regional para las Américas de Amnistía Internacional, de acuerdo con un comunicado difundido por el grupo.

“Tenemos una lista de preocupaciones sobre la forma en que la investigación se ha ejecutado y si toda la gama de estos crímenes, incluyendo la desaparición forzada y el asesinato de seis personas cuando los estudiantes fueron atacados, se han abordado plenamente”, agregó.

Estos señalamientos ocurren mientras los padres de los 43 estudiantes, que fueron atacados por policías municipales de Iguala y Cocula, exigen a las autoridades entrar a los cuarteles del Ejército mexicano para buscar a los jóvenes, ya que han señalado que soldados participaron en los hechos ocurridos el 26 de septiembre pasado.

Hasta el momento, las autoridades sólo les han permitido el acceso al cuartel de Iguala, Guerrero. Sin embargo, no hay precisado fechas.

El 20 de enero pasado, la PGR informó que recibió un informe del Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Innsbruck, en Austria, en el cual los expertos reportaron que fue imposible identificar el perfil genético de las 16 muestras de restos humanos enviadas, debido a que el calor destruyó el ADN y el ADN mitocondrial.

La dependencia detalló que pidió a los científicos realizar una última prueba: Secuenciación Masivamente Paralela, que serían la última opción para identificar los restos. Hasta el momento, las autoridades sólo han confirmado que uno de ellos pertenece al estudiante Alexander Mora Venancio.

Más de 100 mil personas han sido asesinadas en México desde la “guerra contra las drogas” que se inició en 2006; al menos 23 mil personas están desaparecidas, según datos oficiales. Miles de comunidades han sido desplazadas por la violencia creciente y Amnistía Internacional continúa recibiendo informes de violaciones de derechos humanos cometidas por la policía y las fuerzas de seguridad, incluidas detenciones arbitrarias, tortura y desapariciones forzadas, detalló el grupo.

Animal Político

Jefes policiacos entregaron a los 43 a Guerreros Unidos

Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, integrante del grupo criminal Guerreros Unidos y señalado por las autoridades como uno de los autores materiales de la desaparición de 43 estudiantes normalistas, declaró a la Procuraduría General de la República (PGR) haber recibido a los alumnos de Ayotzinapa de manos del ex secretario de seguridad pública de Iguala, Felipe Flores Velázquez, y el subdirector de policía del ayuntamiento de Cocula, César Nava González, la noche del pasado 26 de septiembre.

El Cepillo ya fue consignado a un juez con sede en Toluca, ante quien rindió su declaración preparatoria la noche del pasado domingo, tras ser consignado como presunto responsable de delincuencia organizada y se mantiene como indiciado en dos averiguaciones previas más por hechos relacionados con lo ocurrido en Iguala.

Asimismo, el Ministerio Público Federal consignó a la ex asesora jurídica del secretario de seguridad pública de Cocula y dos de sus secretarias por haber participado en la alteración de los números de patrulla y de reportes de trabajo de los policías que la noche del 26 de septiembre de 2014 participaron en el ataque a los normalistas de Ayotzinapa, señala el pliego de consignación que fue entregado por la PGR a los juzgadores.

De acuerdo con las declaraciones ministeriales que fueron integradas a la averiguación previa PGR/UEIDCS/871/2014, Rodríguez Salgado dijo al Ministerio Público Federal que los jefes policiacos Flores Velázquez (quien está prófugo), el director de policía de Cocula, Ignacio Aceves Rosales, y el subdirector de esa corporación, César Nava, le entregaron unos 40 jóvenes con la cabeza rapada, y tres más con pelo largo; iban con las manos amarradas y fueron llevados al lugar que se conoce como Loma del Coyote.

Según los datos de la investigación –que ya se encuentran en los expedientes consignados por la PGR ante jueces federales–, antes de ser entregados a los Guerreros Unidos los 43 normalistas permanecieron varias horas y fueron sometidos por policías municipales de Iguala y Cocula, en las instalaciones igualtecas.

En los documentos que obran en los juzgados con sede en Toluca se menciona que, al filo de las 11 de la noche, Felipe Rodríguez Salgado recibió una llamada: ‘‘Me dijeron que un grupo de muchachos estaban atacando Iguala, que pretendían quedarse con la plaza y que me iban a entregar tres ‘paquetes’ (sicarios) de un grupo contrario (de Los Rojos), y me entregaron más’’.

La indagatoria de la PGR señala que un hombre identificado como Raúl Núñez, El Camperro, y Gildardo López, El Gil, mandos medios de Guerreros Unidos, contactaron a El Cepillo y le ordenaron ‘‘desaparecer’’ a los muchachos.

En los testimonios obtenidos –que se integraron a la consignación– El Cepillo reconoció haber interrogado por separado a tres normalistas, creyendo que eran los jefes del grupo de quienes –señaló– le habían dicho que eran integrantes de una banda rival, pero también señaló que todos los jóvenes le dijeron que eran estudiantes.

Las investigaciones de la PGR que se presentaron ante los jueces contienen la declaración de El Cepillo y los testimonios de Jonathan Orozco y Agustín García Reyes para acreditar que el primero fue quien presuntamente dirigió el homicidio de los jóvenes; que dio la orden –por indicaciones de Sidronio Casarrubias y Gildardo López– para que incineraran los cuerpos y luego tiraran al río San Juan los restos. Las acusaciones en contra de los 99 detenidos en este caso constan de 83 tomos y más de 400 peritajes.

Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, se encuentra actualmente preso en el Centro Federal e Readaptación Social Número 1, en el municipio mexiquense de Almoloya de Juárez.

La Jornada