Según la Cepal, igualdad puede aumentar la autonomía económica de mujeres en América Latina

La igualdad de género debe impregnar la agenda post 2015 de forma transversal, que permita, entre otros retos, aumentar la autonomía económica de las mujeres, dijeron en Santiago representantes de la Cepal y de los Gobiernos de Chile y de Noruega.

“La agenda post 2015 tiene el desafío no solo de lograr que más mujeres ingresen al mundo laboral, sino también que se incorporen a sectores de la matriz económica que han sido tradicionalmente masculinos”, afirmó la ministra del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), Claudia Pascual,

Pascual, que participó junto a la embajadora de Noruega en Chile, Hege Araldsen, y el exministro de Comercio e Industria de Noruega Ansgar Gabrielsen en un diálogo de alto nivel sobre la autonomía económica de las mujeres, destacó que el acceso a un trabajo de calidad constituye uno de los cinco ejes de la agenda de género diseñada por el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet.

En el encuentro, que se celebró en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), participaron también el Director de la División de Planificación de Programas y Operaciones de ese organismo, Raúl García-Buchaca, y la Directora de la División de Asuntos de Género, Sonia Montaño.

El diálogo “Desafíos para la igualdad. La autonomía económica de las mujeres en la agenda de desarrollo post-2015: construyendo nuevas respuestas desde América Latina y Europa” se enmarca en los debates sobre la nueva agenda que debe tomar el relevo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), una vez que expire este año el plazo fijado para su cumplimiento.

En este contexto, se han propuesto 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), uno de los cuales está consagrado a lograr la igualdad de género y la autonomía de todas las mujeres y las niñas.

“La igualdad de género y la autonomía económica de las mujeres deben estar en el centro de la agenda de desarrollo”, manifestó durante su intervención García-Buchaca.

Afirmó que casi una de cada tres mujeres (30,8 %) en América Latina no cuenta con ingresos propios, y de ellas el 51,6 % se debe a que tiene que atender tareas domésticas y de cuidado.

Esta situación redunda en una feminización de la pobreza: por cada 100 hombres pobres, hay 117 mujeres en esa situación.

En este sentido, la ministra Pascual, indicó que la tasa de participación laboral femenina en Chile se situó a mediados de 2014 en 48,6 %, mientras que, según datos de la Cepal, en América Latina alcanza un promedio de 52,8 % y en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), de 63,8 %.

Además, la mayoría de las trabajadoras chilenas está ocupada en sectores que ofrecen empleos de menor calidad y protección social, apuntó.

Por su parte, la embajadora de Noruega en Chile, Hege Araldsen, coincidió en que “el acceso de las mujeres a puestos de trabajo dignos, la equidad salarial, el reparto equitativo de las tareas domésticas, la igualdad de derechos a la propiedad, a la tierra y a la herencia, y el derecho a participar plenamente en la política y en la economía son elementos que deben figurar prioritariamente en la agenda post2015”.

Como ejemplo de políticas públicas que impulsan la paridad, el exministro de Comercio e Industria de Noruega, Ansgar Gabrielsen, detalló cómo su país se convirtió en 2003 en el primero del mundo en imponer una cuota de género que obliga a que el 40 % del directorio de compañías que cotizan en bolsa esté integrado por mujeres.

Cuando se aprobó la ley, la participación femenina en ese escalafón estaba en niveles de 7 %.

En esta línea, la Directora de la División de Asuntos de Género de la Cepal, Sonia Montaño, indicó que se ha constatado que muchas mujeres latinoamericanas, incluso con elevada formación y altos recursos económicos, no pueden ingresar al mercado laboral porque tienen que atender tareas domésticas.

Asimismo, demandó un reparto equitativo de estas labores y una redistribución de los beneficios de la protección social.

Según apuntó, el trabajo doméstico no remunerado puede llegar a representar entre 23 % y 36 % del producto interior bruto (PIB) de los países de la región.

Caracol