Linera califica de “intento retrógrado e inútil” pretensión de Chile de desconocer la CIJ

El vicepresidente Álvaro García Linera calificó el miércoles de “intento retrógrado” e “inútil” pretender desconocer la autoridad de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en la demanda marítima boliviana, en referencia a las declaraciones del canciller de Chile, Heraldo Muñoz, quien aseguró que Bolivia “pierde el tiempo” con esa acción jurídica, porque su país no cederá soberanía marítima ni territorial.

“Desconocer una corte internacional o intentar desconocer las facultades prerrogativas de una corte internacional de la que los países modernos son partícipes y signatarios es simplemente un lamentable intento e inútil de querer marginarse del sistema internacional de justicia”, remarcó en una conferencia de prensa.

A su juicio, las declaraciones del Canciller chileno fueron “irresponsables”, porque -dijo- “no creo que ningún país serio y democrático quiera marginarse de este sistema internacional de justicia”, como el que rige el funcionamiento de la CIJ.

“Las naciones y los Estados del mundo entero se rigen un su vida interna por su Constitución y por sus leyes, y se rigen en las relaciones externas, en las relaciones interestatales a nivel global y mundial, por un sistema legal internacional”, agregó.

Sostuvo que no son tiempos de convertirse en un Estado “aislado” o regresar al siglo XIX, donde primaba la belicosidad y la violencia.

“Es un intento retrograda de regresar al siglo XIX, donde lo único que contaba era el abuso, la belicosidad y la violencia”, dijo.

Complementó que “estamos seguros que la cordura regresará a las autoridades de la hermana República de Chile”.

En la actualidad, recordó que el siglo XXI se rige por reglas internacionales, pacíficas y de diálogo que regulan la convivencia entre los Estados modernos.

“Bolivia mira el siglo XXI respetuoso de los convenios, tratados, de los organismos internacionales y de las cortes internacionales”, remarcó.

Chile invadió suelo boliviano en febrero de 1879 y forzó una contienda bélica que terminó cercenando 400 kilómetros de playa y 120.000 kilómetros de territorio.

Desde entonces, Bolivia reivindica en diferentes foros internacionales el derecho de recuperar su cualidad marítima y en 2013 llevó el diferendo ante la CIJ.

ABI