“El ataque financiero contra Argentina y Brasil es una guerra sin armas y con objetivos políticos bien definidos” – Axel Kicillof, ministro de Economía de Argentina

Kicillof: Fondos buitre pretenden desestabilizar América Latina

El ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof advirtió este domingo la estrategia de los Fondos buitres para arremeter contra la región luego de la demanda presentada ante la justicia norteamericana contra la estatal petrolera de Brasil, Petrobras.

“El ataque financiero contra Argentina y Brasil es una guerra sin armas y con objetivos políticos bien definidos”, manifestó Kicillof en una entrevista con el portal web Página 12.

En ese sentido el titular de la cartera financiera argentina destacó que no se trata de un hecho fortuito; al cual describió como “una estrategia más generalizada que utiliza la cuestión financiera como campo de batalla contra determinados procesos políticos”.

Kicillof explicó la pretensión que el fondo financiero Aurelius (mismo demandante contra el Estado argentino) es “arrastrar al default a la petrolera brasileña” tras presuntas conjeturas sobre una presunta falsificación de información contable.

En relación con el caso de Argentina, destacó que la presidenta Cristina Fernández “tomó en su momento una decisión acertada y valiente” al no evadir la deuda y mostrar firme rechazo de una reestructuración de pagos de la deuda del año 2005.

“Queremos cumplir con todos (los acreedores) pero en condiciones equitativas y sostenibles para el país. En el año que terminó trataron de llevar a Argentina al default, hacer caer la reestructuración de deuda del año 2005. Ahora vemos cómo los mismos actores aparecen atacando a Brasil” consideró el funcionario.

Explicó que si se hubiese seguido con la propuesta del Gobernador de Buenos Aires y precandidato presidencial, Mauricio Macri, sobre someter a Argentina a las intenciones del juez neoyorkino Thomas Griesa “hubiese sido el error más grave que podía cometer Argentina. Gravísimo. Hubiéramos seguido con un juicio detrás de otro de los demás holdouts, a los que Griesa les hubiera reconocido igual derecho a cobrar el ciento por ciento”.

“Seguramente (Griesa) les hubiera dejado a los bonistas con la deuda reestructurada cobrar en esas circunstancias, pero Argentina no habría negociado una salida, sino acatado una resolución equivocada e injusta, y contra el pari passu, en perjuicio de los bonistas. Lo cual hubiera dado lugar a nuevas demandas” detalló Kicillof.

Sobre este asunto el ministro espera que los tribunales estadounidenses cambien de actitud, y a su vez, que los bonistas reconozcan la forma de pago que supone una ganancia del 300 por ciento.