Falleció en Chile Manuel Contreras, emblemático criminal de la dictadura de Pinochet

Después de días internado el ex jefe de la DINA dejó de respirar a los 86 años, dejando un recuerdo plagado de asesinatos y desapariciones como jefe del aparato represivo de Augusto Pinochet.

A los 86 años de edad murió en la noche del viernes 7 de agosto uno de los más salvajes represores de la dictadura del general Pinochet: Manuel Guillermo Contreras Sepúlveda, conocido como “El Mamo”, falleció tras estar diez meses internado en el Hospital Militar.

Contreras fue condenado por la Corte Suprema a cumplir 526 años de cárcel por 75 secuestros (como se trata de detenidos desaparecidos, no se puede acreditar el homicidio al no estar el cadáver), 3 homicidios, 2 delitos de asociación ilícita y 1 de sustracción de menores y estuvo cumpliendo condena en Punta Peuco, hasta que fue trasladado al Hospital Militar.

En cifras, Manuel Contreras fue investigado por 8 jueces en un lapso de 11 años, entre 2004 y 2015. Si se suman todas las condenas, a saber, las que están resueltas en la Corte Suprema más las que están en la Corte de Apelaciones y las que aún se encuentran en primera instancia, el ex general totaliza 1104 años de presidio. Sin considerar, por cierto, las dos condenas a cadena perpetua.

Recientemente había sumado una nueva condena de 20 años por los homicidios calificados de seis integrantes de una familia, ilícitos perpetrados en noviembre de 1975.

El Mostrador

El terrorífico prontuario del “Mamo” Contreras

10

1

2

3

4

5

6

7

8

9

The Clinic

Luego de su muerte no hay un punto final

El viernes, casi a última hora, Manuel Contreras Sepúlveda brindó, mientras cumplía una sentencia de duración casi bíblica, su último suspiro. Con él desaparece la imagen de quien habitó las pesadillas de miles y miles de chilenos y realizó las fantasías de otros que hoy día, con mala conciencia, prefieren olvidarlas.

Para los seres comunes y corrientes -esos que pasan por la vida sin padecer daño grave ni causarlo-, la muerte es siempre un descanso, una forma de respiro propia y ajena. Para quienes en cambio hicieron del mal radical casi una vocación, el descanso, el reposo eterno, entregado a la custodia de los cercanos, al recuerdo de los hijos y los nietos, tiene un gran enemigo: la memoria.

Es lo que ocurrirá a Manuel Contreras.

A él le ocurrirá lo que predijo Cervantes: ¡Oh memoria, enemigo mortal de mi descanso!

Y es que la suerte futura de Manuel Contreras -la suerte de un finado siempre depende de la memoria que fue capaz de construir- está atada, de manera casi indisoluble, a las violaciones a los derechos humanos, un acontecimiento terrible que está hoy incorporado a la memoria colectiva. Manuel Contreras torturó, hizo desaparecer, y humilló hasta el límite de la imaginación a cientos de personas. Sin embargo, a diferencia de Eichmann -de quien Hanna Arendt dijo que carecía de cualquier profundidad-, Contreras no tuvo nada, o tuvo muy poco, de banal. Al contrario, él siempre poseyó una rara altivez para negar los hechos; pero, sobre todo, para insinuar que no tenía razón alguna para oponerse a que hubieran ocurrido. Nunca pretendió ser un mero funcionario que, sin reflexión y sin ira, cumplía órdenes. Nada de eso. Contreras siempre hizo suyos los motivos de los crímenes, solo que nunca reconoció haberlos cometido.

Manuel Contreras será, por eso, una isla del tiempo.

Jan Assman, un escritor de asuntos teológicos, sostiene que toda cultura humana reposa sobre ciertos hitos que llegan a ser intemporales, acontecimientos que se elevan sobre el horizonte de la temporalidad y, desde esa altura, permiten ordenarla. Él llama a esos hitos “islas del tiempo”, formaciones aisladas que escapan al transcurrir de los días y que, fuere cual fuere el número de ellos que transcurran, seguirán ahí, incólumes, mostrando a las generaciones un acontecimiento que separa las aguas de lo que vale la pena y lo que no.

Eso es lo que pasará con el recuerdo de Manuel Contreras.

Él ayudará a erigir en la historia de Chile una isla del tiempo. Sus crímenes trazarán una línea clara y firme que, de aquí en adelante, no se podrá traspasar nunca más.

Esas islas del tiempo son una forma de custodiar la línea que divide lo que una sociedad considera digno de alcanzar y aquello que, en cambio, debe ser una y otra vez rechazado. Y para llevar a cabo la custodia de esa línea es imprescindible que la sociedad sea capaz de no ocultar esas islas del tiempo, esos eventos intemporales que no importa cuándo o dónde ocurrieron, pero que al mirarlos y recordarlos una y otra vez impiden que ella se extravíe.

¿Está la sociedad chilena en condiciones de erigirlas?

Hasta ahora la sociedad chilena parece haber desplazado hacia la modernización -su defensa o su crítica- toda la atención de la esfera pública. Y de esa manera arriesga, casi sin darse cuenta, el peligro de olvidar aquellas cosas de las que Manuel Contreras fue partícipe y cuya condena debe establecerse como una isla del tiempo, como un momento incólume al paso de los días, que recuerde que aquello que ocurrió no debiere, simplemente, ocurrir nunca más.

Suele creerse que la muerte priva de sentido a la vida; pero es al revés. Sin la muerte, ninguna cosa tendría cariz definitivo, todo sería redimible, y nada sería definitivamente malo. Al bajar la cortina en cambio, la muerte sella el transcurso de una vida, y, como suele decirse, pone punto final al guión que, con sus actos, escribía el viviente.

Solo que hay muertes que no son, estrictamente hablando, un punto final.

Es el caso de Manuel Contreras Sepúlveda. Luego de su muerte no hay un punto final, sino dos puntos después de los cuales la sociedad a la que perteneció (porque no cabe olvidar que Contreras fue un miembro pleno, un hijo y un fruto, de la sociedad chilena) debe comenzar a dibujar una isla del tiempo.

Blogs El Mercurio