La oposición irá a la Justicia para invalidar reforma al sistema electoral binominal

El senador UDI Hernán Larraín anunció que su partido recurrirá al Tribunal Constitucional para “combatir” el proyecto de ley que elimina el sistema electoral binominal y lo reemplaza por uno proporcional inclusivo, inciativa que fue despachada esta mañana por la Cámara Alta tras una sesión que comenzó ayer y se extendió por 21 horas.

“Lamentablemente se ha perdido una enorme oportunidad para haber hecho del cambio al sistema electoral -al final por todos compartido- un acuerdo de todos los sectores políticos, un acuerdo nacional”, señaló el senador.

“El Gobierno simplemente se cerró a esa posibilidad y terminamos aprobando un proyecto mediocre, injusto, que además va a debilitar la institucionalidad política del país”, afirmó Larraín en un punto de prensa el término de la sesión, en el que acusó que el Ejecutivo transformó al Senado “en un buzón”.

El ex timonel UDI acusó que el proyecto, “por la forma como están estructurados los distritos y el número de parlamentarios por distrito, le regala a la Nueva Mayoría del orden de ocho a 10 parlamentarios”, lo que calificó como “realmente grotesco y muy injusto”, porque es “una tergiversación de la representación ciudadana”.

Larraín agregó que el proyecto también “complica la situación económica del Congreso, porque viene desfinanciado: el Gobierno dijo inicialmente que este proyecto no significaba gasto, después cambió de parecer, pero sólo suplementó las dietas parlamentarias de los 47 nuevos parlamentarios”.

“Entre otras bromas (sic), estamos aumentando excesivamente (el número de legisladores), estamos creando una nueva cámara, una tercera cámara, y dicen que basta para que ésta funcione con los gastos de las dietas”, cuando “hay asignaciones parlamentarias y gasto administrativo del Congreso que no tiene recursos”.

“Por si todo lo anterior fuera poco, la forma como está estructurado favorece la creación de múltiples partidos, de manera que en poco tiempo habrá 50 ó 60 partidos políticos funcionando en Chile, lo que va a terminar por debilitar nuestra institucionalidad”, argumentó.

Rompe “igualdad del voto”

Hernán Larraín afirmó además que el proyecto aprobado por sus colegas “rompe la igualdad del voto, la justicia que debe haber en un sistema”.

“Si usted vota en Arica, va a poder elegir a tres parlamentarios. Si usted vota en Atacama, va a poder elegir a cinco parlamentarios, pero entre ambos distritos no hay diferencia de electores, en ambos hay 220 mil”, ejemplificó Larraín.

“¿Por qué unos eligen tres y otros eligen cinco? Porque así se compensa, por ejemplo, en el caso de Atacama, al Partido Comunista. Eso es romper la igualdad del voto y no lo vamos a aceptar y lo vamos a combatir”, advirtió.

“Por eso vamos a ir al Tribunal Constitucional, porque no solamente éste es un proyecto políticamente inaceptable, éticamente injusto, sino que constitucionalmente inadmisible”, señaló el senador, que es miembro de la Comisión de Constitución de la Cámara Alta.

“Sin lugar a dudas el Tribunal Constitucional va a acoger (la impugnación), porque cuando se viola en forma tan brutal la igualdad del voto, eso repudia la conciencia de cualquier jurista, y estamos seguros que el TC va a revertir aquellas disposiciones que este proyecto tiene que le regalan gratuitamente parlamentarios a la Nueva Mayoría”, indicó, insistiendo en calificar la iniciativa como “un traje a la medida que subsidia a la Nueva Mayoría”.
subir “El sistema se transformó en un botín”

Se sumó a las críticas de Larraín el senador RN Alberto Espina, quien también integra la Comisión de Constitución, y acusó “tres graves defectos” en el proyecto.

“Nadie pudo explicar -y el ministro del Interior guardó un riguroso silencio- por qué era necesario elevar en 35 el número de diputados para llegar a 155, (…) un aumento absolutamente indebido, innecesario de diputados”, respecto del cual “no es cierto” que se vaya a lograr “sin gastar un peso adicional”.

Adicionalmente, “se limitaron las primarias sólo al 40 por ciento de los candidatos. Si nosotros teníamos un sistema de primarias para que no fueran elegidos cupularmente, ahora se acaba de notificar que el 60 por ciento (de los candidatos) va a ser elegido cupularmente, entre cuatro paredes”.

“En tercer lugar, lo que se hace con los partidos políticos es increíble. Si a los partidos se les critica algo es su debilidad, la falta de partidos que los integran… Bueno, aquí se han disminuido a la mitad los requisitos, llegándose en más de cuatro regiones a constituir partidos con sólo 200 personas, y hay casos en que un candidato a Presidente (de la República) puede ser nombrado sólo con 100 personas”, criticó.

“Yo creo sinceramente que el sistema binominal había que terminarlo, pero se terminó de mala manera, en que más que pensar en los intereses del país, termina pensándose en cómo esto se transforma en un botín para un sector político determinado”, sentenció Espina.

Cooperativa Chile

8 claves para entender fácilmente la reforma al sistema binominal

Este miércoles la Cámara Alta aprobó la tan esperada reforma electoral, que elimina el sistema binominal para la elección de diputados y senadores impuesta por la dictadura.

Así, el proyecto pasó a tercer trámite legislativa, que implica que los diputados tendrán que votar para ratificar los cambios introducidos por el Senado al documento.

No obstante, el debate no estuvo exento de polémica, ya que hay algunos puntos en que los congresistas manifestaron discrepancias. Por ejemplo, en lo relativo a las candidaturas independientes.

Como se trata de un cambio tan trascendental para el país, es necesario que todos conozcamos qué pasará si se aprueba definitivamente la reforma.

Por eso, a continuación te explicamos en qué consiste, por medio de ocho puntos que te ayudarán a entenderla fácilmente:

1- ¿Qué es el sistema binominal?

El sistema electoral binominal fue elaborado hacia finales de la dictadura de Augusto Pinochet, y establece que en el caso de los senadores y diputados, se eligen dos candidatos de una misma lista cuando ésta tiene el mayor número de sufragios, los cuales deben doblar la cantidad de preferencias obtenidas por la lista en segundo lugar.

Si eso no ocurre, resultan electos para los dos cargos en el Congreso los candidatos que obtengan la mayoría más alta, en las dos listas con más votos.

2- ¿Cuál sería el nuevo sistema electoral?

A partir de la reforma, las elecciones de parlamentarios desde 2017 comenzarían a funcionar bajo el método D’Hondt, que es “el sistema de coeficiente que permite obtener el número de cargos electos asignados a las candidaturas, en proporción a los votos conseguidos”, relata un comunicado del Senado.

Es decir, los ganadores se deciden de acuerdo al número de sufragios obtenidos por cada lista, mediante un cálculo matemático, por lo que no necesariamente resultarían electos quienes obtengan más votos. Esta situación afectaría especialmente a quienes se presenten como candidatos independientes fuera de pactos (el punto número 4 aborda este tema).

Cabe mencionar que éste es el mismo método que se utiliza para elegir a los concejales y consejeros regionales. Más detalles respecto a esta fórmula los puedes hallar aquí.

3- Aumenta el número de parlamentarios

La reforma incluye un redistritaje del territorio nacional, con lo cual habrían 28 distritos donde se elegiría un total de 155 diputados. Esto representa un aumento de 33 parlamentarios respecto a los actuales 120 que componen la Cámara Baja (mira aquí cómo se dividen las comunas con la nueva categorización).

Por otra parte, el Senado quedará compuesto de 50 legisladores (hasta ahora eran 38), que resultarán electos en un total de 15 circunscripciones, cada una de las cuales corresponde a una región del país.

Entre las regiones que más senadores tendrán están la Metropolitana, Valparaíso, Maule, Bío Bío y La Araucanía, con cinco representantes en la Cámara Alta por cada una. Revisa aquí el número para el resto de las zonas.

4- Complicaciones para las candidaturas independientes

Irónicamente, esta reforma en vez de facilitar las cosas para los candidatos independientes al Congreso, podría traerles nuevas complicaciones. Esto porque el método D’Hondt (explicado en el apartado 2) considera el número de votos obtenidos por el pacto para elegir a los ganadores.

Esto significa que un postulante independiente tendría que obtener más sufragios que las listas, compuestas por varios candidatos, para tener posibilidades de ser electo. O sea, como ya se dijo, no necesariamente saldrían elegidos quienes tengan más votos.

En ese sentido, se aprobó la norma que permite que los candidatos independientes se asocien con partidos políticos para competir dentro de listas. El único senador que se opuso a esto fue Carlos Bianchi, quien sostuvo que con ello se elimina la posibilidad de que existan postulantes fuera de los pactos.

Por otra parte, referente a los independientes también quedó establecido que para que puedan postular, deben ser apoyados por un número de personas igual o superior al 0,5% de quienes votaron en la circunscripción o distrito en la elección anterior.

5- El “N +1″

Este punto limita el número de candidatos que cada lista puede llevar, estableciendo que un pacto podrá tener hasta un postulante más que el número de cargos a elegir.

Por ejemplo: la región de Valparaíso debe elegir cinco senadores, por lo cual la lista “A” podrá llevar hasta seis candidatos (como máximo) para aspirar a la Cámara Alta.

6- Igualdad entre hombres y mujeres

La norma conocida como Ley de Cuotas planea establecer una igualdad respecto a la cantidad de candidatos hombres y candidatas mujeres.

En ese sentido, sostiene que “de la totalidad de declaraciones de candidaturas a diputado o senador declaradas por los partidos políticos, hayan o no pactado, ni los candidatos hombres ni las candidatas mujeres podrán superar el sesenta por ciento del total respectivo. Este porcentaje será obligatorio”.

7- Gasto adicional que implicará la reforma electoral

El Gobierno ratificó lo que ya venía declarando, respecto a que no se aumentaría el presupuesto del Congreso para financiar el costo que significarán los nuevos parlamentarios.

Por ello, el Congreso tendrá que analizar la forma en que se reasignarán los recursos, para alcanzar a cubrir los gastos adicionales.

8- No se cambiará la papeleta de los votos

Se rechazó la posibilidad de alternar los nombres de candidatos hombres y mujeres en la papeleta de sufragio, y tampoco de aceptó incluir las fotografías. Por ello, se mantendrá el modelo actual, en que los partidos deciden el orden en que van escritos los postulantes.

Biobio