Escándalo de corrupción en Petrobras salpica a los gobiernos de García y Humala

Las esquirlas del escándalo de corrupción en Brasil conocido como Lava Jato, relacionado con la empresa estatal brasileña Petrobras, ha colocado en la mira a los últimos dos gobiernos, principalmente, por la visita de ejecutivos de la petrolera a funcionarios peruanos.

El congresista Sergio Tejada, ex presidente de la megacomisión que indagó la segunda gestión gubernamental de Alan García, reveló ayer más indicios del posible nexo con el gobierno del Partido Aprista.

Tejada difundió en su cuenta de Twitter una lista de aparentes ingresos de la empresaria Zaida Sisson –esposa de un ex ministro aprista, investigada en Brasil– a Palacio de Gobierno entre los años 2006 y 2008.

De acuerdo con ese registro de visitas, Sisson se habría reunido al menos dos veces con el entonces mandatario Alan García.

El primer encuentro en la sede de gobierno presuntamente se efectuó el 23 de enero de 2007. La segunda cita se habría desarrollado el 4 de marzo de 2008.

En total, Zaida Sisson, vinculada por las autoridades brasileñas al ex premier de esa nación José Dirceu –detenido por el caso Lava Jato– según informó El Comercio, al parecer ingresó siete veces a la sede presidencial peruana durante la gestión de García.

En esa relación se consignan visitas a Mirtha Cunza, secretaria del ex mandatario.

En tanto, según medios de comunicación de Brasil, el colaborador eficaz brasileño Milton Pascowitch declaró a la Fiscalía de su país que el ex ministro Dirceu y personas de su entorno sostuvieron reuniones con algunos ministros de García y con el titular de PetroPerú, en 2008.

Asimismo, la revista brasileña Veja difundió videos de las citas públicas que tuvo José Dirceu con Javier Velásquez Quesquén –en 2009–, cuando este era presidente del Consejo de Ministros.

La publicación señala que Zaida Sisson, cónyuge del ex ministro aprista Rodolfo Beltrán, fue la encargada de gestionar ese encuentro, e incluso estuvo presente.

En ese momento, Dirceu era un alto dirigente del Partido de los Trabajadores de Brasil y ya no se desempeñaba como funcionario del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

ESLABÓN NACIONALISTA
En el caso del régimen gubernamental de Ollanta Humala, los primeros indicios que podrían vincularlo con el escándalo de corrupción en Brasil es por el aparente nexo de la funcionaria Rocío Calderón Vinatea, amiga íntima de la primera dama Nadine Heredia, con empresas brasileñas relacionadas a Zaida Sisson.

Cabe anotar que Sisson se reunió con Calderón en Palacio de Gobierno el 24 de abril de 2013, de acuerdo con un registro de visitas difundido por El Comercio.

Además, el ex novio de Rocío Calderón –el brasileño Marcos de Moura Wanderley– fue representante en el Perú de la firma Galvao En-genharia.

Precisamente, Zaida Sisson fue vinculada a esta compañía de Brasil por el colaborador eficaz Pascowitch, para la cual ella habría realizado consultorías y ‘lobbies’ en el Perú.

Incluso, la propia brasileña nacionalizada peruana confirmó el encuentro con Calderón: “Me dijeron que ella trabajaba en inclusión social”.

Afirmó que la contactó para ofrecer un producto que su empresa vendía y podía ser útil para los programas del gobierno de Humala.

“Tengo una empresa con mi esposo y presentamos un producto para la purificación de agua. Ella era una persona de Palacio. Pedí una cita, le mostré el producto, pero no salió nada. Me hablaron de que (tenía que reunirme) con ella”, declaró ayer Sisson a Radioprogramas.

NEGATIVA APRISTA
De otro lado, el legislador Mauricio Mulder negó que Alan García se haya reunido con Zaida Sisson.

“(Sisson) no ha tenido ninguna reunión con el ex presidente Alan García. Eso estoy en condiciones de señalarlo”, expresó.

Agregó que “ha quedado demostrado en varios casos, sobre todo en las comisiones investigadoras, que las visitas autorizadas por el jefe de Estado a Palacio de Gobierno no son necesariamente visitas a su despacho”.

Mulder dijo que debe iniciarse una pesquisa independiente y que el Partido Aprista respaldará la labor que la Fiscalía realice en tal sentido, “caiga quien caiga”.

Por su parte, el congresista y ex premier Javier Velásquez Quesquén negó haberse reunido con la mencionada empresaria brasileña.

Aseguró que la reunión que tuvo con José Dirceu fue “estrictamente protocolar y pública”.

Perú21

 

Caso Lava Jato: su nexo con el Perú y 7 claves para entenderlo

La empresaria brasileña Zaida Sisson podría ser el primer vínculo directo entre el Perú y la megainvestigación de la Policía Federal brasileña sobre el sistema de sobornos que construyeron empresarios y políticos para llevar adelante obras sobrevaloradas en el país vecino. Estas son siete claves para entender el Caso Lava Jato:

1. En qué consiste el caso
Lava Jato es la más grande investigación contra la corrupción en la historia de Brasil e involucra a funcionarios del más alto rango del gobierno del ex presidente Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva. Las pesquisas son dirigidas por la Policía Federal de ese país.

Las autoridades descubrieron que un grupo de directivos de grandes empresas se repartían un porcentaje de cada obra de Petrobras –la petrolera más importante de Brasil– con políticos y funcionarios poderosos. Se estima que el monto empleado para sobornos y transferencias ilegales asciende a US$4.000 millones.

Los detalles se conocieron cuando el empresario Alberto Youssef, investigado por este caso, se entregó a la justicia y se ofreció como colaborador eficaz a cambio de beneficios para él y su familia. Gracias a su testimonio han sido encarcelados peces gordos involucrados en los actos irregulares. Uno de ellos es Jorge Dirceu, quien fue brazo derecho de ‘Lula’.

2. Quién es Zaida Sisson y cómo está involucrada
Se trata de una empresaria brasileña casada con Rodolfo Beltrán Bravo, ministro de la Presidencia en 1989, durante el primer gobierno de Alan García, y vicepresidente de Agrobanco entre el 2006 y el 2011, en el segundo mandato del líder del Partido Aprista.

Sisson es cercana a Jorge Dirceu y trabajó para JD Consultoría, la empresa de asesoría empresarial que pertenece al otrora hombre de confianza de ‘Lula’. Un colaborador eficaz sostiene que ella habría recibido dinero de las empresas Galvao Engenharia y Engevix a cambio de obtener contratos de obras públicas en el Perú.

De acuerdo al colaborador –cuyo nombre es Milton Pascovich y es conocido como el “hombre del maletín”– Sisson recibió de ambas compañías 20 transferencias de dinero por un valor de US$210.000 entre el 16 de enero del 2009 y el 9 de abril del 2010.

3. La conexión con el Perú
Según Pascovich, a mediados del 2008 José Dirceu llegó a nuestro país para reunirse con dos ministros y un funcionario del gobierno de García. Su objetivo habría sido ganar contratos para Galvao Engenharia y Engevix, firmas a las que asesoraba.

En diálogo con El Comercio, el ex titular de Vivienda Enrique Cornejo dijo que nunca se reunió con Dirceu. En tanto, el ex ministro de Energía y Minas indicó a este Diario que no recordaba específicamente haber tenido una reunión con el ex presidente del Partido de los Trabajadores (PT), pero que sí recibió a empresarios y políticos brasileños.

Quien sí aceptó haber tenido un encuentro con José Dirceu es César Gutiérrez, presidente de Petro Perú del 2006 al 2008. “No recuerdo si fue [enviado en representación de] Queiroz Galvao o Engenharia. Ellos tenían interés de participar en el proceso de modernización de la refinería de Talara”, refirió.

4. Encuentro en la PCM
En el 2009, el entonces primer ministro Javier Velásquez Quesquén recibió en la sede de la PCM a José Dirceu para “intercambiar experiencias de los gobiernos peruano y brasileño”. A la cita asistió Sisson como integrante de la comitiva del ex hombre fuerte del PT.

Velásquez indicó a El Comercio que entonces no se dio cuenta de que Zaida Sisson era la esposa del ex ministro Beltrán, pues estuvo enfocado en atender a su invitado principal. “Yo no tenía un recuerdo de ella porque no tengo un trato cercano. Ahora sí ya puedo reparar que ella es porque la veo en los periódicos”, anotó.

Un video publicado por la revista brasileña “Veja” confirmó que Sisson estuvo presente en el referido encuentro e intervino en la discusión.

5. La cita en Palacio
El legislador Sergio Tejada –ex titular de la comisión del Congreso que investigó las presuntas irregularidades en el período de Alan García– reveló que Zaida Sisson estuvo al menos siete veces en Palacio de Gobierno durante el gobierno aprista y fue recibido por el ex mandatario y su secretaria, Mirtha Cunza Arana.

Según el libro de visitas, el 23 de enero del 2007 la empresaria brasileña tuvo una reunión con García. El registro indica que ingresó a la Casa de Pizarro a las 6:50 p.m. y se retiró a las 8:18 p.m. El motivo de la cita fue una “reunión de trabajo”. El segundo encuentro fue el 4 de marzo del 2008, entre las 09:04 a.m. y 10:09 a.m.

Pero el legislador aprista Mauricio Mulder niega que Alan García se haya reunido con Sisson. “Ha quedado demostrado en varios casos, sobre todo en las comisiones investigadoras, que las visitas autorizadas por el jefe del Estado a Palacio de Gobierno no son necesariamente visitas a su despacho”, afirmó.

6. La amiga de Nadine
La esposa del ex ministro Beltrán insiste en que “entre el 2010 y el 2011” tuvo una reunión con Rocío Calderón, ex funcionaria de OSCE y amiga cercana de Nadine Heredia. De acuerdo a su versión, le ofreció un dispositivo de purificación de agua que el Gobierno podía emplear en sus programas sociales.

“Ella era una persona de Palacio. Me dijeron que ella [Calderón] trabajaba en inclusión social. Pedí una cita, le mostré el producto, pero no salió nada. Me hablaron de que [tenía que reunirme] con ella”, expresó. Al ser consultada por este Diario, Calderón enfatizó que no recordaba la cita, pero que buscaría detalles en su agenda.

Un detalle importante es que de acuerdo a Manolo –una base de datos que contiene las visitas a Palacio–, la reunión fue en abril del 2013, no en el 2010 ni el 2011. Además, el programa refiere que el encuentro se llevó a cabo en Palacio de Gobierno, pero Sisson lo ha negado.

7. El descargo de Sisson
Zaida Sisson de Castro negó, mediante un comunicado emitido ayer, cualquier participación en actividades ilícitas producto de contratos de obras públicas en el Perú a favor de empresas constructoras brasileñas.

Precisó que su trabajo era identificar oportunidades para compañías brasileñas en el Perú, pues conocía bien el mercado local. Sin embargo, rechazó haber recibido comisión o pago alguno con propósitos ilícitos.

La empresaria destacó que apenas un porcentaje mínimo de las empresas que ha asesorado están siendo hoy investigadas como parte del Caso Lava Jato. “No es cierto que he sido el brazo u operadora del señor José Dirceu en el Perú. Mi rol fue siempre laboral y de orientación con el debido cumplimiento y ética”, concluyó.

El Comercio