México: organizaciones sindicales, sociales y civiles llaman a crear un frente amplio contra los Tratados de Libre Comercio

De cara a la inminente crisis y los apuros irresponsables del gobierno mexicano por suscribir en septiembre próximo el Tratado Transpacífico de Libre Comercio e Inversiones (TPP) y reabrir este año el Acuerdo Global/TLC México y la Unión Europea (TLCUEM) organizaciones sindicales, sociales y civiles llaman a crear un frente amplio contra los tratados de libre comercio e inversiones (TLC´s).

A dos décadas de la apertura neoliberal mediante la puesta en marcha en 1994 del TLC de América del Norte –TLCAN– y creación de la Organización Mundial de Comercio –OMC– en 1995; de los 15 años del TLCUEM; las consecuencias para la población y los territorios ha sido desastrosa.

Sólo una pequeña élite política-económica y unas 500 empresas transnacionales se han beneficiado de la liberalización. La apertura de los sectores energético y minero –coronada con la contra-reforma energética–, agropecuario, financiero, telecomunicaciones, entre otros, pactado desde el TLCAN ha significado el despojo de territorios y del patrimonio nacional concomitante a una mayor explotación –creciente productividad pero pérdida del 75% del poder adquisitivo real y generalización de la precariedad laboral–.

Las promesas ofrecidas: más y mejores empleos y salarios; desarrollo del campo, reducción de la pobreza y de la migración; desarrollo industrial, protección del medio ambiente, de los derechos humanos y laborales, no se cumplieron, porque nunca fueron componentes vinculatorios en el esquema neoliberal de los 11 TLC´s que se tiene con 46 países ni de los 30 acuerdos de protección y promoción recíproca de inversiones (APPRIS), meros ofrecimientos que facilitaron la aprobación e imposición de estos tratados como el marco jurídico para legitimar la asociación subordinada de nuestro país al proyecto transnacional dirigido por el gran capital norteamericano y europeo.

La incorporación en 2005 de México a la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN), significó someterse a las prioridades de seguridad y energéticas de los EE.UU., lo cual ha derivado en la tragedia humanitaria que padecemos, en donde Ayotzinapa es el ejemplo más descarnado que sufren miles de familiares de desaparecidos, asesinados y desplazados; representa la complicidad entre el poder político y los grupos criminales –beneficiados de los TLC´s– al controlar abierta y soterradamente puertos, aeropuertos y aduanas, cada vez más privatizados y valimiento para su expansión en más de 50 países.

Ante el desafío que representa China como potencia al igual que Rusia, India, Brasil y Sudáfrica, agrupados en el grupo BRICS, polo de contrapeso a la hegemonía de los EE.UU., y la UE, las empresas transnacionales y sus gobiernos pretenden profundizar su control sobre el resto del mundo, vía la negociación en secreto de tratados comerciales y de inversiones que confieren garantías y derechos a los inversionistas privados por encima de Estados, comunidades y ciudadanos.

Estas nuevas amenazas vienen en paquete, dirigidas por EE.UU., y la UE, nos referimos al TLC Trans-Atlántico (TTIP); el TLC Trans-Pacífico y el Tratado de Comercio de Servicios (TISA). A través de estas negociaciones se pretende facilitar el control de la economía global a las grandes corporaciones; afianzar sus privilegios fiscales; la mercantilización de la salud, de la educación, del agua, la alimentación, el conocimiento, la biodiversidad, la infraestructura, el turismo, las desregulaciones en el comercio y las finanzas. También se incluyen el transporte aéreo, carretero y marítimo, las telecomunicaciones, el movimiento transfronterizo de profesionistas, los servicios ambientales, de salud y educación.

Con el espurio argumento de la “seguridad nacional” el ejecutivo mexicano, se conduce con la mayor opacidad y hermetismo para informar a la opinión pública sobre las negociaciones en el TPP, TISA y la reapertura del TLCUEM, infringiendo con lo establecido en la Convención de Viena sobre la Ley de Tratados que requiere debates previos entre especialistas, instituciones, partidos políticos, organizaciones sociales y opinión pública, además de violar el artículo 73 de la Constitución Mexicana, ya que imposibilitará ejercer las facultades del legislativo y del poder judicial, bajo amenaza de demandas e indemnizaciones multimillonarias de empresas transnacionales al amparo de los abusivos mecanismos de solución de controversias Estado vs. Inversionistas, dominados por un “grupo de expertos” quiénes siempre fallan a favor de los intereses corporativos en perjuicio del cuidado del ambiente, la salud y el bienestar de la gente.

Llamamos a la atención sobre este riesgo inminente, a fin de exigir información al gobierno y que el pueblo mexicano esté debidamente informado para estar en posibilidades de actuar en defensa de los intereses nacionales.

Los impactos de esas medidas se han venido sufriendo. No es casual golpear al Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) dejando a 44 mil trabajadores sin empleo, ni la ofensiva contra los derechos laborales del magisterio, en lo particular contra la CNTE bajo pretexto de la “reforma educativa”, o contra los trabajadores del sector público de la salud, por los propósitos privatizadores y antilaborales de la “universalización de la salud”. Hay una ofensiva dirigida desde el gobierno contra los derechos de los y las trabajadoras en los temas de democracia, contratos colectivos de trabajo, libertad de asociación, derecho de huelga, para impedir cualquier oposición a la voracidad corporativa y gubernamental.

Por lo anterior, una coalición inicial de organizaciones sociales y ciudadanos mexicanos, hemos decidido manifestar nuestra oposición a la expansión de los TLC´s vigentes y en negociación sin una previa y pública evaluación de sus impactos; convocamos a las distintas organizaciones sociales y al pueblo a la construcción de un frente amplio y popular a fin de detener estas políticas entreguistas. A 10 años de la derrota del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA), la lección es clara: sólo con la organización, las movilizaciones y alianzas sociales nacionales, regionales e internacionales, es posible frenar la embestida de las transnacionales y sus dóciles gobiernos.

Con el fin de informar y sumar organizaciones, hemos preparado un programa de difusión, educación y movilización popular (ver anexo) a realizarse durante los meses de agosto a noviembre de 2015, y en el cual se contempla la realización de un Foro y la conformación de un frente social, amplio y plural de rechazo a los TLC´s vigentes y en negociación como el TPP y el TISA.

México, Distrito Federal, a 25 de agosto de 2015

Convocantes:

Nueva Central de [email protected], Sindicato Mexicano de Electricistas, Cooperativa de Trabajadores Democráticos de Occidente (Tradoc), Bia´lii Asesoría e Investigación A.C, Centro de Promoción y Educación Profesional “Vasco de Quiroga” A.C., Centro Universitario UR55 A.C, Institute for Policy Studies (IPS), Jóvenes frente al G20, Movimiento Comunista Mexicano, Asociación Nacional de Industriales de la Transformación (ANIT), Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), POS-MAS, Fundación en pro de la Educación Sindical A.C., Seminario Ciencia y Sociedad-SITDPA, profesores UNAM, UACM, UdeG y BUAP, Red Nacional Género y Economía (REDGE), Centro Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), Unión Popular Valle Gómez (UPVG), Comité 68, CesJu, A.C., Colectivo de Reflexión Universitaria (CRU-UdeG), Liga de Unidad Socialista (LUS), Movimiento de Trabajadores Democráticos e Independientes (MTDI), Coalición Popular de Jalisco (CPJ).

Minga Informativa