Nuevo ministro de Gobierno rechaza regreso de la DEA en lucha anti-droga

El nuevo ministro de Gobierno de Bolivia, Hugo Moldiz, descartó de plano el domingo la posibilidad de que la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) vuelva a participar en la lucha antinarcóticos boliviana, mas consideró echar mano a la cooperación de la potencia septentrional en la materia.

“No es necesario de que la DEA vuelva para llevar a delante la lucha contra el narcotráfico y consolidar esa lucha”, dijo al tiempo de referirse a la encaminada regularización de las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos.

Periodista y abogado, Moldiz, que el viernes último asumió el despacho de interiores, estimó empero la eventualidad de que, en cambio, Bolivia acepte el intercambio de información de la DEA.

“Sin que esté la DEA (en Bolivia) se pueden establecer mecanismos de cooperación y de intercambio de información que puede al mismo tiempo de la responsabilidad compartida darle instrumentos a Bolivia para golpear más duramente al narcotráfico y esperando que esa información de Bolivia ojalá le dé a los Estados Unidos la decisión de golpear duramente al narcotráfico, que es lo que está faltando”, afirmó.

Moldiz, opositor a las políticas de Washington, insistió en que Washington debería desplegar una estrategia de interdicción efectiva para contrarrestar la demanda en el territorio de su jurisdicción.

“Se exige mucho a países como nosotros una lucha contra el narcotráfico, se hace mucho énfasis en la oferta (mas) no se hace énfasis en la demanda en los grandes económicos altamente industrializados”, dijo en declaraciones al programa dominical El Pueblo es Noticia de la radio y televisión estatales.

Morales expulsó DEA y cesó las operaciones de USAID, la agencia de desarrollo de Estados Unidos, en Bolivia, entidades a las que acusó de conspirar a mansalva contra su gobierno.

Luego que Morales prescindiera por complejo de la DEA en la lucha antidrogas criolla, la administración Obama y antes de su predecesor George W Bush, no ha dejado de “descertificar” la política antinarcóticos de La Paz.

La lucha antidrogas autónoma del gobierno de Morales, que entre 2006 y 2014, ha promovido el decomiso de 231 toneladas métricas de cocaína de alta pureza, frente a 67 toneladas confiscadas entre 1998 y 2005, además de la destrucción de poco menos de 76.000 hectáreas de coca ilegal y excedentaria destinada a la fabricación de droga, ha sido reconocida por la Organización de Naciones Unidas, la Unión Europea, la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe y la Unión de Naciones Sudamericanas, a despecho de la unilateral certificación o descertificación de Washington.

ABI