Farc critican composición de Comisión Asesora: “Refleja la exclusión”

147

Las Farc expresaron su desacuerdo con la composición de la Comisión Asesora de Paz, creada la semana pasada por el presidente Juan Manuel Santos para que lo asesore y acompañe en la conducción de la última fase del proceso de negociación que se adelanta actualmente con las Farc en La Habana (Cuba). “Comisión Asesora es reflejo de la exclusión en Colombia”, tituló la guerrilla un comunicado dado a conocer ayer, en el que reconocen que si bien en un principio vieron con “expectativa” el anuncio del primer mandatario y vieron con buenos ojos que sectores que se han opuesto al proceso de paz formen parte de la Comisión, en ella no están los excluidos de siempre.

“Con excepciones destacables, ella (la Comisión) es un espejo de todas las formas de exclusión política y social que ha padecido Colombia a lo largo de su vida republicana. Debemos subrayar que es esa costumbre inveterada de la clase dirigente colombiana de excluir a los sectores populares de la representación nacional, la causa central de la violencia, de la pobreza y de la marginación social que ha padecido nuestro pueblo a lo largo de décadas”, expresó Pablo Catatumbo, uno de los negociadores de las Farc, encargado de leer el comunicado.

En este sentido, el movimiento guerrillero planteó varios interrogantes: “¿Por qué no hay en su Comisión Asesora voceros de la Cumbre Agraria, organización que representa al 80% del campesinado colombiano? ¿Por qué tan limitada representación del movimiento sindical, la ausencia del movimiento estudiantil, de las organizaciones étnicas, de las agremiaciones femeninas, de los ambientalistas o del Frente Amplio que lo ayudó a reelegir? ¿Por qué? En fin, la ausencia del país real que está esperando salir de sus largos años de soledad y olvido”.

 Aun así, las Farc consideraron que el hecho de que personalidades de la vida nacional que habían expresado resquemores e incluso franca oposición a los diálogos de La Habana —como el expresidente Andrés Pastrana o la líder conservadora Marta Lucía Ramírez—, hayan aceptado integrar la Comisión, es “una muestra fehaciente de que los anhelos de paz de todos los colombianos tienen la fuerza y la credibilidad suficiente como para que ningún sector de la vida nacional se quede por fuera de ella”. Las inquietudes del grupo subversivo encuentran piso en la historia. No es la primera vez que en Colombia se crea una comisión de esta naturaleza y la experiencia demuestra que sus resultados, por lo general, no han sido satisfactorios.

Un recuento histórico hecho por el médico y antropólogo Alberto Pinzón Sánchez, quien precisamente formó parte de la Comisión de Notables para los diálogos del Caguán en el gobierno de Pastrana, prueba que a lo largo de todos los procesos de paz en el país se han creado comisiones que han servido más para generar confusión e inoperancia. Y ese es el riesgo que corre ahora el presidente Santos.

El documento, presentado en el Encuentro Nacional por el Acuerdo Humanitario y la Paz en noviembre de 2009, trae varios ejemplos concretos. Como la Comisión de Paz creada por el presidente Julio César Turbay en 1981 y que entregó una recomendación para avanzar en un eventual entendimiento con el grupo guerrillero M-19. Al final no hubo entendimiento, las recomendaciones no fueron tenidas en cuenta y el órgano terminó disolviéndose. Una idea que retomó después Belisario Betancur, en 1982, y que le sirvió para abrir el diálogo con fuerzas políticas marginadas y que incluyeron a las Farc. Al final no fue una sino cuatro las comisiones de paz en su gobierno, y aunque no se consolidó la paz, se alcanzaron los acuerdos de La Uribe, que permitieron la creación de la Unión Patriótica.

En todos los gobierno sucesivos se designaron comisionados y se crearon consejerías para el tema. Incluso, Ernesto Samper le dio vida al Consejo Nacional de Paz, órgano que empezó a operar el presidente Andrés Pastrana para los diálogos del Caguán. Paralelo a esto, Pastrana creó el Frente Común por la Paz y contra la Violencia, integrado por Mario Uribe, entonces presidente del Congreso, además de Horacio Serpa, Ciro Ramírez, Luis Fernando Alarcón, Antonio Navarro, Samuel Moreno y Luis Guillermo Giraldo Hurtado. Lo cierto es que a pesar de todas esas comisiones de consulta, de los comités y de los comisionados, no pudieron ver la Colombia en paz que les encomendaron.

El espectador

Comisión de paz pide a Farc mapas de fosas comunes y desaparecidos

La idea es que la guerrilla de las Farc ayude a entregar mapas o indicaciones de lugares donde fueron sepultados civiles o militares caídos en combate durante estos años de conflicto y de los que no hay razón.

Según el copresidente de la comisión de paz, Roy Barreras, es necesario que quienes no saben nada de sus familiares tengan tranquilidad y certeza de su paradero, vivos o muertos.

“El paso siguiente después del tema del desminado será trazar una hoja de ruta para solucionar el tema de los desaparecidos en Colombia, sea cual sea el agente que los cometió guerrilla, paramilitares, delincuencia común o agentes del Estado.

Así como son importantes los mapas de desminado, los mapas de desaparecidos son indispensables para alcanzar La Paz”, añadió.

La Comisión iniciará una gira por diferentes ciudades del país para explicarle a la gente los recientes avances del proceso de paz.

Caracol

Más notas sobre el tema