Hallan muerto a fiscal que denunció supuesto pacto secreto del Gobierno con Irán

El fiscal especial del caso AMIA, Alberto Nisman fue hallado muerto anoche en su departamento de la calle Azucena Villaflor 450, de Puerto Madero. Horas antes de su presentación ante la comisión de legislación penal de la Cámara de Diputados a raíz de su denuncia contra el gobierno, la noticia conmocionó las redes sociales que fueron las primeras en dar cuenta de movimientos de ambulancias, bomberos y unidades de criminalística que comenzaron a desplegarse en torno a la cuadra del edificio Le Parc donde residía el fiscal. Pasadas las 4 de la mañana, la fiscal Viviana Fein pidió “prudencia” en la información pero confirmó que Nisman fue hallado muerto por un disparo de arma de fuego calibre 22. “Estamos investigando la causa de la muerte”, sostuvo la fiscal que no aventuró los detalles que rodearon al hecho. En medio de una controversia por su polémica denuncia de la semana pasada, el primero en asistir al lugar fue el secretario de Seguridad de la Nación, Segio Berni quien ingresó al edificio en medio de un gran operativo policial que valló todas las inmediaciones. Al cierre de esta edición no había una versión oficial acerca del incidente que pudo haber tenido como protagonista a Nisman, ni los motivos que ocasionaron su muerte, salvo una carátula tentativa.

A las 15 de hoy, el fiscal debía presentarse ante diputados oficialistas y opositores para dar explicaciones acerca de su denuncia en la que involucraba a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, al canciller Héctor Timerman y a otros dirigentes en el marco de un supuesto plan criminal para desincriminar a los acusados iraníes por la voladura de la AMIA. Sin embargo, desde que se hizo pública, el gobierno salió a cruzarlo y a presentar pruebas en sentido inverso, lo mismo que el juez de la causa Rodolfo Canicoba Corral que criticó el sentido de su presentación y la validez de la evidencia. Sobre las pruebas que aportó fueron relativizadas a partir de que solo contaba con algunas escuchas telefónicas sobre las que basó su hipótesis. En medio de un contra ataque, Nisman había deslizado que contaba con escuchas telefónicas almacenadas en otros CDs y apuntó contra un grupo de agentes de inteligencia por lo que requirió que su reunión con los legisladores fuera de carácter reservado para que no fuera pública, algo que el oficialismo rechazó con intención de que fuera televisada.

Desde la medianoche, los rumores sobre un incidente en el lujoso complejo que posee tres torres, en la esquina de Aime Paine comenzaron a poblar las redes sociales, donde se anunciaba un fuerte operativo en la zona. Tres móviles de la Unidad Criminalística de la Policía Federal Argentina, una ambulancia del SAME y varios móviles de Prefectura fueron arribando. Casi inmediatamente detrás de Berni, arribó al lugar pasadas la 1 de la madrugada la fiscal Fein, de turno junto al juzgado Nº25, a cargo del juez de instrucción Manuel de Campos, quien fue el primero en confirmar oficialmente su fallecimiento, aunque no precisó los detalles del hecho. Los peritos de la policía científica estuvieron trabajando en el lugar y se retiraron al filo de las 3 de la mañana. También se hizo presente y subió al departamento el jefe de la Policía Federal, Román di Santo. Las autoridades preservaron todo el lugar más allá de que los originales de la causa se encuentran almacenados en la fiscalía especial.

Según trascendió, Nisman estaba solo en su departamento y había acordado con su custodia que lo pasara a buscar en torno a las 11 horas. Al arribar, y luego de que nadie contestara la puerta, los efectivos asignados convocaron a la madre del fiscal en el transcurso del día que fue la primera en hallar el cuerpo, según confirmó Fein. Para ello, fue necesario un cerrajero para poder abrir la puerta. Las versiones indican que estaban puestas las llaves del lado interno y eso dificultó más las tareas de apertura de la puerta blindada. El cuerpo sin vida del fiscal fue encontrado en el baño, y según se informó extraoficialmente, con un disparo de bajo calibre -22- en la cabeza, por lo que los primeros indicios que se investigan en la causa apuntaban a un posible suicidio. Según las primeras estimaciones el hecho habría ocurrido varias horas antes del hallazgo. El último contacto de Nisman con su custodia había sido antes del mediodía del domingo, donde había acordado un horario para que lo pasaran a buscar.

Pasadas las 4 de la mañana, el cuerpo de Nisman fue trasladado a la Morgue Judicial donde está previsto que en las primeras horas de la mañana se le practique la autopsia de rigor para poder esclarecer las circunstancias de la muerte. A partir de allí será posible determinar si el disparo fue efectuado a corta distancia, el curso que tomó el proyectil, el tipo de heridas y demás huellas que permitan dar una confirmación formal de lo que realmente ocurrió. «

Informe: Federico Trofelli

Un fiscal con catorce años de dedicación exclusiva

Alberto Nisman tenía 51 años, y durante los últimos catorce, su única función en la Justicia fue investigar el atentado contra la mutual judía AMIA como fiscal coadyuvante primero, y como jefe de una unidad creada especialmente para ese fin. Abogado y profesor de Derecho Penal en la Universidad de Buenos Aires y profesor de Derecho Procesal Penal en la universidad de Belgrano, inició su carrera en los tribunales de Morón. Estuvo casado con la jueza de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, con quien tuvo dos hijas, pero la pareja se separó hace aproximadamente dos años. Nisman logró el punto más alto de su carrera cuando en 2004 Néstor Kirchner lo designó al frente de la Unidad Fiscal investigativa, en la que logró desempeñarse con juego propio. Fue un reconocimiento, porque ya venía trabajando en la causa desde el año 2000, cuando el ex procurador General Nicolás Becerra lo designó, junto con Eamon Mullen y José Barbaccia como fiscal coadyuvante de la investigación. Fue desde esa Unidad, que el 25 de octubre de 2006 formuló oficialmente la acusación contra Irán. Además, le pidió al juez Rodolfo Canicoba Corral que ordene las detenciones de siete ex altos funcionarios de ese país, encabezados por el ex presidente Alí Rafsanjani, y de un líder del grupo libanés Hezbollah.

El dictamen, atribuía el atentado a terroristas de Hezbollah instigados por Irán. Y hablaba de un móvil: la suspensión en 1991 de una asistencia en tecnología nuclear que la Argentina brindaba a Irán a través de convenios firmados durante el gobierno de Raúl Alfonsín.

La imagen de Nisman sufrió un grave deterioro cuando Juliàn Assange reveló los cables que contenían la comunicaión de Estados Unidos con sus embajadas de todo el mundo. Allí, se conoció la forma en que el fiscal había anticipado obedientemente el procesamiento de los ciudadanos iraníes acusados por el atentado a la AMIA y cómo pidió disculpas ante la sede diplomática de ese país en Buenos Aires cuando olvidó avisar el procesamiento del ex presidente Carlos Menem. Esta información fue dada a conocer por el periodista Santiago O’Donnell en sus libros Argenleaks y Politileaks, y constituyó un punto de inflexión en la consideración que tenía el gobierno hacia su desempeño en la causa.

Tras la imputación contra los iraníes la causa no logró grandes avances. Y cuando el gobierno nacional decidió impulsar el memorándum de entendimiento con Irán para lograr la declaración indagatoria de los iraníes en el exterior, Nisman se convirtió en uno de los más acérrimos opositores a esa estrategia. La expresión más acabada de esa conducta fue su reciente denuncia sobre un presunto complot entre el gobierno argentino y el iraní para encubrir a los acusados y desviar la investigación a cambio de negocios con la nación Persa.

Reunión en diputados

Reunión de puertas abiertas o cónclave cerrado. Hasta hace escasas horas, el debate político se centraba en el carácter que debería tener el informe que el fiscal Alberto Nisma iba a dar en Diputados.

Buena parte de la oposición, con la presidenta de la Comisión de Legislación Penal, Patricia Bullrich (Union PRO), a la cabeza, insistía con que el hermetismo debía dominar la cita prevista para comenzar a las 15 de hoy.

El oficialismo, en tanto, advertía que, el receso parlamentario convertía en “informal”, y por lo tanto pública, a la reunión convocada por la legisladora macrista. El Frente para la Victoria también señalaba que la gravedad de la inusitada denuncia de Nisman contra la presidenta Cristina Fernández y el canciller Héctor Timerman hacían que el fiscal debiera abundar en sus imputaciones de cara a la ciudadanía.

Mientras el carácter del encuentro amenazaba con volverse el núcleo central de debate que finalmente no será, buena parte de la oposición había empezado a bajar el tono a su primera reacción tras la presentación del fiscal.

Esta madrugada en Puerto Madero

Twitter fue donde primero trascendieron las imágenes del operativo en las torres Le Parc, donde vivía Alberto Nisman. Tras el vallado de la Gendarmería, en el 450 de la avenida Azucena Villaflor, la Policía Federal y la Científica, junto a funcionarios judiciales, trabajaban en el departamento del fiscal.

Av. Azucena Villaflor 450 – Trabajaron en el domicilio del fiscal, desde antes de la medianoche de ayer hasta esta madrugada, la Policía Federal y Gendarmería, junto a la fiscal Viviana Fein y el secretario Seguridad, Sergio Berni.

Berni, uno de los primeros – El secreario de Seguridad, Sergio Berni, llega presuroso, cerca de la una de la madrugada,-a uno de las torres Le Park, donde vivía el fiscal Alberto Nisman.

Con el fiscal – Junto a Berni trabajó en el lugar la titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°45, Viviana Fein.

Despliegue – La División Homicidios fue convocada en el operativo. También actuaron la Unidad Criminalística Móvil, a Unidad Médica Forense, Prefectura y Same.

Movimiento – Vecinos observan atónitos el hermético despliegue policial. La custodia de Nisman habría llamado a su madre luego de que no lograra dar con él.

Tiempo Argentino

Comunicado oficial del Ministerio de Seguridad tras la muerte de Nisman

Tras conocerse la noticia del fallecimiento de Nisman, el Ministerio de Seguridad de la Nación emitió su primer comunicado oficial.

Comunicado:

El Ministerio de Seguridad de la Nación informa que el fiscal federal Alberto Nisman fue hallado sin vida el día domingo por la noche en su departamento del piso 13 de la torre Le Parc, en el barrio de Puerto Madero de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La investigación está a cargo del titular del Juzgado Nacional Criminal de Instrucción Nº5, Manuel Arturo De Campos, y de la fiscal Viviana Fein.

El Secretario de Seguridad, Sergio Berni, se constituyó en el edificio para supervisar la aplicación de los protocolos de preservación de la escena del crimen por parte de los servicios de policía científica de la Prefectura Naval Argentina y de la Policía federal Argentina convocados por los funcionarios judiciales a cargo de la investigación.

Los efectivos de la custodia de Nisman, pertenecientes a la Policía Federal Argentina, habían alertado a su secretaria en horas de la tarde de su falta de respuesta a los insistentes llamados telefónicos. Al constatar que el hombre tampoco respondía al timbre de la casa y que el periódico del domingo aún se encontraba en el palier, decidieron notificar a los familiares.

El fiscal disponía de 10 efectivos de la Policía Federal Argentina para su custodia personal.

La custodia entonces recogió a la madre de Nisman en su domicilio y la llevó a la torre Le Parc. Al intentar ingresar, la mujer constató que la puerta se encontraba cerrada con la llave colocada en la cerradura por dentro.

Los familiares solicitaron entonces al personal de mantenimiento del edificio que convocaran a un cerrajero para ingresar al departamento.

A primera hora de la noche, la madre ingresó a la vivienda acompañada por uno de los custodios, hallando el cuerpo de Nisman en el interior del baño de su habitación, bloqueando la puerta ingreso al mismo.

Inmediatamente se notificó a la justicia de turno. Ante la presencia del juez De Campos y de la fiscal Fein, personal policial logró ingresar al baño. Junto al cuerpo de Nisman, que se hallaba en el suelo, se encontró un arma de fuego calibre 22, además de un casquillo de bala.

El Destape