Alivio momentáneo: Gobierno recibe 400 millones de dólares para cancelar deuda

El gobierno de Puerto Rico sigue buscando estrategias para evitar que la crisis económica los ahogue por completo, es así como lograron obtener 400 millones de dólares por la venta de Notas de Anticipación de Ingresos Contributivos, conocidas como “TRANs”, por sus siglas en inglés, lo que les permitirá aliviar la estrechez de liquidez o el flujo de efectivo de su Fondo General.

Asimismo, el Grupo de Trabajo para la Recuperación Fiscal y Económica ha sostenido 60 sesiones en la que identificaron 132 proyectos que permitirán generar un impulso en la economía.

Así lo anunció el ministro de la Gobernación, Víctor Suárez, quien detalló que algunas de estas iniciativas se convertirán en proyectos de ley y otras no necesariamente. Las mismas están incluidas en lo que catalogó como “14 estrategias principales” que se dividen en las tres grandes áreas: crecimiento económico y reformas estructurales; estabilidad financiera y reformas institucionales.

Sin embargo, los 400 millones de dólares obtenidos el pasado viernes salieron de TRANs internos a través de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE), la Administración de Compensación por Accidentes Automovilísticos (ACCA) y el Seguro por Incapacida No Ocupacional Temporal (SINOT).

Esa suma servirá para dar liquidez solo hasta noviembre, según estimó Suárez, por lo que la administración de Alejandro García Padilla sigue buscando otros 400 millones en TRANs.

El Gobierno del Estado Libre Asociado (ELA) de Puerto Rico negoció el financiamiento a una tasa de 6 por ciento y el pago se hará de la forma habitual del Fondo General cuando entren las contribuciones esperadas para la segunda parte del año fiscal.

“Las próximas dos semanas serán cruciales para tener un borrador de ajuste fiscal y económico”, dijo Suárez.

Sin embargo, todas esas medidas parecen insuficientes para cubrir la deuda pública de Puerto Rico, que asciende a 73 mil millones de dólares.

El ministro de Gobernación destacó que la intención de su Gobierno es saldar la deuda, pero el país tiene que renegociarla para cumplir con sus obligaciones.

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos, que mantiene a Puerto Rico bajo su dominio desde 1898, se negó a lanzar un rescate en medio de un anticipado naufragio económico

Puerto Rico es propiedad estadounidense pero no está integrada a sus leyes como un estado más, no forma parte de éste al momento de acceder a un recurso de la legislación federal, como declararse en bancarrota para obtener protección legal ante sus prestamistas, pese a que sigue subordinada a las políticas financieras de Washington.

TeleSur

Legislatura lista para aprobar fondos para el pago de deuda

El presidente del Senado Eduardo Bhatia aseguró el martes que la asamblea legislativa está lista para cualquier paso que pueda decidir hacer el ejecutivo.

“Nosotros estamos más que listos para cualquier solicitud de liberar fondos… cualquier solicitud de aguantar fondos, si es necesario. Pero, el primer paso quien lo tiene que dar es el ejecutivo porque es quien está en medio de esta negociación”, dijo Bhatia, quien recalcó que el ejecutivo debe mantener al legislativo al tanto de los progresos en la gestión de renegociación de la deuda.

Al final de la pasada sesión legislativa la legislatura creó un fondo para darle la flexibilidad al Ejecutivo para que pueda renegociar la deuda pública de la isla “sin tener las manos atadas”. Apoyados en ese recurso es que, según Bhatia, se inicia un proceso que estima debe durar unos seis o siete meses y en el cual el ejecutivo está negociando directamente los términos para el repago de la deuda. Pero recalcó que el principal negociador de parte del gobierno es el Banco Gubernamental de Fomento (BGF), representación del Ejecutivo.

Bhatia enfatizó en la necesidad de que la legislatura esté al tanto de que pagos han de emitirse en los próximos meses y cuáles han de posponerse como parte de un “plan fiscal”.

En lo relacionado a la culminación de la transacción de emisión de deuda a corto plazo (“Trans”), Bhatia señaló que ahora el gobierno dispone de los fondos necesarios para costear sus gastos recurrentes durante la primera parte del presente año fiscal, pero reconoció que existe un nivel de riesgo.

La nueva deuda debía venderse en el mercado de abierto de bonos, sin embargo, el degradado crédito de la isla en éstos mercados le ha hecho imposible al gobierno “flotar los Trans” en el mercado abierto de bonos, por lo que la transacción debió hacerse internamente involucrando algunas de los corporaciones públicas del estado. El presidente del Senado reconoció que existe la posibilidad de que la falta de efectivo en caja, por la que atraviesa el gobierno de Puerto Rico pueda afectar adversamente la salud fiscal de las corporaciones públicas a las que se les vendió esta deuda a corto plazo.

“La realidad es que la cantidad de flujo de dinero que ya está llegando nos indica que el país va a tener dinero… Yo no veo razón alguna para que no se haya podido coger prestado internamente… y me parece que es un riesgo de casi cero en este momento”, dijo Bhatia, quien además espera que no haya dificultades futuras para el pago inmediato de esta deuda durante el año.

Sobre el balance restante de más de 600 millones de dólares de la emisión original de los Trans el presidente del Senado señalo que aún está pendiente pero no anticipó dificultades para su consecución. Bhatia recordó que para garantizarla el gobierno está contando con el dinero adicional que se generará por concepto del aumento a 11.5 por ciento en el Impuesto sobre el Valor de Uso (IVU), el cual debe generar unos 450 millones adicionales.

Metro