Puerto Rico: destacan beneficios de los acuerdos firmados con República Dominicana

Los acuerdos firmados entre los gobiernos de Puerto Rico y la República Dominicana beneficiarán a ambos países, apuntó a preguntas de este semanario, el economista, Santos Negrón Díaz.

La firma de acuerdos en materia comercial, educación, salud, seguridad y otras áreas sociales, entre el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla y el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, quien viajó a la Isla, se produjo el pasado martes 13 de enero de 2015. Los acuerdos de materia comercial también fueron suscritos por José del Castillo Savinñon, del Ministerio de Industria y Comercio (IMIC) de RD y por Alberto Bacó Bagué, del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) del Estado Libre Asociado de Puerto Rico (ELA).

Sobre el potencial de ambos países en materia económica, Negrón Díaz señaló que en el caso de la República Dominicana, se le abre una amplia gama de oportunidades que van desde el mejoramiento de recursos humanos en campos tecnológicos y de educación superior hasta la posibilidad de aprovecharse de que la ubicación en Puerto Rico de las fases finales de producción en la manufactura permitirá que las empresas dominicanas puedan colocar sus productos en el mercado de Estados Unidos con mayor efectividad.

Por parte de Puerto Rico, describió que la Isla verá ampliadas sus posibilidades de exportación al mercado dominicano de diversos productos manufacturados y de una amplia gama de servicios profesionales, incluyendo servicios financieros y fases avanzadas de la banca y del mercado de inversiones.

Sobre las particularidades económicas que tiene Puerto Rico en estos momentos, el veterano economista puntualizó que precisamente la economía de Puerto Rico necesita ampliar sus exportaciones de bienes y servicios para fortalecer su base productiva y hacerla más estable y sostenible. “El mejoramiento y profundización de la relaciones comerciales de Puerto Rico con República Dominicana, un proceso que es válido por sí mismo y hace justicia a la tradicional hermandad entre ambos pueblos, le sirve a Puerto Rico como fundamento y base experimental para futuras interacciones con Cuba y para afinar la efectividad de los acuerdos que han estado desarrollando con Perú y otros países latinoamericanos”, describió.

En tanto, sobre las circunstancias económicas de la República Dominicana, Negrón Díaz apuntó que la economía de ese país ha logrado avances significativos en sus volúmenes agregados de producción y empleo y busca hacer más efectivo el acceso de sus productos al mercado de Estados Unidos. “De igual modo, necesita dinamizar sus bases educativas al nivel universitario, fortalecer el dominio del inglés, refinar su cultura financiera y profundizar y ampliar sus mercados de capital, dimensiones en las cuales Puerto Rico puede aportar significativamente”, aseguró.

Negrón Díaz coincidió en que “definitivamente” acuerdos como los firmados se debieron haber hecho antes. En su lugar, reconoció que “Puerto Rico estuvo inmerso en una fase de su desarrollo en que todos los esfuerzos se concentraban en la atracción de empresas manufactureras que orientaban su producción al mercado de Estados Unidos, le había dado poco prioridad al Caribe, su contexto inmediato y altamente promisorio. Pero la coyuntura actual, de crisis estructural y caída significativa de la base manufacturera, obliga a buscar nuevos horizontes y campos de acción, nuevos mercados para nuestros productos (en toda la gama, desde la manufactura hasta los servicios profesionales)”.

Al reiterar que con los acuerdos se abre un mundo de oportunidades para ambos países y aunque en la primera fase se ha recalcado en las áreas de salud, educación y turismo, la agenda es mucho más amplia y ambiciosa, por lo que la forja de alianzas estratégicas entre empresas de República Dominicana y Puerto Rico se puede diversificar en múltiples esferas de la acción económica.

Claridad