Panamá: crece indignación tras constatación de corrupción gubernamental

La indignación de los panameños tras las declaraciones de un testigo sobre una red de corrupción en la anterior administración del país, se refleja hoy en redes sociales y medios de prensa.

Los reclamos de acelerar los procesos que sigue la Fiscalía Anticorrupción y de que sea llamado ante la justicia el expresidente Ricardo Martinelli, se repiten en declaraciones y mensajes, e incluso, la sociedad civil convocó para el próximo jueves a una marcha por “la justicia y la dignidad”.

El viernes pasado, Rafael Guardia, quien se desempeñó como director del Programa Nacional de Ayuda (PAN) de 2012 a 2014, confesó los múltiples casos de corrupción asociados a esa institución bajo el mando directo de Martinelli y aseguró la participación del expresidente en los mismos. Entre quienes reaccionaron de inmediato están los excontralores Carlos Vallarino y Alvin Weeden, los cuales coinciden en afirmar que las revelaciones de Guardia dejan al descubierto la existencia de una banda o red criminal que robó los fondos públicos, informó el diario La Prensa.

También el exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia Edgardo Molino aseguró que tras la confesión del anterior director del PAN de cometer delito de peculado, deberían citar al resto de las personas señaladas por el imputado.

En el espectro de reacciones también están los que defienden aún a Martinelli y su más leal aliada en ello es la exministra de Trabajo Alma Cortés, quien dijo que pretenden con tales acusaciones destruir un partido, Cambio Democrático, y volver al bipartidismo.

Cortés aseguró que Guardia declaró bajo tortura y los efectos de narcóticos, al igual que antes sucedió con otro exdirector del PAN, Giacomo Tamburelli, quien igualmente señaló al expresidente como el único del que recibía órdenes en la institución.

Tales imputaciones a Guardia fueron desmentidas por su abogado, Víctor Orobio.

Como ya hizo anteriormente en varias ocasiones, el propio Martinelli salió en defensa propia a través de su cuenta en Twitter, donde escribió que la actual procuradora Kenia Porcell y su antecesora, Ana Matilde Gómez, el fiscal auxiliar Marcelino Aguilar y el abogado Rogelio Saltarín, fabrican casos para que a él lo acusen falsamente.

Prensa Latina