El Gobierno presenta ante la ONU sus logros en la lucha antidrogas

39

Una misión presidida por el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, partió ayer a Viena para exponer ante la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas los resultados de la lucha antidroga en el país.

La 58 sesión de la Comisión empezará hoy y se desarrollará hasta el 17 de marzo próximo.

Bolivia rendirá este nuevo examen en medio del escándalo que desató en el país la detención del excomandante policial Óscar Nina y su familia por presunta legitimación de ganancias ilícitas provenientes del narcotráfico, y las declaraciones del exjefe quien vinculó a los exministros de Gobierno Sacha Llorenti y Alfredo Rada, y al actual viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, con sus operaciones.

La Comisión de Estupefacientes se reúne cada año en Viena para revisar los progresos realizados por los Estados miembros y tomar decisiones sobre el sistema mundial de control de drogas, el programa de trabajo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) y la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).

Antes de emprender viaje, Moldiz dijo que, luego de la expulsión en 2008 de la Administración para el Control de Drogas de EEUU (DEA, en inglés),  al “haber nacionalizado la lucha contra las drogas”, Bolivia ha “sobrepasado las expectativas internacionales” en los resultados obtenidos.

Destacó que durante el Gobierno del presidente Evo Morales, que comenzó en 2006, se registró un mayor número de presos por narcotráfico que en el período de sus antecesores “neoliberales”.

También destacó la reducción de los cultivos ilegales de hojas de coca, materia prima para la cocaína, hasta 23.000 hectáreas, según el informe al respecto conocido de la Unodc, de mediados de 2014.

“Es el Gobierno, lo dice la JIFE,  lo dice las Naciones Unidas que más éxitos ha logrado en la reducción de cultivos de hoja de coca, en la interdicción y en el desarrollo  integral; no lo decimos nosotros”, precisó Moldiz, según el boletín de su despacho.

Desde 2009 hasta 2014, el Gobierno habría destinado 1.075 millones de bolivianos en el combate contra las drogas.

No obstante, el Gobierno de Morales ha reconocido que casi la mitad de plantaciones se destinan al narcotráfico y el resto a actividades legales como la industria de las infusiones o para la masticación o “acullico” de las hojas, un hábito de los indígenas, campesinos y mineros de Bolivia.

Bolivia eliminó el año pasado 11 mil 107 hectáreas de plantaciones de hoja de coca excedentaria y confiscó 192 toneladas de drogas en 12 mil 407 maniobras efectuadas a nivel nacional.

Según los reportes de la policía antidrogas, también en 2014, fueron detenidas 3.267 personas, decomisadas 26 aeronaves, destruidas 5.126 fábricas de cocaína y 73 laboratorios de cristalización de ese estupefaciente.

Moldiz viajó a Viena junto al viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, y al coordinador nacional del Consejo Nacional de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Drogas, Sabino Mendoza, según el comunicado.

Según la misma nota, la Comitiva presentará en la reunión de Viena “los éxitos alcanzados por el modelo boliviano en la lucha contra las drogas (que ha puesto en marcha) con el control social y el pleno respeto a los derechos humanos y medio ambiente.

Hacia la despenalización

Por primera vez, una oficina de la ONU sugiere la despenalización del consumo de estupefacientes. Se trata de un informe realizado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd), que será analizado por la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas el jueves 12 y viernes 13 de marzo en Viena, en un encuentro en el que se discutirá si se están cumpliendo los objetivos pactados en la declaración política de 2009, la cual buscaba eliminar o reducir considerablemente la oferta y la demanda de drogas hasta el año 2019, publicó ayer El Espectador de Colombia.

Según la publicación, tradicionalmente, el informe de la Onudd  buscaba defender el orden establecido internacionalmente.

“Esta vez, sin embargo, hace un viraje: dice que las políticas de drogas deben centrarse más en la salud que en la delincuencia y admite que deben reinterpretarse los tres tratados fundamentales que rigen la actual política global de drogas: la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, el Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971 y la Convención contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de 1988)”.

 

PARA QUIENES INCURRAN EN NARCOTRÁFICO

Quintana advierte con cárcel a servidores públicos

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, advirtió ayer con procesos, sanciones y cárcel, como corresponde, a aquellos funcionarios públicos que incurran en actos de corrupción o tengan vínculos con el narcotráfico.

“Los que tienen que ir a la cárcel irán a la cárcel, a los que se tiene que investigar se tendrá que investigar (…) Este es un Gobierno de transformación no solamente política, sino, también moral”, dijo el ministro de la Presidencia, en entrevista con los medios estatales.

Quintana realizó esos advertidos en alusión al caso del excomandante de la Policía Óscar Nina, investigado y arrestado la semana pasada por presunto enriquecimiento ilícito y vínculos con el narcotráfico.

“La guillotina tiene que ser filita para todos, no puede ser motosa para unos y filita para otros, hay que tenerla afilada para todos”, señaló.

El titular enfatizó que la política del país es de “caiga quien caiga” en la lucha contra esos flagelos y el Estado no permite encubrimiento ni impunidad para quienes incurran en ellos.

Quintana refutó una “campaña mediática” de la oposición para relacionar al Gobierno con las actividades ilícitas de Nina.

Consideró que los promotores de esas acciones tienen respaldo de Estados Unidos y buscan introducir ese argumento debido a la cercanía de las elecciones regionales del 29 de marzo, cuando emergerán los nuevos gobernadores, alcaldes, concejales y otras autoridades locales.

Asimismo, denunció que el ataque también proviene de algunos medios de prensa como la revista brasileña Veja y la cadena estadounidense Univisión, ambos financiados por fuerzas políticas de derecha.

“Están acostumbrados a hacer denuncias de opereta para favorecer a sus patrones, que les pagan para hacer shows políticos para atacar a los gobiernos de Bolivia, Venezuela, que son incómodos a Estados Unidos”, aseveró Quintana.

Después de la detención de Nina, a través de una teleconferencia, el exsenador Roger Pinto –asilado en Brasil– en la que le recordó al presidente Evo Morales que hace cuatro años le entregó documentos sobre la vinculación de altas autoridades del Gobierno –entre ellas Quintana– y la Policía (entre ellos Nina) con el narcotráfico, y que la respuesta a sus denuncias fue persecución y amenazas.

Quintana ayer vinculó a Pinto y al exprefecto de Pando, Leopoldo Fernández, con el narcotráfico, quienes dijo formaban parte de una estructura política que “protegía” a narcotraficantes en Cobija.

”Cuándo va a explicar Fernández su fortuna, cuándo va a explicar Pinto su fortuna, son fortunas alimentadas por el narcotráfico, por la corrupción y por el asalto a los bienes públicos”, señaló.

Los Tiempos

Más notas sobre el tema