Las relaciones entre Bolivia y EEUU – Diario Página Siete, Bolivia

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Siguen las dificultades en las complicadas relaciones entre Bolivia y EEUU. Como en otras ocasiones, el presidente Evo Morales ha puesto en suspenso el trabajo, silencioso, que realiza su ministro de RREE, David Choquehuanca.

El 11 de diciembre el canciller reveló que mantuvo una reunión bilateral con autoridades norteamericanas, en noviembre pasado, para proponer la realización de una cita cumbre entre Evo Morales y su par norteamericano, Barack Obama. Choquehuanca también dijo que estaba disponible para, en la preparación de esa cita, reunirse con su colega estadounidense John Kerry.

La declaración fue bien recibida en círculos políticos de la oposición y del oficialismo. El expresidente Carlos Mesa, embajador especial para el tema del mar, señaló en el pasado que la normalización de las relaciones entre Bolivia y EEUU podría servir en la demanda que el país lleva adelante contra Chile en La Haya.

Pero tras la declaración del canciller del 11 de diciembre, el Presidente ha reiterado sus ataques contra EEUU en por lo menos dos ocasiones. Durante la Cumbre del ALBA realizada en La Habana el 14 de diciembre dijo que es el Gobierno norteamericano el que está manipulando el mercado para lograr que el precio del petróleo baje y así afectar los intereses de tres de sus adversarios: Venezuela, Irán y Rusia. La explicación del Presidente no tomó en cuenta que la baja del crudo también afecta a petroleros norteamericanos que producen el denominado shale oil.

El 17 de diciembre, en una cumbre posterior, la de Paraná, Argentina, Morales hizo unas declaraciones al diario La Jornada de México, en la que añadió más ataques contra el Ejecutivo norteamericano. Éstas recién fueron dadas a conocer el 29 de diciembre.

“Pienso que el país que impulsa el narcotráfico es Estados Unidos, (es) un gran negocio; es el gran negocio ilegal del sistema capitalista”, dijo Morales en una declaración que tuvo repercusión en los medios norteamericanos. Tal vez la parte más grave de su declaración fue: “Como antes mandaban asesinar dirigentes políticos o sociales y los acusaban de comunistas, de rojos, o derrocaban a gobiernos que no manejaban, ahora a los presidentes y a los pueblos antiimperialistas los acusan de narcotraficantes, de terroristas”.

El Presidente debe entender que cuando acusa al Gobierno de EEUU de “impulsar” el narcotráfico y que mandaba “a asesinar” a dirigentes políticos, no está facilitando precisamente el deseo, supuesto, de normalizar las relaciones con éste. A este paso, ello demorará todavía un tiempo muy largo.

El 11 de diciembre el canciller reveló que mantuvo una reunión con autoridades norteamericanas para la realización de una cita entre Evo y Obama.

Página Siete