México: estudio revela que los jóvenes son los más discriminados en materia laboral

La juventud debería ser sinónimo de oportunidad, expectativas de largo alcance y del desarrollo pleno del potencial intelectual y físico.

Lo anterior se desprende de un informe del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE); sin embargo, la realidad laboral para este sector de la población se caracteriza por la incertidumbre y la ausencia de oportunidades.

Debido a la poca capacitación, la insuficiente preparación educativa y la inexperiencia laboral, así como a la urgente necesidad de integrarse al mercado para contribuir al ingreso familiar, los jóvenes se desenvuelven en escenarios laborales poco promisorios, caracterizados por bajos sueldos y nulas prestaciones, entre otros factores.

En el Reporte sobre la discriminación en México 2012, que realizaron el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y el Centro de Investigación y Docencia Económicas, se indica que este grupo de la población es el más discriminado en materia laboral, ya que la tasa de desempleo de los adultos de 30 años y más es de 3.5 por ciento, mientras en la población joven alcanza 8.7 por ciento.

Realidad distante del ideal

Gustavo Garabito Ballesteros, profesor investigador de la Universidad de Guanajuato, campus León, explicó que tradicionalmente la trayectoria ideal y “exitosa” de todo joven tendría que ser estudiar y concluir una carrera universitaria, desempeñarse profesionalmente, emanciparse y formar una familia, pero esta posibilidad, señala, está muy distante; por el contrario, “encontramos que muchos de ellos terminan frustrados”.

El problema laboral juvenil en México, indica, se concentra en la calidad del empleo. Tener un trabajo no asegura bienestar económico, profesional, ni personal; tampoco garantiza una incorporación social adecuada.

“El historial de trabajo breve y la poca experiencia laboral los expone ante empresas que, aprovechándose de su condición juvenil, los contrata de manera temporal (en muchas ocasiones sólo verbalmente), con o nulas prestaciones sociales y bajos salarios. En suma, en el horizonte laboral juvenil predominan el trabajo precario y el empleo en el sector informal.”

En su más reciente estudio #yoemprendedor, logrando compromiso en el trabajo, la firma ManpowerGroup señala que los jóvenes de México, Centroamérica y República Dominicana enfrentan falta de capacitación, talento y experiencia al ser contratados en empresas. “La experiencia, la edad, la falta de conocimientos y la apariencia física son algunas de las razones de discriminación que sufren en la búsqueda de empleo”.

Si bien es cierto que los patrones están buscando incluirlos en las organizaciones, algunos factores impiden su incorporación.

“En primer lugar: la discriminación laboral, principalmente hacia la edad de los candidatos; 38 por ciento han sentido discriminación por este motivo al momento de solicitar un trabajo y 60 por ciento considera la falta de experiencia como otro motivo de discriminación, seguido de 7 por ciento por falta de conocimientos, y 7 por ciento por apariencia física”.

Martín Ortiz, egresado de administración de la UNAM, lamentó que ante la falta de experiencia profesional, las empresas no lo contraten o le ofrezcan bajos salarios.

Optó por autoemplearse en el comercio informal, a fin de obtener ingresos y aportar a la economía familiar. “¿De dónde saco la experiencia, si no me dan la oportunidad?

“Llevo más de un año y cinco meses buscando trabajo. He tenido más de cinco entrevistas, pero no me he quedado porque al menos piden entre dos y tres años de experiencia”, lamenta.

La Jornada