Puerto Rico: mensaje del gobernador García Padilla sobre la reforma contributiva

161

Compatriotas,

Gracias por permitir dirigirme a ustedes para dialogar sobre un problema que perjudica a nuestra gente trabajadora.

Y es que el gobierno se trata, al fin y al cabo, de esforzarnos para corregir lo que está mal, para combatir lo que es injusto. Hoy quiero hablarles del actual sistema de contributivo. Tenemos un sistema que penaliza el trabajo y la productividad, mientras premia la evasión. Es ineficiente e injusto. El sistema actual castiga a la clase media y pobre asalariada, que trabaja duro para mantener a su familia, imponiéndoles a ellos el mayor peso.

Miren, solamente unas 12,000 personas, menos del 1%, informan ingresos de más de $150,000 al año. Bajo el sistema actual, los profesionales reportan, en promedio, un ingreso neto de $16,500, incluyendo médicos, abogados e ingenieros. Es decir, que nuestro sistema permite que, en promedio, algunos profesionales reporten a Hacienda menos que los maestros, enfermeras y policías. Eso contrasta con los carros y casas de lujo que vemos en nuestras calles. En otros extremos, hay empresas que no pagan el IVU por la pintura de sus facilidades, diciendo que es parte de la materia prima de su gestión. El juego de las deducciones para evadir, es patético.

De tiempo en tiempo, a este sistema se le han puesto parchos, pero ninguno de esos parchos ha resuelto el problema. Como he dicho, no vine a posponer los problemas; vine a resolverlos. No vine a poner parchos.

Por eso, cuando asumí la gobernación ordené la contratación de la firma con mayor experiencia en contribuciones en los Estados Unidos. La encomienda fue que estudiaran nuestra realidad y recomendaran como distribuir mejor la carga y hacer justicia contributiva, al tiempo que se estimula el desarrollo económico.

El sistema actual impide el desarrollo económico porque pone la carga sobre los hombros de los trabajadores. Más del 80% de los que pagan planillas son personas de la clase trabajadora, que no

tienen forma de ocultar sus ingresos ni de darle rienda suelta a la imaginación para inventar exenciones y evadir. El que unos paguen correctamente y otros no, es una injusticia en tu contra tiene que debe terminar ya.

En el día de mañana, estaré presentando a la Asamblea Legislativa, no una reforma contributiva, sino un sistema nuevo. No más parchos. Bajo este sistema, ninguno de ustedes pagará ningún tipo de contribución sobre su ingreso hasta $40,000 por persona, u $80,000 por pareja. Esto es, más de 850,000 contribuyentes, no pagarán contribución sobre ingresos. Eso quiere decir que lo que se te deduce de la quincena para enviarlo a Hacienda, se va a quedar en tu cheque. Este abril, ustedes, la mayoría –la clase media– van a rendir planilla por última vez.

El resto de los contribuyentes verán, todos, una reducción en las contribuciones que paga. Igualmente, las corporaciones verán una reducción en su tasa efectiva contributiva. Además, propongo que tres veces al año, los que ganan $35,000 o menos, reciban un cheque adicional de reembolso por lo que han pagado de impuestos en sus compras. A los que ganan $20,000 o menos, los más pobres, se les rembolsará el 100%. Propongo que estén excluidos de todo tipo de tributo tus medicinas recetadas, los alimentos que preparas para tu familia y el salario de la inmensa mayoría de los trabajadores. Igualmente, la renta residencial privada y la educación pública.

Propongo eliminar el IVU y, por tanto, el IVU loto. De unos 190 países en el mundo, alrededor de 160 han ido cambiando de sistemas que, como el actual aquí, castigan la productividad y premian la evasión, a sistemas donde tributa el valor añadido, que conocemos como IVA. Es un sistema probado en 160 de 190 países. Puerto Rico se unirá a la corriente mundial con un sistema diseñado para fomentar la productividad y atacar la evasión. Es un sistema más fácil de fiscalizar porque la responsabilidad deja de recaer en más en un millón de contribuyentes y pasa a los importadores de bienes, de los cuales, solamente 220 importan el 75% de lo que entra al país. Es un sistema que, junto a la considerable baja en las tasas contributivas, permitirá que salgas mejor.

Lo distinto es que, en este nuevo sistema, vamos a pagar en la medida en que consumimos más no en la medida en que trabajamos.

Propongo eliminar permanentemente la patente nacional. Así, reducimos aún más el costo de

hacer negocio en Puerto Rico y atajamos los argumentos inflacionarios.

Puertorriqueña, puertorriqueño: por fin tendremos un sistema donde la clase media no lleva la mayor carga. Es un sistema que va contra el evasor, no contra el que se gana su salario con dignidad, con esfuerzo, con trabajo. Cada cual decide cuánto paga de contribuciones.

Además, esto nos permite proyectar los ingresos del país hacia el futuro, para tener la certeza de que podremos pagar los gastos recurrentes con dinero recurrente, tomar menos dinero prestado y pagar la terrible deuda que otros gobiernos tomaron sin tener con qué pagar. Para que tengas idea, 4% del IVA, una cuarta parte de ese impuesto, será necesario para pagar la deuda del gobierno anterior solamente.

En fin, propongo un nuevo sistema, con menos contribuciones sobre ingresos, que ataca al evasor, que quita el peso de la carga a la clase media trabajadora y a la clase pobre, y donde cada cual decide cuánto paga de acuerdo a cuánto gasta. Un nuevo sistema que nos permite poner la casa en orden, atendiendo con sensibilidad a los que más necesitan; donde el que puede menos paga menos y el que puede más, paga más. Un sistema nuevo, que nos garantice los ingresos para las necesidades futuras y para las deudas pasadas. Un sistema justo.

Hay quienes me señalan por no vivir la vida culpando el pasado o por ser demasiado optimista con el futuro. Quizás tengan razón, pero es que yo no vine a culpar el pasado. Vine a enfrentar los problemasaunque sean heredados. No buscando excusas sino soluciones. Son problemas que no se crearon de la noche a la mañana, ni se resuelven de la noche a la mañana, pero vamos viendo resultados. Seguimos bajando el crimen y el plan para el desarrollo económico ha logrado reducir el desempleo y aumentar el número de personas trabajando en la empresa privada. La agricultura, el turismo, las ventas al detal y la manufactura siguen creciendo. Sobran los ejemplos como Lufthansa, y el núcleo de desarrollo aeroespacial que hemos creado; y las expansiones en la informática y en las farmacéuticas y en los equipos médicos. Esos son datos reales. Irrefutables. No es optimismo. Son hechos.

Sé que hay otros sectores que continúan rezagados, sé que falta mucho por hacer. En esa tarea todos somos indispensables. Juntos, lo haremos.

Que Dios te bendiga y que bendiga a Puerto Rico.

El nuevo día

Más notas sobre el tema