A una semana de las elecciones, el Tribunal Electoral aún no dio resultados definitivos

39

Se cumplió una semana de realizadas las elecciones para alcaldes y diputados en El Salvador, pero en la medida que pasa el tiempo la incertidumbre se agiganta ante la ausencia de resultados del conteo de las votaciones, mientras los líderes de los partidos políticos de oposición piden abrir las urnas y hasta repetición del evento electoral.

Otros defienden la situación actual, como si sólo sus resultados fuera la gran conveniencia para la democracia en este país tan eternamente convulsionado, tal como lo evidencias casi todos los analistas y observadores locales y externos.

“En otras circunstancias los militares ya hubieran dado un golpe de estado; por suerte ahora todo hay que solucionarlo pacíficamente”, aseguró Moisés Rosales, un comerciante del centro de San Salvador, preocupado por el mar de dudas que está dejando la problemática de los fallos tecnológicos y digitales que no permitieron que se conocieran públicamente los resultados en las primeras horas después de celebrados los comicios.

A los fallos técnicos se han unido las constantes denuncias de partidos de oposición sobre supuestas irregularidades en las actas de escrutinio.

De acuerdo a las demandas, en algunas actas se han registrado hasta 800 votos, cuando el número máximo es de 500 por paquete electoral, pero algunas llegan a tener hasta el doble de esta última cantidad. En otros casos los votos cruzados no estarían reflejados en las actas.

Ante esto, en las últimas horas hasta el cuerpo diplomático acreditado en San Salvador se han hecho presentes en las instalaciones del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO), donde el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha instalado su cuartel general en el que se controlan los conteos de las votaciones para elegir a 84 diputados nacionales, 20 diputados del Parlamento Centroamericano (Parlacen) y 262 alcaldes.

“Nosotros estamos observando el proceso de cerca”, dijo Maricarmen Aponte, embajadora de Estados Unidos en El Salvador, quien reiteró que a Washington lo que le interesa es que las elecciones sean “creíbles y legítimas”.

Al respecto, el presidente del TSE, Julio Olivo, confirmó en una de sus últimas intervenciones ante medios de comunicación que el proceso de escrutinio continúa sin mayores sobresaltos y aseguró que los primeros resultados de los diputados al Parlamento Centroamericano (PARLACEN) se tendrían a inicios de la próxima semana.

Según datos del TSE, de un total de 92 actas procesadas para el PARLACEN, el partido ARENA se ubicaría en el primer lugar con el 44.81%, el FMLN en segundo con el 42.17 por ciento, GANA con el 5.02 por ciento, PCN con 3.55 por ciento y el PDC con 2.66 por ciento.

No obstante, para culminar la primea fase del escrutinio enfocada en los diputados al PARLACEN , aún faltarían más de 10 mil 500 actas sin escrutar. Departamentos como Cabañas, Ahuachapán y San Vicente aún siguen sin enviar actas para el escrutinio

Por otra parte, pese a que no hay datos oficiales, ya se trazan proyecciones acerca de la composición del parlamento salvadoreño. De acuerdo a diferentes análisis, el legislativo estará dominado por una alianza derechista encabezada por Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que tendría hasta 36 curules; Frente Farabundo Martí (FMLN), 30; GANA, 11; PCN, cinco; PDC, uno; y el último curul se lo disputan los minúsculos partidos.

Así las cosas, el gobierno perdería la mayoría simple de 43 diputados que tenía con los votos de FMLN y GANA; esa mayoría la dominaría ARENA, si el escrutinio final lo confirma, quizás en una semana o más.

 Los militares quedarían fuera

Cuatro altos ex oficiales del ejército se postularon como candidatos a diputados; dos por ARENA y dos por el Partido de Conciliación Nacional (PCN), pero ninguno aparece como triunfador en los listados que dichos partidos divulgan.

Los ex generales Orlando Zepeda y Ernesto Vargas, postulados por ARENA, tuvieron gran protagonismo durante la guerra civil (1980-1992); Zepeda es incluso reclamado por la justicia española por el presunto asesinato de cinco sacerdotes jesuitas (de seis víctimas), masacrados en 1989. Los otros postulados por el PCN son los ex coroneles Oscar Armando García y Antonio Almendáriz, éste último vinculado presuntamente al asesinato de una enfermera española en un campamento de la guerrilla.

Contrapunto

Más notas sobre el tema