Los ojos de Latinoamérica y el Caribe están en Costa Rica – Diario La Prensa Libre, Costa Rica

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Este miércoles, sin ningún contratiempo de por medio, arrancó la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en suelo costarricense.

Este organismo, creado en febrero del 2010 y constituido definitivamente en diciembre del 2011, es, según el Ministerio de Relaciones Exteriores, un mecanismo intergubernamental de diálogo y concertación política.

Bajo esa visión y con retos importantes, como la diversidad política, económica y social, efectuó hace unos dos años en Santiago de Chile, su primera cumbre en la que participaron mandatarios y representantes de los Estados miembros.

Sin lugar a dudas, los ojos del mundo, y principalmente de Latinoamérica y el Caribe estuvieron concentrados en aquel episodio político, el cual volvió a repetirse el año anterior en Cuba.

Hoy es Costa Rica la que sirve de base para continuar consensuando y encaminando a través de ese organismo, temas tan importantes como la erradicación de la pobreza y principalmente de la extrema, tópico que es justamente el objetivo central de la actual cumbre.

Hoy es Costa Rica, país donde los ojos del mundo, y principalmente de nuestra región, concentran su mirada, de cara a demostrar que la joven Celac, puede dar verdaderos frutos.

Hoy es Costa Rica, la que demuestra que este es un país interesado y preocupado por el futuro de Latinoamérica y el Caribe, región que es la tercera potencia económica mundial, pero que según cálculos un 30% de su población se encuentra sumida en la pobreza.

Hoy es Costa Rica junto a los demás 32 Estados miembros los que deben de demostrar a los ciudadanos, que el gran despliegue de delegaciones entre este martes y miércoles no fue simplemente una reunión entre homólogos, fotografías y apretones de mano, sino acuerdos y planes para el bien de nuestra región.

Señores Presidentes y Representantes, solo con su trabajo y con el apoyo de cada uno de sus pueblos podremos juntos avanzar hacia un mejor rumbo, en donde la desigualdad no sea un separador, el crecimiento económico sea un motor y la política limpia y clara, el espejo de guía. No hacen faltan bujías señores, únicamente trabajo.

La Prensa Libre