Ministro de Defensa niega el retiro inmediato de las tropas de Haití

El ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, cerró filas con el canciller Luis Almagro al respecto de la situación de los cascos azules uruguayos en Haití y dijo que se monitorea permanentemente la situación de ese país en el que el martes se disolvió el Parlamento, pero descartó por el momento un repliegue de las tropas.

En conferencia de prensa Huidobro dijo este miércoles: “Estamos facultados por el Parlamento para en cualquier momento retirar las tropas. Pero no se resolvió eso”.

Fernández Huidobro dijo además que “la situación en Haití la viene siguiendo cancillería y coordinándola con nuestros compañeros minuciosamente, minuto a minuto, hora a hora, como se hace con las demás misiones de paz, aunque otras no ocasionan tantas novedades permanentes o cotidianas como en este caso está sucediendo en Haití porque está atravesando por una crisis política”.

“La situación en Haití no se puede reducir a que el gobierno es malo y la oposición es buena. En muchos países, y las opiniones son siempre opiniones, las oposiciones son malas y los gobiernos son buenos”, señaló el ministro.

Más temprano el canciller Luis Almagro dijo que Uruguay “hace un seguimiento cercano” de la situación de Haití y afirmó que los cascos azules se mantendrán en ese país mientras estén dadas las “garantías de democracia”.

Almagro sostuvo al programa radial Fuentes confiables que “la situación es de crisis política dado que ha sido imposible para gobierno y oposición ponerse de acuerdo en ciertos puntos. Lamentablemente el diálogo no llegó a ese punto en el que las partes pudieran tener un acuerdo político. Nuestras tropas están sujetas a las garantías de democracia que se estén dando en el país”.

El canciller sostuvo que ahora “tenemos que ponderar si el presidente Michel Martelly concreta el decreto de llamado a elecciones con el sistema de garantías que el sistema internacional le pide o no”. “Hoy no tenemos una situación dictatorial o predictatorial sino de crisis política”, acotó.

El canciller recordó que desde 2010 se pasó de 1.200 soldados a 250 “que es lo que vamos a mantener” y remarcó: “los condicionamientos de garantías democracia son un requisito fundamental para mantener las tropas ahí y en eso hay coincidencia entre el gobierno actual y el electo”.

Almagro explicó además que “no podemos tomar la decisión sin comunicar al resto de los países latinoamericanos para que el resto pueda tomar los recaudos. Tienen que ser decisiones en consulta y que impliquen un apego a los principios”.

Diferencias con Nin Novoa.

Las declaraciones de Almagro y Fernández Huidobro surgieron luego que el futuro ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa sostuvo al diario La República que Uruguay resolvió el retiro de los cascos azules de Haití luego de la disolución del Parlamento que se produjo en ese país el martes pasado.

La medida “ya está adoptada” y “será en forma coordinada con las Naciones Unidas”, según dijo Nin Novoa.

“Veníamos desde hace unos cuantos días observando los acontecimientos en Haití y ya preveíamos este desenlace”. Haití “se encamina a un proceso pre dictatorial y no tiene sentido que los cascos azules uruguayos continúen la misión en ese país”, agregó ya que “pierde sentido que continuemos en la misión cuyo objetivo era apuntalar el proceso democrático”.

 La extensión de la misión en ese país caribeño no implicaba ningún cambio de status en el encare diplomático previsto por las Naciones Unidas, dado que la misión de estabilización estaba en un proceso de repliegue y de retorno del control del país a las autoridades haitianas.

¿Qué es lo que ocurre en Haití?​

El Parlamento haitiano fue disuelto el martes tras el fracaso de negociaciones de última hora para alcanzar un acuerdo que extendiera los mandatos de sus miembros para evitar una crisis política en el país caribeño.

Haití no ha celebrado elecciones legislativas ni municipales desde hace tres años y la ausencia de un Parlamento operativo hace que, en la práctica, el presidente Michel Martelly tenga que gobernar por decreto.

Martelly inició negociaciones de último minuto, pero no logró convencer a un grupo de senadores de oposición a que aprobaran un plan sancionado por Estados Unidos para extender los mandatos parlamentarios por varios meses hasta que puedan celebrarse nuevas elecciones.

El martes, el “Grupo Central” de Naciones Unidas -que incluye a países que trabajan estrechamente con Haití, como Estados Unidos, Brasil, Canadá y la Unión Europea-, emitió un comunicado diciendo que “deplora el hecho de que el Parlamento haitiano se haya vuelto disfuncional” y manifestó su apoyo a Martelly.

“En estas circunstancias excepcionales, el ‘Grupo Central’ confía en que el ejecutivo y todos los actores políticos actuarán con responsabilidad y contención”, agregó.

Martelly, cuyo mandato termina el próximo año, intentó calmar a críticos de la oposición el mes pasado al designar al ex alcalde de Puerto Príncipe Evans Paul como nuevo primer ministro, pero el Parlamento rechazó su elección y se rehusó a ratificarlo.

“Esperaba ser invitado al Parlamento. No sucedió, pero no fui yo el que se rehusó a presentarse”, declaró Paul en una entrevista. Ahora, como primer ministro de facto, dijo que aún planea formar un nuevo Gobierno.
“He iniciado consultas con partidos políticos para componer mi Gobierno, pero no es fácil lograr un consenso”, comentó.

Durante semanas, opositores a Martelly han realizado protestas callejeras en la capital y han acusado al presidente y a su familia de corrupción. Las manifestaciones han adquirido un tono más agresivo en los últimos días y algunos manifestantes están llamando a una guerra civil.

El lunes fue el quinto aniversario de un devastador terremoto que mató a decenas de miles de personas en Puerto Príncipe. Muchos haitianos aún están sin hogar.

El domingo, cuando aún se sostenían negociaciones, la embajada de Estados Unidos en Haití emitió un comunicado para manifestar su respaldo a Martelly.

No está claro cuándo se podrán celebrar nuevas elecciones legislativas y municipales.

El martes, la ONU llamó a todas las partes a “organizar, tan pronto como sea técnicamente factible, elecciones inclusivas, justas, transparentes y equitativas en el 2015”.

Haití tiene contemplado celebrar elecciones presidenciales a fin de año.

El País