Puerto Rico: entra en vigor este año la nueva Ley Electoral

Los partidos políticos del País comenzarán próximamente a engrasar su maquinaria electoral de cara al nuevo ciclo eleccionario que comienza a finales de este año con la radicación de candidaturas de los aspirantes a los diferentes puestos electivos.

El período electoral conducente a los comicios generales de noviembre de 2016 se regirá por la nueva “Ley Electoral del Estado Libre Asociado” (Ley 239-2014), también llamada reforma electoral, y se caracterizará por ser más breve que el del cuatrienio anterior, pues el proceso para presentar las candidaturas abrirá el 1 de diciembre, y no en octubre. De igual forma, las nuevas disposiciones que aplicarán establecen que las primarias se celebrarán el primer domingo de junio del 2016, y no en marzo de ese año, como había sido hasta ahora.

Para el comisionado electoral del Partido Popular Democrático (PPD), Guillermo San Antonio Acha, los cambios aprobados en el nuevo estatuto no solo conllevarán un menor gasto público, sino que permitirán que los funcionarios electos se enfoquen por más tiempo en la gestión pública sin la presión electoral, y que los aspirantes puedan seguir más tiempo en sus puestos de trabajo antes de entrar de lleno en la contienda política.

“Se atrasan un poco (las primarias) porque la idea es reducir las campañas electorales para que estén todas concentradas en el año electoral, para que Puerto Rico no tenga que estar sumido en campañas. Con eso, se le hace justicia al candidato porque el candidato que radica candidatura tiene que renunciar a su trabajo y sus compromisos, y año y medio de esa carga es muy oneroso”, manifestó San Antonio Acha a este medio.

“Con eso, se reduce lo que se gasta y se es más eficiente… Unas campañas más cortas deben significar menos recursos invertidos de tiempo, de esfuerzo y de dinero, y más tiempo para que los políticos gobiernen y ayuden a la solución de los problemas”, abundó el funcionario del PPD.

La ley que remplazó el “Código Electoral de Puerto Rico para el Siglo XXI”, entre otras cosas, altera el proceso de escrutinio general de las primarias de los partidos políticos, la inscripción de electores, establece requisitos adicionales para regular el voto adelantado y modifica algunos asuntos administrativos de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE).

Asimismo, faculta a la CEE para impulsar el escrutinio electrónico, e incluso el voto electrónico, y establecer las garantías necesarias para su implementación efectiva.

La nueva ley fue firmada por el gobernador Alejandro García Padilla el pasado 22 de diciembre, y la CEE tiene seis meses a partir de entonces para revisar los reglamentos necesarios para que entre en vigor y atemperar la reglamentación existente que requiera ajustarse a las nuevas disposiciones.

Además, la presidencia de la CEE, puesto que hoy ocupa de forma interina Liza García Vélez, tendrá hasta 120 días para presentar ante la Asamblea Legislativa y el gobernador un estudio sobre los posibles usos que se les puede dar a las Juntas de Inscripción Permanente (JIP) durante los años no electorales para que se empleen como centros de servicios a la ciudadanía.

Sobre la votación de los electores encamados que no pueden llegar a los colegios de votación, proceso que durante las pasadas elecciones fue denunciado por actos fraudulentos, la nueva ley señala que se les requerirá una certificación del médico de cabecera sobre la condición de salud, y el proceso será supervisado por la Junta Administrativa del Voto Ausente (JAVA) y coordinado por la JIP. El voto adelantado comenzará 10 días antes de los comicios generales, y culminará al menos un día previo al evento electoral.

El voto adelantado será administrado por una Junta de Balance Electoral, que cotejará la identidad del elector, que las papeletas se reciban en blanco y que el elector ejerza el voto de forma independiente y secreta. Mientras, la junta del colegio de votación deberá garantizar que el elector tiene capacidad para consentir y ejercer su derecho de forma secreta.

De otra parte, la CEE deberá establecer mediante reglamento un sistema para que los electores inscritos puedan reactivarse si no participaron en las pasadas elecciones, y también tendrá que establecer mecanismos adecuados para que se puedan transferir las inscripciones de votantes de un precinto a otro, o de una unidad electoral a otra, cuando el elector se haya mudado. Una serie de irregularidades en estos trámites dieron base a las acusaciones en los casos de fraude en Guaynabo y Cataño.

La Ley 239-2014 también redefinió lo que es la papeleta mixta, y estableció que para ser clasificada como tal “deberá tener una marca válida bajo la insignia de un partido político y, además, marcas válidas fuera de dicha columna por uno o más candidatos por los cuales el elector tiene derecho a votar de otro partido político, candidato independiente o escribiendo el nombre o nombres de otros bajo la columna de nominación directa”.

El antiguo estatuto ordenaba que, en este tipo de votaciones, apareciera una marca, al menos, en alguno de los candidatos bajo la insignia por la cual se votó.

San Antonio Acha ha afirmado que la implantación del escrutinio electrónico es un asunto prioritario en la agenda de la CEE este año. Sobre ese tema, la nueva ley señala que la agencia deberá explicar a la ciudadanía como mínimo 12 meses antes de las elecciones cómo funcionará el nuevo sistema.

La Oficina de Gerencia y Presupuesto deberá asignar todos los fondos necesarios para la adopción del mecanismo. También se desarrollarán programas educativos en lugares públicos, escuelas, universidades y centros comerciales para que las personas se relacionen con la nueva tecnología.

Primera Hora