Guatemala: piden más de mil años de prisión para autor de la masacre de la embajada de España

Que Pedro García Arredondo sea condenado a 1 mil 240 años de cárcel es la sentencia que pide el Ministerio Público (MP) para el único acusado por la muerte de 37 personas en la quema de la Embajada de España, que se ubicaba en la zona 9.

La solicitud del MP al Tribunal de Mayor Riesgo surge de requerir 30 años de prisión por cada una de las 37 víctimas del siniestro, así como 40 años por el intento de asesinato de otras dos personas y 50 años más por la muerte de dos estudiantes que participaban en el funeral de los campesinos que murieron en la citada sede diplomática. También se piden 40 años por el delito de deberes contra la humanidad.

Ayer era el turno para que Juan José Hurtado Paz y Paz y Ana María Zúñiga declararan como testigos, pero solo el primero se presentó.

El MP considera que varios testigos confirmaron la presencia de García Arredondo, exjefe del Comando Seis de la extinta Policía Nacional (PN), en la sede diplomática el día que murieron los campesinos, estudiantes y empleados de la embajada.

Vicente Menchú y Francisco Tum, dos de los campesinos que murieron, eran padre y primo, respectivamente, de la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, quien declaró en el debate.

La fiscal Hilda Pinto expresó que las investigaciones revelaron que Arredondo era el primer jefe de la Sección de Investigaciones Especiales del Comando Seis de la PN, según datos del registro de personas, las tarjetas de control de pagos y la nomina del personal de la Policía de Baja Verapaz.

“Uno de los testigos, quien trabajaba como policía, confirma al sindicado como el encargado del Comando Seis y a Germán Chupina Barahona como exdirector de la PN, todos los documentos y testimonios anteriores confirman que el acusado se constituyó a las 11:30 de la mañana en la sede diplomática y que tenía el dominio del hecho”, agregó Pinto.

Agregó que testimonios de estudiantes, periodistas y documentos muestran que los campesinos que llegaron a la embajada lo hicieron de forma pacífica, para que sus demandas fueran escuchadas, pues en varias ocasiones intentaron denunciar torturas y violaciones contra mujeres, pero las autoridades no los escuchaban.

“Tal como lo establece el testimonio del periodista Óscar Clemente, él cuenta que los campesinos llegaron a solicitar un espacio para que se publicaran las violaciones del Ejército; sin embargo, agregó que en esa época existía represión, por lo que se negó el espacio y aseguró que ellos solo querían que se escucharan sus demandas”, expuso Pinto.

García Arredondo negó estar al mando de la operación y ser jefe del Comando Seis. “El que tenía el mando era el tercer jefe de la PN e inspector general, no es posible, por citarle un ejemplo, que la secretaria le dé ordenes a las juezas del tribunal, cuando ellas son las que las tienen que dar”, aseveró el acusado.

Hoy, la defensa dará sus conclusiones, tras lo cual el tribunal podría emitir la sentencia. En el juicio se escuchó, como prueba anticipada, un video con el testimonio del exembajador español Máximo Cajal y López, quien relató su versión de lo sucedido en la sede diplomática.

Siglo 21