Ecuador: Organizaciones opositoras anuncian nueva marcha y paro nacional contra el gobierno

Un día después de que la secretaria ejecutiva de Alianza PAIS, Doris Soliz, minimizara el paro nacional del pasado 13 de agosto porque dijo que fue una caravana motorizada y un cierre abusivo de vías, el presidente de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut), Mesías Tatamuez, anunció una huelga nacional con la paralización de fábricas e industrias.

Las palabras de la señora Soliz son falsas, dijo Tatamuez, quien aseguró que la manifestación masiva del pasado 13 de agosto nadie la puede tapar, y calculó que solo en Quito salieron a las calles a protestar contra el régimen del presidente Rafael Correa alrededor de 200.000 ecuatorianos.

Según Soliz, un paro significa paralización de fábricas y actividades económicas, y eso no pasó.

“Por pedido del gobierno, porque dice que no hemos parado las fábricas, vamos a preparar la huelga nacional”, señaló Tatamuez.

Mientras tanto, Pablo Serrano, dirigente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), convocó para mañana a una gran marcha a partir de las 16:30 que partirá desde la Caja del Seguro Social hasta el centro histórico de Quito.

Los dirigentes sindicales rechazaron el decreto presidencial que declara el estado de excepción en todo el país debido al proceso eruptivo del volcán Cotopaxi. Este decreto para Tatamuez y Serrano será un pretexto para reprimir las protestas sociales que se realizan desde hace más de un mes en el país, en contra del régimen.

Sector indígena

Uno de los más altos dirigentes del paro nacional, el dirigente indígena Carlos Pérez, en declaraciones a corresponsales este martes dijo que “el levantamiento va a continuar, ya estamos levantados y no nos vamos a arrodillar”.

Como parte del paro hay focos de protestas en las provincias de Cañar, Morona Santiago, Orellana y Loja. En la comunidad indígena de Saraguro, 375 kilómetros al sur de la capital, se produjeron el lunes fuertes enfrentamientos entre ciudadanos y cientos de policías y militares.

Luis Macas, expresidente de la principal organización indígena del país, Conaie, desde Saraguro dijo el martes a The Associated Press que “todas las comunidades de nuestra zona están militarizadas, no permiten el libre tránsito de la gente, como forma de amedrentar a la gente hacen requisas y otras artimañas. Hay una tensa calma por la presencia de los uniformados que están alrededor de nuestras comunidades”.

Añadió que como producto de la represión ejecutada el lunes “hay 39 detenidos, algunos menores de edad… que han recibido sentencia de un mes de prisión, sin importar que hay madres de niños muy pequeños. Hay alrededor de 35 heridos que están siendo atendidos en nuestras comunidades”.

El Universo