El ALBA envía ayuda humanitaria para paliar los efectos de la tormenta tropical

El avión con el primero cargamento de ayuda humanitaria enviada por los países Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP) a la Mancomunidad de Dominica, afectada por la tormenta tropical Érika, llegó este domingo a la isla caribeña.

Entre los insumos —que fueron enviado desde Venezuela, país que conforma el bloque de integración y cuyo Gobierno ha establecido un puente aéreo a Roseuau, capital de Dominica— destacan medicamentos básicos, alimentos y agua.

Mientras que en un segundo envío de ayuda humanitaria, enviado por Venezuela, partieron en un Buque Patrullero a la isla un grupo de médicos y especialistas de Protección Civil, para realizar tareas de salvamento y localización de personas desaparecidas.

Se prevé que ese Buque arribe en horas de la madruga de este lunes.

Al respecto, el director nacional de Protección Civil y Administración de Desastre de Venezuela, Luis Díaz, informó que se utilizaron aviones ligeros para trasladar las dos primeras toneladas de alimentos, ya que la pista principal de la isla se encuentra inundada, refiere Telesur.

El martes 1º de septiembre, zarpará igualmente desde Venezuela un nuevo buque con 30.000 litros de combustible diesel, 3.000 bombonas de gas doméstico, cada una de ellas de 10 kilos, y maquinarias que permitirán dar continuidad a los trabajos necesarios para estabilizar la isla.

La tormenta Érika, a su paso por Dominica, dejó más de 20 muertos, 31 desaparecidos y cuantiosos daños materiales.

Alba-TCP, en un comunicado emitido el pasado viernes, manifestó su solidaridad en apoyo al Gobierno y pueblo de la Mancomunidad de Dominica y lamentó las pérdidas humanas y materiales producto de la tormenta.

“Los Países del Alba-TCP, expresan toda su solidaridad con el pueblo dominiqués en este momento de penurias y tristezas; y pone a disposición inmediata del Gobierno de la Mancomunidad de Dominica, los recursos necesarios y requeridos para apoyar las labores de asistencia a los damnificados e infraestructuras afectadas por este fenómeno climático”, señala el comunicado.

Asimismo, agrega: “El Alba-TCP reitera su compromiso con los valores y principios que inspiran nuestra Alianza, al tiempo que ratifica sus esfuerzos en la construcción del ideario del Gran Caribe, como espacio integrado a la América Continental Hispanohablante, en la búsqueda del desarrollo, la cooperación y la equidad entre todos nuestros pueblos”.

La alianza para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos agrupa a 11 países: Cuba, Bolivia, Nicaragua, la Mancomunidad de Dominica, Santa Lucía, Granada, Ecuador, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nieves y Venezuela.

Ciudad CCS

Buscan accesos a pueblos aislados de Dominica por Erika

Los rescatistas trataban el domingo de abrirse paso hacia varias comunidades de Dominica que quedaron aisladas por las inundaciones y deslizamientos de tierra luego del paso de la tormenta Erika, que dejó 20 muertos y más de 50 desaparecidos, mientras comenzaba lentamente a llegar la ayuda internacional.

El gobierno ordenó el domingo la evacuación de los cerca de 1,000 habitantes del pequeño poblado de Petite-Savanne, ubicado entre laderas en el sureste del país, ante el temor de nuevos deslizamientos de tierra. El poblado se encuentra entre los nueve comunidades más afectadas y que las autoridades declararon zona especial de desastre.

“El alcance de la devastación es monumental, es mucho peor de lo esperado”, había dicho el primer ministro Roosevelt Skerrit. “Algunas comunidades están irreconocibles”.

El funcionario declaró nueve localidades como “áreas especiales de desastre” a fin de “focalizar de forma completa los trabajos de rehabilitación y recuperación”.

“El acceso por carretera a esas comunidades es imposible”, dijo el primer ministro Roosevelt Skerrit. Esos pueblos “están aislados del resto del país” debido a que algunos puentes colapsaron y tramos de carreteras quedaron destruidos.

Helicópteros con ayuda humanitaria de Venezuela y las islas francesas de Guadalupe y Martinica aterrizaron el domingo en el pequeño aeropuerto de Canefield, al norte de la capital Roseau.

En una alocución al país, el primer ministro Roosevelt Skerrit dijo la noche del sábado que la declaración de áreas especiales de desastre se realizó ante la pérdida de vidas y los daños a la propiedad.

Detalló que los socorristas habían abierto pasos temporales hacia algunas de las comunidades aisladas a fin de ayudar a localizar a los desaparecidos y proveer de asistencia médica y alimentos básicos a los habitantes. “La decisión es que todas esas comunidades tengan provisiones adecuadas de agua y comida”, afirmó.

Con equipos pesados enviados por los gobiernos de Venezuela, Martinica y Guadalupe, las autoridades esperaban llegar el domingo a los lugares en donde aún no hay acceso por tierra.

La tormenta Erika azotó entre el 26 y 27 de agoto agosto durante más de cinco hora la isla de Dominica, en el oriente del Caribe, con lluvias intensas y vientos de 85 kilómetros por hora, provocando la crecida de ríos, inundaciones y deslizamientos de tierra que destruyeron cientos de viviendas.

El jefe del gobierno detalló que cientos de hombres trabajaban para restablecer las actividades del principal aeropuerto del país, en el noreste de la isla, donde el lodo y escombros impedían sus operaciones.

Skerrit solicitó el apoyo de la comunidad internacional y estimó que, aunque no se ha hecho una evaluación completa de los daños, la tormenta provocó al país un retroceso de dos décadas.

El gobierno anunció que abrió una cuenta en el Banco Central del Este del Caribe, así como en cuentas en Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Alemania pare recibir donaciones a fin de ayudar a la reconstrucción.

Skerrit detalló que se ha comunicado con gobiernos de otros países y organismos internacionales, como el Banco Mundial, en busca de apoyo financiero para la recuperación del país.

El Bando Mundial tiene previsto enviar un equipo de técnicos para evaluar los daños y el impacto que tuvo el meteoro en el Producto Interno Bruto de la pequeña isla nación, de unos 75.000 habitantes.

La tormenta Erika, la quinta de la temporada en el Atlántico, se disipó el sábado a su paso por Cuba, luego de provocar inundaciones en la isla La Hispaniola, que comparten República Dominicana y Haití. En Haití, una persona murió en un deslizamiento de tierra y otras cuatro en un accidente vial, pero los socorristas no aclararon si el incidente se debió a las lluvias.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, los remanentes de la tormenta generarán fuertes lluvias en el sur de La Florida y este del Golfo de México la noche del domingo y mañana del lunes.

Una nueva tormenta tropical, Fred, se formó el domingo frente a las costas de Africa y se fortalecía mientras avanza al oeste a 26 kilómetros por hora, según la institución.

El Nuevo Día