Los casos de desnutrición aguda se redujeron 15% en Guatemala durante el 2014

Los casos de desnutrición aguda en niños menores de 5 años de Guatemala registraron en 2014 una reducción interanual del 15 por ciento, informó el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

Este tipo de enfermedad, que se mide por el bajo peso respecto de la estatura, afectó a 15.373 infantes el año pasado, mientras que en 2013 los casos diagnosticados fueron 18.093. Un año antes, cuando se inició el Pacto Hambre Cero, se contabilizaron 14.020 niños desnutridos.

“Con el abordaje de Hambre Cero se ha tenido un impacto positivo. Estos números se dan a pesar del efecto de la sequía provocada por la canícula prolongada, esto se minimizó gracias a la entrega de alimentos que inició el Gobierno”, explicó el ministro de Salud, Luis Monterroso, a la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN).

Hambre Cero es uno de los tres ejes del actual gobierno guatemalteco y tiene como objetivo principal reducir la desnutrición crónica (baja estatura respecto de la edad) que sufre el 49,8 por ciento de niños, lo que sitúa al país centroamericano con la tasa más alta de Latinoamérica.

Según Monterroso, los departamentos donde se registraron más casos el año pasado fueron Escuintla, Sacatepéquez, Santa Rosa y Guatemala. No obstante, la prevalencia de desnutrición crónica sigue estando en regiones áridas como el occidente y oriente y será durante este 2015 cuando se realice una encuesta para establecer si este flagelo también se redujo.

Christian Skoog, representante del Fondo de las Naciones Unidas para Infancia (Unicef) en Guatemala, aplaudió las nuevas estrategias que lograron en 2013 la reducción en 1,7 por ciento la desnutrición crónica y dijo que esta lucha “es de largo plazo” y que se necesita paciencia para ver mayores resultados.

“Lo que queremos ahora es asegurar que el próximo gobierno tome el contenido del Plan Hambre Cero porque es muy importante, no es algo inventado por Guatemala sino que son experiencias adquiridas en el mundo”, sostuvo.

Skoog agregó que Unicef apoya a Guatemala en proyectos de monitoreo y seguimiento a familias en condiciones precarias de zonas rurales. En estas regiones se instruye a padres de familia sobre alimentación complementaria y la importancia de suministrar micronutrientes a los infantes desde su concepción hasta los dos años de nacidos.

En 2014, además, la mortalidad por desnutrición aguda se redujo 4,5 por ciento al registrarse 166 decesos, cifra que fue menor a los 174 casos confirmados un año antes, según los datos consignados en el Sistema Nacional de Información, Monitoreo y Alerta de la Inseguridad Alimentaria y Nutricional (Siinsan).

De acuerdo con el Siinsan, los fallecimientos se registraron en 92 de los 338 municipios. De los 156, el 30 por ciento, ocurrieron en Barillas (7), El Estor (6), Jocotán (4), Malacatán (4), Panzós (4), San Juan Sacatepéquez (4) y Coatepeque, Guanagazapa, El Tumbador, Ixcán, La Democracia, La Libertad, Sayajché y Villa Nueva, tienen tres casos cada uno.

AGN