Indígenas opositores al gobierno en Ecuador avanzan en marcha hacia Quito

La movilización de indígenas opositores al gobierno continuaba este martes sin incidentes por las carreteras de la provincia de Loja (sur de Ecuador), habiendo recorrido poco más de 200 kilómetros rumbo a Quito, donde se unirán al paro convocado por sectores de oposición el 13 de agosto.

La marcha convocada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) partió el domingo desde la localidad de Tundayme, en la provincia de Zamora Chinchipe (suroeste de Ecuador), y le resta por recorrer unos 600 kilómetros hasta la capital ecuatoriana.

Los indígenas, que marchan encabezados por Salvador Quishpe, prefecto de Zamora Chinchipe; Carlos Pérez Guartambel, presidente de la Ecuarunari, y en la que participan personajes como el exlíder de la Conaie, Luis Macas; el exasambleísta condenado por injurias calumniosas Cléver Jiménez, y habitantes de varias comunidades, ocupaban parte de la carretera para su recorrido.

Por ello, el sistema integral de seguridad ECU-911 pidió a los viajeros circular con precaución ante la “aglomeración de ciudadanos” en la vía San Lucas-Saraguro.

Los manifestantes llegaron este martes hasta la población indígena de Saraguro para el miércoles avanzar hacia Cuenca.

La protesta fue organizada para rechazar varios temas de toda índole, entre ellos: las enmiendas constitucionales que discute la Asamblea Nacional, entre las que está la reforma para eliminar las restricciones a la reelección; el archivo de la Ley de Aguas y la propuesta relativa a la Ley de Tierras; la implementación de las cocinas de inducción para reemplazar a las de gas, para pedir el “libre ingreso” a las universidades, entre otros puntos.

El presidente Rafael Correa ha cuestionado la legitimidad y la legalidad de las protestas y ha recordado que el actual gobierno ha sido el que más ha hecho por los indígenas, tradicionalmente excluidos, en materia de reducción de la pobreza, salud, educación y otros ámbitos.

“¡El pasado de paros, piedras, caminos bloqueados, no volverá! [email protected] a defender nuestras carreteras, las obras que nos ha costado tanto hacer. No tienen el apoyo, ni la legalidad, ni la legitimidad para desestabilizar a uno de los gobiernos más populares de la historia”, escribió el lunes en su cuenta de Twitter.

“Hagan el paro que quieran porque la inmensa mayoría del país rechazará esas actitudes irresponsables y trabajaremos con más cariño, con más ahínco, con más entrega por la Patria nueva, por la Patria de todas y de todos”, enfatizó semanas atrás, al llamar a responder con “más trabajo” a la paralización anunciada por sectores sindicales, indígenas y sociales de oposición, a los que se sumaron grupos políticos de derecha.

Andes