Acercamiento con EEUU – Diario Opinión, Bolivia

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Aunque no hay fecha para la reposición de embajadores, la aproximación diplomática entre Bolivia y EEUU despierta la esperanza de ampliación de mercados y mayor integración.

El presidente Evo Morales se reunió con el encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos (EEUU), Peter Brennan. El hecho adquiere gran trascendencia porque el acercamiento diplomático se da varios años después de la expulsión de los embajadores de Estados Unidos, Philip Goldberg, y el de Bolivia, Gustavo Guzmán.

Aunque no se ha anunciado ninguna fecha para el restablecimiento de los embajadores, el encuentro fue calificado de auspicioso por ambas partes.

El mejoramiento de las relaciones bilaterales despierta grandes expectativas, sobre todo en el sector exportador. La ruptura de relaciones tuvo varios efectos negativos, entre ellos el cierre de un creciente mercado para textiles y otros productos, en el marco del acuerdo ATPDEA, por sus siglas en inglés (Andean Trade Promotion and Drug Eradication Act). El veto del mercado estadounidense ocasionó la quiebra de la fábrica de textiles Ametex y la formación de su sucesora Enatex, con alrededor de 1.600 trabajadores.

Pero, a pesar de la falta de embajadores, el comercio bilateral con Estados Unidos aumentó un 300 por ciento en el período 2006-2014, al pasar de un valor de 300 millones de dólares a 1.200 millones de dólares.

En promedio, el 14 por ciento de las exportaciones bolivianas va a Estados Unidos, que es el principal comprador de quinua y otros productos no tradicionales. Hasta junio de este año, el superávit comercial favorable a Bolivia fue de 155.3 millones de dólares.

En el primer encuentro Morales – Brennan se acordó priorizar el comercio bilateral, con el fin de acelerar la integración entre las dos naciones. EEUU encuentra en Bolivia mano de obra barata y la posibilidad de fabricar productos que demanda ese país, con la ventaja de una mayor proximidad que China, desde donde el costo de transporte es elevado.

En la agenda bilateral también hay temas de medio ambiente, educación, cultura, justicia y agricultura.

La aproximación entre EEUU y Bolivia se da poco después del restablecimiento de embajadas en Washington y La Habana. Es probable que también haya influido el cambio de la política estadounidense en la relación con Irán, tema ponderado por el presidente Morales.

La expectativa de Bolivia es que EEUU contribuya a la demanda marítima boliviana. Algunos expresidentes estadounidenses ya se pronunciaron a favor de la salida soberana al mar.

Otra de las esperanzas es que una mejor relación bilateral acelere la extradición del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada, aunque ese tema está en manos de la justicia estadounidense.

Desde el punto de vista de la población, persiste el deseo de no tener que sacar visa para visitar el país del norte.

Hasta 2008, las relaciones de Bolivia con EEUU estaban marcadas por la lucha antidroga, situación que cambió tras la salida de la DEA y la NAS (Sección Antinarcóticos).

Bolivia está cerca de iniciar una nueva etapa en la relación con Estados Unidos, en un contexto internacional diferente. La sumisión de la política boliviana a la política de Washington hasta 2008 trajo pocos beneficios al país.

Hoy Bolivia propugna un relacionamiento armónico y equitativo con todos los países, pero hay una mayor necesidad de restablecer relaciones diplomáticas plenas con EEUU por su alta gravitación económica y política en el continente y el mundo.

Opinión