Diálogos contra la impunidad en Honduras: delegado de la OEA comienza a reunirse con sectores políticos

Luego de abrir el diálogo entre los hondureños, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, se marchó ste domingo del país.

El representante del organismo encabezó el fin de semana la instalación de la mesa de diálogo al presentar al experto John Biehl del Río como mediador del proceso hondureño.

El representante del Departamento de Asuntos Políticos de la OEA definirá la metodología para juntar en la mesa a todos los sectores del país que coinciden en la necesidad de combatir la impunidad y la corrupción.

La OEA asumió la dirección y coordinación del diálogo nacional convocado en junio pasado por el presidente Juan Orlando Hernández, quedando el gobierno como un sector más en la mesa.

El organismo contará con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de momento, en la preparación de la metodología mediante la cual se llevará a cabo el diálogo entre los hondureños.

También apoyarán los representantes de las iglesias Católica y Evangélica que vienen participando en calidad de facilitadores del diálogo nacional.Biehl del Río fue presentado el sábado en Casa Presidencial por el secretario general de la OEA, quien llamó a todos los sectores del país a sumarse a la iniciativa.

Dijo que un conflicto que no termina en los consensos posibles que engrandecen la democracia, es un conflicto inútil que destruye y que separa.

“Creemos que la iniciativa del diálogo es el instrumento esencial de un sistema político, cuando un sistema político no puede dialogar entre sus diversos componentes es la peor señal del fracaso del mismo”, indicó el secretario de la OEA.
ReunionesAntes de marcharse, Almagro participó junto al facilitador chileno, quien permanecerá varias semanas en el país, en una serie de reuniones preliminares con varios sectores en la sede de la OEA.

Los representantes del organismo dialogaron con miembros del movimiento de los “indignados”, el expresidente Manuel Zelaya y miembros de Libre, con el dirigente del Pac, Salvador Nasralla, y dirigentes del Partido Liberal.

También dialogaron con las autoridades del Comité Central Ejecutivo del Partido Nacional, miembros del Pinu y otros sectores sociales del país que demandan un alto a la corrupción.El diálogo nacional fue declarado abierto por la OEA con dos propuestas sobre la mesa, una planteada por el gobierno y otras por la oposición y miembros del movimiento de los “indignados”.

El gobierno plantea la creación de un Sistema Integrado Hondureño de Combate a la Impunidad y Corrupción (SIHCIC), que contaría con participación de jueces y juristas nacionales e internacionales.

El otro sector propone la instalación de una Comisión Internacional Contra la Impunidad, como la que funciona en Guatemala, para que investigue casos de corrupción en Honduras .

El facilitador de la OEA anunció que tocará todas las puertas y señaló que entrará a todas aquellas que se abran, pues ese es el modelo de diálogo que Honduras requiere.

“Yo golpearé todas las puertas y entraré a todas aquellas que se abran, ese es el modelo de diálogo que Honduras quiere establecer para que su democracia jamás pueda ser derrotada”.Luego expresó que “es un comienzo, es un paso intermedio, pero así vive un demócrata la vida entera y así va a suceder ahora”.

Anunció que como invitado a participar en el diálogo las decisiones que se adopten serán de los hondureños y amplió que el tratamiento y la metodología del mismo serán definidos en los próximos días.

“Yo tengo ya algunas personas agendadas y trataré que todas las personas estén agendadas”, subrayó.

Con la instalación de la mesa de diálogo todos los sectores del país tendrán la posibilidad plantear sus propuestas encaminadas a eficientar la aplicación de la justicia en el país.

“No voy hacer nada sin el consenso de la gente con la que hable o los aspectos que ellos quieran incluir, tratar de acomodarlos en un esquema que nadie tema sentarse al diálogo”, subrayó el facilitador de la OEA.

El presidente Juan Orlando Hernández dijo que el diálogo “nos va a permitir a los hondureños acordar las mejores formas para terminar de una vez por todas con estos flagelos de la impunidad y la corrupción”.

“Esta es una nueva etapa del diálogo, ahora con la participación de los facilitadores internacionales, y es el momento para construir nuestra mejor institución contra la corrupción y la impunidad”, indicó.

“Quedará en la historia de Honduras” que “vamos a empezar a construir algo muy bueno” para el país, con el apoyo del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro; del facilitador de este organismo, embajador John Bielh, y de muchos otros actores, dijo.

Hernández presidió el acto que se realizó en Casa Presidencial donde Almagro presentó oficialmente a Biehl como facilitador, y al que asistieron, entre otros, el canciller de la República, Arturo Corrales, y el coordinador nacional del diálogo, Carlos Madero.

El Heraldo