México: padres de normalistas de Ayotzinapa acusan a enviados del gobierno de que “pretenden comprar nuestro silencio”

Felipe de la Cruz, padre del estudiante Ángel Neri, quien sobrevivió al ataque que normalistas de Ayotzinapa padecieron en Iguala, Guerrero, el pasado 26 de septiembre, aseguró que en meses recientes enviados del gobierno federal han pretendido comprar el silencio de los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos.

“Nos han ofrecido cifras de más de un millón de pesos, casas, coches, prácticamente todo lo que queramos, pero afortunadamente la dignidad ha podido más”, afirmó De la Cruz, quien junto con otros padres de normalistas visitó ayer la ciudad de Oaxaca, como parte de una caravana con la cual buscan unificar a los movimientos sociales en defensa del pueblo, y dar con el paradero de sus hijos.

Emiliano Navarrete, padre de José Ángel –otro de los desaparecidos–, demandó a la Federación continuar con las investigaciones hasta dar con los jóvenes, en lugar de intentar comprar a los padres, quienes “no nos vamos a detener; vamos a seguir hasta las últimas consecuencias, por los muchachos”.

Por ello, exigió al presidente Enrique Peña Nieto que “dé la orden para que los militares que participaron en los hechos del 26 de septiembre en Iguala declaren sobre lo ocurrido, ya que sólo así se sabrá la verdad”.

Recordó que Peña Nieto signó una minuta de 10 puntos, luego de reunirse con familiares de los desaparecidos, que hasta el momento no se han cumplido. “Es indignante que haya seres humanos que dañaron a jóvenes inocentes, de quienes tenemos que dar con su paradero. Estoy indignado porque el gobierno está para atender nuestras exigencias, y no para reprimir”, apuntó Emiliano Navarrete.

Insistió en que “la verdad histórica” dada a conocer por parte del ex procurador general Jesús Murillo Karam, quien afirmó que los cuerpos de los 43 normalistas fueron incinerados, ha sido refutada por expertos en la materia. Consideró que “esto es inhumano, es una vil mentira del gobierno federal”, por lo que reiteró que los padres no desistirán en su lucha y él está “dispuesto a dar mi vida por la de mi hijo, ya que dañaron a toda mi familia; por eso hacemos estos recorridos, para luchar juntos”.

La Jornada