Argentina: organizaciones sociales y de DDHH marcharon exigiendo justicia por la muerte de un joven detenido por la policía

Miles de personas junto con organizaciones estudiantiles, de derechos humanos y sociales se movilizaron en distintos puntos del país por el asesinato de Ismael Sosa. En Córdoba, San juan, Mar del Plata, Mendoza y Buenos Aires el reclamo fue el mismo: el esclarecimiento del homicidio del joven de 24 años que junto a su novia había viajado a Villa Rumipal, Córdoba, para presenciar un recital de la banda de rock La Renga. Testigos afirman que la última vez que lo vieron, la policía lo golpeaba y lo llevaba detenido. Dos días después su cuerpo fue encontrado en el Embalse Río Tercero. Fuerte sospechas indican que es otra víctima de los 4.321 asesinados por el aparato represivo argentino desde el inicio de la democracia.

Así comenzaba el comunicado que familiares y amigos realizaron para la convocatoria a la movilización del lunes a las 19hs: ”La familia del rock, está aquí presente. Agrupaciones de todo tipo y color, están acá. Gente suelta, movilizada, harta. Presentes y apoyando a una familia que lucha por saber la verdad. Ismael Sosa: La inmensa mayoría de los que estamos acá, no te conocimos. Y no nos hace falta conocerte para pedir que se haga justicia”. En este clima, desde las 18 comenzaron a congregarse manifestantes en la plaza del Obelisco porteño que reclamaban por el joven que aparecio ahogado en el Embalse Río Tercero. Todos expresaban lo que testigos afirmaban ver visto aquel día 24 de enero: un pibe detenido por la policía y salvajemente golpeado. Este asesinato refresca la memoria de los otros tantos casos de “gatillo fácil” que ocurrieron en parecidas circunstancias.

La movilización desarrollada a la casa de Córdoba tuvo momentos emotivos“Ese día se percibía en el aire, el clima”, decía una amiga de Ismael. Otro de sus amigos señalo que “Ismael era una gran persona, un alma gemela” , “no queremos que esto vuelva a pasar”. Entre cantos y llantos la madre de Ismael dijo, “No voy a parar hasta que se haga justicia”.

Entre los oradores estuvo presente el padre de Rubén Carballo, quien señalo la corrupción que también asesinó a su hijo de 17 años durante un recital de Viejas Locas: “toda la Juventud nos apoyó, tenemos que garantizar que la juventud no se la asesine, toda la policía está implicada. Nosotros no podemos solventar una defensa, no nos dan recursos pero seguimos y no nos vendimos, y seguimos luchando, somos muertos en vida por lo que nos hicieron”, “tarde o temprano el pueblo va a hacer justicia”.

Luego un amigo de Luciano Arruga manifestó: “extraño a Luciano, Luciano se negó a robar para la policía, hoy estoy muy triste, vivimos mucho tiempo juntos. Nadie dio respuesta a nada pero en la lucha el destacamento se convirtió en un centro para la memoria, Luciano seguirá viviendo, como también Ismael y seguimos presentes para la resistencia junto a la familia y nunca le daremos la espalda”.

También tomó la palabra Carla Lacorte: “Yo soy víctima del gatillo fácil y a veces digo que soy la única víctima de gatillo fácil que está viva, pero estoy viva porque sigo luchando coordinando con los otros familiares, yo estoy en sillas de ruedas desde hace 14 años por un oficial de la bonaerense. Así como mataron a Bulacio en los 90 y matan a un pibe cada 28 horas, hay en democracia 4300 asesinados y 2778 asesinados por las distintas fuerzas represivas en esta década ganada, esta policía es la misma q reprime a los trabajadores que salen a luchar por su trabajo…”. “El tipo que me dejó en sillas de ruedas cuando volvía de la facultad, recién después de 13 años logramos llevarlo preso y eso se logró gracias a ningún juez, ni un Gobierno, fue por la coordinación, por la movilización independiente de los gobiernos patronales…”

Otra oradora fue la madre de Jonathan ” Kiki” Lezcano, “Kiki”, también de 17 años: “Soy la mama de kiki Lezcano asesinado en el 2008, nosotras las madres nos volvemos fieras en luchar por nuestros hijos y salimos a luchar. Ni el odio ni el rencor me van a ganar, es largo el camino, es larga la lucha…”. Como tantos otros familiares de víctimas todos se solidarizaron y se comprometieron a seguir el reclamo.

Luego hablaron familiares de Franco Zárate, el joven boliviano asesinado por un kiosquero, “se tiene que terminar el racismo que señala a cualquier extranjero como delincuente, estos chicos tienen un futuro y se lo han quitado”. La familia pidió apoyó a todas las organizaciones sociales.

Familiares anunciaron que este jueves 5 de febrero convocan nuevamente a las 19 horas en el mismo lugar (Obelisco) para volver a realizar una movilización por continuar con la buscada de esclarecer el hecho.

AnRed