México: policía reprime manifestación estudiantil contra Peña Nieto en Puebla

Granaderos estatales y municipales reprimieron una manifestación estudiantil y aprehendieron a tres jóvenes de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) que protestaban por la visita del presidente Enrique Peña Nieto a esta capital.

De acuerdo con los manifestantes, los policías se llevaron detenidos a Shariff Guerrero Contreras, alumno de la facultad de Computación, y Edgar Juárez, de la facultad de Química de la BUAP.

Otros dos jóvenes, Diana Vázquez Gómez –menor de edad y estudiante de la Preparatoria “2 de Octubre”– y Gustavo Armando Reyes, de la Facultad de Arquitectura, fueron detenidos minutos después, cuando un grupo de aproximadamente 50 jóvenes marchó hacia la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) para exigir la presentación de sus compañeros.

Minutos después Gustavo Armando Reyes quedó libre y se informó que la joven logró huir de la trifulca hacia su plantel escolar.

La marcha fue convocada ayer bajo el lema: “Ni perdón, ni Olvido”, para protestar por la desaparición de los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, el pasado 26 de septiembre, y en repudio a la visita del presidente Peña Nieto a esta capital.

Los estudiantes convocaron a la concentración con el hashtag “#FueraEPNdePuebla.

A las 11 de a mañana de este lunes, aproximadamente 200 estudiantes salieron del Centro Universitario en camiones y después se dividieron en dos grupos. El más numeroso se dirigió a la Prepa “2 de Octubre”, con la intención de sumar a más participantes, pero en el lugar fueron cercados por granaderos que les impidieron continuar la marcha.

Alrededor de la una de la tarde, otro grupo de 25 jóvenes hizo el intento de manifestarse en el acto en el que Peña Nieto y el gobernador Rafael Moreno Valle inauguraban la remodelación del Hospital del Niño Poblano, pero cuando avanzaban por el Boulevard del Niño Poblano, unos 200 metros antes de llegar al lugar del acto, fueron cercados por decenas de granaderos, quienes los “encapsularon” frente a las puertas de la Universidad Iberoamericana (UIA).

Víctor Morales, de la Asamblea Universitaria, aseguró que los jóvenes no opusieron resistencia, pero los policías los arrinconaron por la fuerza con escudos y toletes, hasta que trabajadores de la UIA abrieron las puertas para que los muchachos se resguardaran en sus instalaciones.

Entre los uniformados que reprimieron la manifestación se encontraban elementos de la recién creada Policía Municipal Turística, cuyo lema es “Pleased to serve you” (Un placer servirle).

Alrededor de una veintena de estudiantes ingresaron a la Ibero, pero quienes no pudieron hacerlo fueron perseguidos, jaloneados y golpeados por los granaderos. A dos se los llevaron detenidos en una patrulla con el número 722-GOE.

No paró ahí. Los uniformados también agredieron a cinco estudiantes de la UIA que llegaban en ese momento a las instalaciones para tomar clases.

Tras los hechos, un grupo de 50 jóvenes se dirigió a la PGJE para exigir la presentación de los dos estudiantes detenidos, pero cuando apenas llegaban, otro contingente de granaderos los bloqueó y detuvo a otros dos.

En las instalaciones de la UIA quedaron atrapados 12 jóvenes que no querían salir por temor a ser detenidos, ya que los alrededores fueron copados por policías. Hasta las cuatro de la tarde, aproximadamente, personal de la Ibero trasladó a los jóvenes hasta Paseo Bravo, en el Centro Histórico de esta capital, para entregar a los estudiantes de la BUAP a sus padres.

Por la tarde la Universidad Iberoamericana emitió un boletín en el que condenó los hechos. Detalló: “En el marco de la visita del presidente Enrique Peña Nieto, con motivo de la reinauguración del Hospital del Niño Poblano, un contingente de estudiantes fue dispersado por elementos de la Policía Estatal, quienes lesionaron a los manifestantes y a alumnos de la universidad que ingresaban con el fin de asistir a clases.

“La institución hace un llamado a las autoridades del estado para que se conduzca en el marco de la ley, reconociendo y respetando los derechos a la libre expresión, asociación y manifestación de ideas”.
Añadió: “El momento que vive el país exige de sus autoridades sensibilidad y un comportamiento respetuoso del ejercicio de los derechos y libertades de la ciudadanía”.

La BUAP también emitió un pronunciamiento, pero en él criminalizó la protesta pacífica que realizaron los jóvenes.

“Desde el respeto a la libertad de expresión y manifestación, la BUAP reprueba actos fuera de la legalidad y se deslinda de las acciones como toma de camiones, de instalaciones y de cualquier acto vandálico que se pudiera llevar a cabo y que afecte la convivencia pacífica de ciudadanos”.

Horas después, la misma institución emitió un segundo comunicado en el que presentó otra postura, bajo el argumento de que el primero se emitió antes de los hechos para deslindarse de cualquier acto vandálico que pudiera ocurrir durante la protesta.

“En relación con las detenciones de dos estudiantes por participar en una protesta, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla informa que desde el momento en que se produjeron las detenciones, los servicios jurídicos de la BUAP están trabajando en la defensa de los estudiantes para conseguir su libertad inmediata y sin cargos”, precisó la casa de estudios.

“Asimismo, en estos momentos, los representantes de la BUAP están en contacto con los familiares de los detenidos para brindarles el respaldo necesario”, detalló.

Por la tarde-noche, representantes de la Asamblea Universitaria informaron que dos de los jóvenes fueron llevados al Juzgado Calificador zona centro y minutos después liberados, sin que se dieran a conocer los cargos que se les imputaban.

El área de Comunicación de Seguridad Pública del Estado informó por la noche que, luego de valorar las faltas administrativas “por alterar el orden público”, los tres jóvenes fueron puestos en libertad.

Niegan acceso a Elia Tamayo

Elia Tamayo –madre del niño José Luis Tehuatlie Tamayo, quien perdió la vida tras el desalojo de la autopista Puebla-Atlixo, el pasado 9 de julio– y Aracely Bautista, madre del alcalde de Chalchihuapan, Javier Montes, actualmente preso, denunciaron que elementos de seguridad les cerraron el paso cuando intentaron ingresar al evento en el que se encontraba Peña Nieto.

Proceso