Cancilleres de Venezuela y Colombia acuerdan acciones conjuntas para resolver la crisis fronteriza

Venezuela y Colombia acordaron este miércoles sumar esfuerzos para construir en conjunto una nueva frontera, donde la paz, el respeto y la producción sean sus cimientos fundamentales.

Este acuerdo se constituyó en la reunión que sostuvieron las cancilleres de Venezuela, Delcy Rodríguez, y de Colombia, María Ángela Holguín, en la sede alterna del Ministerio de Relaciones Exteriores colombiano, ubicada en Cartagenas de Indias.

Este encuentro se realiza luego que el pasado miércoles 19 de agosto el Jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, ordenara cerrar por 72 horas la frontera entre Venezuela y Colombia en el estado Táchira, después que ese día tres efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana resultaran gravemente heridos mientras cumplían funciones de seguridad contra el contrabando de extracción. El viernes 22 de agosto, la medida de cierre fue extendida de manera indefinida.

La zona fronteriza es afectada actualmente por prácticas paramilitares, y el contrabando de extracción de alimentos y de productos de la cesta básica venezolana hacia Colombia, que inciden negativamente en la vida económica y social de Venezuela.

En declaraciones para la prensa, la canciller Rodríguez mencionó que la necesidad de avanzar en la construcción de una frontera de paz radica en el origen histórico, de hermandad, que tienen ambos pueblos.

“Mas que una frontera nos une un tronco común, una historia de libertad común, de un libertador que compartimos: el Padre de la Patria Simón Bolívar. Y, en ese compromiso de hermanos venimos hoy y seguiremos trabajando para construir una frontera equilibrada, de paz, de estricto apego a la legalidad, donde no se impongan las mafias producto de la violencia, sino que se construya con el esfuerzo de los pueblos de nuestra frontera, con el intercambio comercial sano, mediante el intercambio de nuestros empresas productivas y no producto de flagelos criminales y de bandas delictivas”, subrayó la canciller venezolana.

Al respecto, la canciller de Colombia, María Ángela Holguín, expresó su deseo de acompañar la visión de paz expresada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y precisó que Colombia brindará toda su disposición para hacer de la frontera “una nueva frontera, productiva, donde sus habitantes le saquen el mejor provecho y no tengan ningún tipo de miedo”.

“Está todo el compromiso de nuestras fuerzas militares para trabajar en ello, para que dentro de muy poco tiempo demostrar que juntos sí podemos tener una frontera en paz, una frontera digna, en nuestros países”, afirmó.

Acuerdos

Como uno de los primeros pasos hacia la construcción conjunta de una nueva frontera binacional de paz, en la reunión de las cancilleres —quienes abordaron distintos tópicos, como el contrabando, narcotráfico y paramilitarismo— se convino convocar una reunión al ministro de Economía y Finanzas de Venezuela, Rodolfo Marco Torres, y al ministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas.

Entre los puntos a tratar en este encuentro destacan las acciones a tomar en función de combatir el contrabando de combustible de Venezuela hacia Colombia, así como el diferencial cambiario que ha sido utilizado como unos de los flancos de la guerra económica contra el pueblo venezolano.

La canciller Holguín manifestó que su país reconoce los daños que ha generado a la economía de Venezuela el contrabando de extracción de combustible y productos de la cesta básica hacia Colombia.

“Reconocemos el problema de las bandas criminales dedicadas al narcotráfico y al contrabando que afectan por igual a los dos países. El problema igualmente del precio del combustible, ese contrabando de combustible que desangra a Venezuela, el diferencial cambiario, la diferencia de precios que hay entre un país y otro, todo ha hecho que de esa distorsión se genere un contrabando que está haciendo un daño inmenso en Venezuela y que lo reconocemos”, expresó.

Se espera próximamente una reunión entre los ministros de Seguridad y Defensa de Venezuela y de la nación neogranadina, quienes deberán discutir acciones contra el narcotráfico y sobre las alianzas conjuntas, basadas en la cooperación judicial y policial en referencia al tema del paramilitarismo.

En ese sentido, la canciller venezolana solicitó a Colombia “el listado de los paramilitares desmovilizados para que podamos estrechar la labor conjunta, la cooperación judicial, la cooperación policial”.

Contra la guerra mediática

Las cancilleres también acordaron establecer mecanismos directos de comunicación para abordar el tema fronterizo, con el objetivo de que la verdad sea la que se imponga frente a las falacias de corporaciones mediáticas.

En la actualidad, en Venezuela viven más de 5 millones 600 mil ciudadanos colombianos, quienes han sido incluidos en el sistema de protección social del Estado venezolano que abarca programas que garantizan derechos de educación, salud, vivienda, alimentación, recreación, cultura, seguridad laboral y deportes para toda la población.

Sólo en los últimos nueve años, 800.000 ciudadanos colombianos han emigrado a Venezuela y además diariamente pasan 150.000 colombianos a este país, en busca de mejores condiciones de vida, lo que deslinda de la campaña mediática promovida por sectores de la derecha venezolana y colombiana que busca dibujar una imagen falsa sobre la realidad del país.

“Venezuela ha sido un espacio y una patria de cobijo para millones de ciudadanos colombianos, que ven en nuestra patria un espacio donde convivir familiarmente (…) Hemos podido desmontar una a una cada mentira que han sido difundidas por medios de comunicación irresponsables. En ese sentido, hemos hecho un llamado a que se atienda el tema mediático, y que establezcamos medios de comunicación directos y permanentes entre nuestros países para no dar cabida a la mentira mediática, a la dirección mediática en contra del pueblo de Venezuela, en contra del Presidente Nicolás Maduro, en contra de nuestro Gobierno y nuestro pueblo”, enfatizó la canciller de Venezuela

AVN

“Los problemas de Venezuela son hechos en Venezuela”: Santos

El presidente Juan Manuel Santos, aseguró este miércoles que “los problemas de Venezuela son hechos en Venezuela”, a raíz de la crisis fronteriza que ha dejado un millar de colombianos deportados tras el estado de excepción decretado el viernes por el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

“Los problemas de Venezuela son hechos en Venezuela, no son hechos en Colombia o en otras partes del mundo”, dijo Santos en un foro organizado por la Universidad de Los Andes en Bogotá, en el que también participan, entre otros, exmandatarios de Costa Rica, Laura Chinchilla, de México, Vicente Fox, y de Chile, Ricardo Lagos.

“El desabastecimiento en los almacenes, en los supermercados, es peor que en Kabul o que en Siria”, agregó Santos, en momentos en que continúa la crisis humanitaria en la frontera colombo-venezolana por la deportación, desde el pasado viernes, de más de un millar de colombianos residentes en ese país.

El viernes entró en vigor un estado de excepción de 60 días decretado por Maduro en un sector de la frontera entre ambos países, motivado por un ataque de desconocidos la semana pasada que dejó tres militares y un civil venezolanos heridos en la ciudad de San Antonio del Táchira durante una operación anticontrabando.

Maduro achacó entonces el ataque a “paramilitares colombianos” y, tras esta acusación, se produjeron deportaciones masivas de colombianos mientras otros intentaban atravesar la frontera esta semana con camas, neveras y diversos enseres a cuestas, por miedo a perder todo de ser expulsados por las autoridades venezolanas.

“Yo respeto el modelo de Venezuela en su parte económica y ellos deben respetar el modelo que tenemos nosotros”, añadió Santos este miércoles.

Considerado por la ONU como el segundo país con mayor índice de homicidios del mundo, Venezuela afronta una crisis económica con alta inflación, devaluación del bolívar y escasez de dos tercios de los productos básicos -muchos de los cuales tienen sus precios controlados-, mientras se desploman los precios del petróleo, del que el país es altamente dependiente.

El estado de excepción, que podrá ser prorrogado por 60 días más, prohíbe el porte de armas y permite a las autoridades realizar allanamientos e interceptar comunicaciones privadas sin orden judicial.

Este miércoles las cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y Venezuela, Delcy Rodríguez, se reúnen en Cartagena para tratar la crisis fronteriza. Ambos países comparten una frontera de 2.219 kilómetros.

El Espectador

Unasur pide a Venezuela suspender deportaciones de colombianos

El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, pidió este miércoles a Venezuela suspender de manera “inmediata” la ola deportaciones de colombianos que se suscitó tras el cierre de la frontera dispuesto por Caracas.

El expresidente colombiano expresó la intención del organismo de mediar entre ambos países, previo pedido de los gobiernos, a partir de la “inmediata suspensión de las deportaciones de colombianos”.

Además planteó “la creación de un mecanismo institucional para la defensa de los derechos de los deportados”, según un comunicado difundido en Quito, donde funciona la sede del organismo.

Poco más de un millar de colombianos ha sido deportado desde Venezuela después de que el presidente Nicolás Maduro decretara el pasado viernes el estado de excepción por 60 días en la zona fronteriza con Colombia.

El mandatario tomó la medida el viernes tras un ataque de desconocidos que dejó tres militares y un civil venezolanos heridos en la ciudad de San Antonio del Táchira (noreste de Colombia) durante una operación anticontrabando.

Samper propuso igualmente la creación de un mecanismo para combatir el crimen en la frontera, donde Caracas ha denunciado que operan paramilitares dedicados al contrabando que buscan desestabilizar al gobierno de Maduro.

Por su parte, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, manifestó el martes su preocupación por la ola de deportaciones y dijo que está dispuesto a defender, por la vía diplomática, los intereses de los colombianos afectados.

El secretario de la Unasur se pronunció sobre la situación de los colombianos, en medio de las críticas que ha recibido en su país por su supuesta posición favorable con Maduro en la crisis fronteriza.

El martes, Samper se solidarizó con las familias de los deportados y confió en que “Colombia y Venezuela encuentren con rapidez el camino para la reapertura de sus fronteras, en un ambiente de amistad, entendimiento y paz”.

El Espectador

Ver el Comunicado oficial del secretario general de Unasur

http://www.unasursg.org/es/node/407

Procurador llevará abusos de Venezuela a la Corte Penal

A través de un comunicado de seis puntos, el procurador Alejandro Ordóñez calificó de “inaceptable” la declaración que desde Cartagena entregó la canciller venezolana Delcy Rodríguez sobre la situación que se vive en la frontera tras una reunión que sostuvo con su homóloga colombiana, María Ángela Holguín.

Ordóñez anunció que llevará ante la Corte Penal Internacional un informe sobre la política venezolana del ataque sistemático a la población colombiana “por tratarse de crímenes de lesa humanidad”.

El jefe del Ministerio Público también pedirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que decrete medidas cautelares al Gobierno del vecino país para que cese el ataque contra la población colombiana que está en la frontera.

Sobre los colombianos deportados, la canciller Rodríguez dijo que todo se trata de una manipulación mediática “que ha mentido al pueblo de Colombia y a la comunidad internacional. Ante la falacia mediática se impone la realidad, y la realidad es que Venezuela ha sido una patria de cobijo para millones de colombianos”.

Sobre esto, Ordóñez reaccionó y dijo que es inaceptable que el gobierno de ese país responsabilice de la crisis a los medios que han informado sobre los ataques de los que han sido víctimas los colombianos.

El Procurador también le pidió al presidente Juan Manuel Santos que “exija con firmeza el desmonte de esa política sistemática de ataque contra los colombianos. La crisis con Venezuela no se resuelve con la simple reapertura de la frontera, sino con el fin de dicha política”.

Este es el comunicado expedido por la Procuraduría

La Procuraduría General de la Nación, en cumplimiento de sus funciones constitucionales de la defensa de los derechos de los colombianos, se permite informar a la opinión pública que:

Es inaceptable la declaración de la canciller venezolana Delcy Rodríguez respecto a la gravísima situación en la frontera binacional.

1. Es inaceptable que niegue la política de ataque sistemático a la población colombiana en la frontera, con lo que justifica esa execrable actuación del Gobierno de Nicolás Maduro y deja claro que dicha política la mantendrán.

2. Es inaceptable que el Gobierno de Venezuela acuse a los medios de comunicación y los responsabilice de la crisis, por informar sobre los ataques a que están siendo sometidos los colombianos.

3. Es inaceptable que se exija al Gobierno colombiano que se sometan a control los medios de comunicación. Colombia es una Democracia donde no es posible la censura y sí existe la libertad de prensa.

4. Es necesario que el Gobierno de Juan Manuel Santos exija con firmeza el desmonte de esa política sistemática de ataque contra los colombianos. La crisis con Venezuela no se resuelve con la simple reapertura de la frontera, sino con el fin de dicha política.

5. La Procuraduría presentará la semana próxima ante la Fiscal de la Corte Penal Internacional un informe sobre la política venezolana de ataque sistemático a la población colombiana, por tratarse de crímenes de lesa humanidad, para que esta la asuma oficiosamente.

6. La Procuraduría solicitará a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que imponga medidas cautelares al Gobierno de Venezuela para que cese el ataque contra la población colombiana en la frontera.

El Tiempo