Pese a criticarla, presidente Correa ratifica que el país mantendrá la dolarización

El presidente ecuatoriano Rafael Correa afirmó este martes que se mantendrá la dolarización en el país a pesar del complejo escenario económico mundial que pone en evidencia las dificultades derivadas de no contar con moneda propia en Ecuador, y además anunció medidas paliativas para la provincia de Carchi, limítrofe con Colombia y afectada por la depreciación del peso.

“Se mantendrá la dolarización, pero estamos diciendo claramente la barbaridad técnica, incluso en cuanto a soberanía, que fue la adopción de la dolarización”, enfatizó Correa en un conversatorio con medio en Latacunga, capital de la provincia de Cotopaxi, donde cumplió una agenda para visitar zonas afectadas por la caída de ceniza del volcán homónimo.

El mandatario fue enfático al señalar que “es absolutamente falso” el rumor respecto a que el gobierno podría decidir la desdolarización de la economía ecuatoriana, donde el la moneda estadounidense circula desde el año 2000.

Indicó que Ecuador padece en la actualidad las consecuencias de carecer de moneda propia, en particular en la actual coyuntura internacional, que registra desde hace meses la caída del precio del petróleo, principal exportación y fuente de divisas para Ecuador, la apreciación del dólar y la depreciación otras monedas, que en el caso colombiano llega a un 60%, lo que encarece las exportaciones y abarata las importaciones.

Correa expuso que el país enfrenta esa limitante de no tener el “instrumento” principal para sortear una situación económica compleja, como es la política monetaria, y enfatizó que “Ecuador no gasta mucho, invierte mucho”, frente a críticas de que el gobierno mantiene un alto gasto público.

“El pueblo ecuatoriano puede tener la certeza de que el Estado es cada vez más eficiente”, enfatizó, y añadió que si no tuviera que pagar policías, militares, maestros y médicos, que no tienen los gobiernos locales, el gasto en sueldos y salarios sería menos del 5% del presupuesto.

Dijo que “las sabatinas”, como se le llama popularmente al programa semanal ‘Enlace Ciudadano’ donde el presidente presenta un informe a la nación, implican un gasto de 22.000 dólares como promedio cada una, incluyendo las ‘ferias ciudadanas’ realizadas en las sedes del evento, lo que representa un millón de dólares anuales de un PIB (Producto Interno Bruto) de 100.000 millones de dólares, mientras la Secretaría del Buen Vivir cuenta con tres millones de dólares anuales y no 12 millones anuales.

Apuntó que por la eficiencia estatal, Ecuador recibe pedidos de asesoría desde el exterior, y señaló que “no es malo” gastar cuando se lo hace, por ejemplo, en el aumento de sueldos a profesores. “Es la mejor inversión que podemos hacer”, añadió.

Rechazó que se haya triplicado el gasto público en la actual administración y explicó que lo que se hizo fue consolidar en el presupuesto estatal ingresos como las importaciones de combustible que hacía anteriormente la empresa Petroecuador, entre otros, por lo cual la suma total del gasto resulta superior al 40%.

El ministro de Finanzas, Fausto Herrera, afirmó junto al presidente que todos los días el gobierno trata de optimizar el gasto y la inversión pública, pero se ha crecido en número de profesores, médicos y policías, lo cual “es un gran gasto corriente, pero es los servicios que el Estado le da a la sociedad, y está por debajo de todos los países latinoamericanos”.

Carchi recibirá apoyo gubernamental como ‘zona deprimida’ por la depreciación de moneda colombiana

El mandatario se refirió además a la declaratoria de “zona deprimida” para la provincia de Carchi, en la frontera con Colombia, a causa del impacto de la depreciación del peso colombiano y la reducción del comercio.

Explicó que Carchi “está quebrando” porque la población viaja al otro lado a comprar (ante precios más baratos), y aunque se han adoptado medidas como las salvaguardias (a las importaciones) para proteger la economía nacional, estas solo pueden mitigar el impacto del fenómeno.

“Las salvaguardias ayudar a paliar en algo el efecto de la devaluación colombiana, pero es un paliativo”, reiteró.

Informó que al ser una “zona deprimida” se le dará prioridad a ese territorio desde el Estado en cuanto a las compras públicas y contratación, mientras se están atendiendo pedidos de apoyo en cuanto al transporte pesado en la provincia y se eliminará el anticipo del Impuesto a la Renta.

Además, se otorgarán créditos especiales del Banco de Fomento y de la Corporación Financiera Nacional (CFN), y se reestructurarán deudas.

“Se va a dar todo el apoyo, pero no nos engañemos (…) nos falta el principal instrumento, que es el tipo de cambio”, acotó, y dijo que “pese a eso, saldremos adelante”.

La víspera, el presidente Correa se refirió a la “situación económica durísima” que atraviesa el país, producto de la apreciación del dólar y la caída del precio del petróleo, principal exportación nacional, que en la jornada llegó a su mínimo en seis años, y que hacen de Ecuador “un país caro” y lo cual ha afectado seriamente a Carchi.

ANDES