Pueblos afro y trabajadoras sexuales se suman al diálogo del Gobierno

Alrededor de 200 millones de personas que se identifican a sí mismos como descendientes de africanos viven en las Américas.

En Ecuador los pueblos afro superan las 1’041.551 personas, cerca del 7,2% de toda la población según el Censo 2010. El 74,4% vive en zonas urbanas, frente al 25,6% que habita en zonas rurales.

Una parte de este conglomerado afro se reunió ayer en Carondelet con el presidente Rafael Correa. Específicamente fueron 20 organizaciones, que presentaron sus inquietudes y proyectos respecto a la inclusión en educación, el sistema de salud, así como el ordenamiento de tierras.

También mostraron su apoyo al diálogo nacional por la equidad y la justicia social. “Estamos interesados en participar con nuestras propuestas que son para el bien de nuestra comunidad. Además, siempre hemos participado en el proyecto de la Revolución”, dijo Moisés Bautista Nazareno, representante de Esmeraldas y del Frente de Profesionales Afro.

En el encuentro se abordó también la intención de implementar el Decenio 2015-2025 para la población afro. Zobeida Gudiño, presidenta de la mesa, explicó los planteamientos.

Esta agenda fue presentada originalmente en mayo en Unasur durante la conmemoración de los 10 años de lucha afro. Básicamente tiene 3 ejes: reconocimiento, justicia y desarrollo.

Sobre el reconocimiento se busca el empoderamiento de los afro para que superen la matriz colonial. En el ámbito de justicia no solo basta con tipificar la discriminación racial y el delito de odio, sino que que se debe promover la participación de los afrodescendientes en instancias como juzgados y cortes.

En el eje de desarrollo se propone cerrar de forma definitiva las brechas de desigualdad y reducir los niveles de pobreza.

La educación y salud fueron otros campos que se abordaron en la reunión. En el primero se propone ampliar el pénsum en etnoeducación, es decir, incluir a los representantes de este grupo étnico en la historia de Ecuador.

Barbarita Lara, representante de Imbabura y Carchi, añadió que sus ancestros “fueron un aporte importante en la construcción del país”.

En el segundo punto, Gudiño mencionó que se deberían crear políticas de atención especial, puesto que los afrodescendientes padecen distintas enfermedades congénitas.

La presencia afroecuatoriana está en todo el territorio nacional. Esmeraldas es la que posee el mayor porcentaje, con 43,9%.

Solo en Guayaquil se concentran más de 255.422 afroecuatorianos, lo que representa el 11% de la población del cantón y más del 25% de todos los afrodescendientes del país.

Trabajadoras sexuales fueron recibidas en Quito

Llegaron puntuales, algunas lucieron gafas, pañoletas y sombreros para ocultar sus identidades. “Nuestras familias desconocen la tarea a la que nos dedicamos y es preferible no hacerlo público”, expresó una de ellas.

Casi un centenar de trabajadoras sexuales asistió ayer al diálogo por la equidad y justicia que convocó la entidad que las aglutina, Redtrabsex.

Al acto, que fue en la sala de reuniones de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), en el centro norte de Quito, también participaron el ministro de Trabajo, Carlos Marx, y la subsecretaria de Gestión de la Política, Paola Pabón.

Tras las palabras de bienvenida de la presidenta de la Red de Trabajadores Sexuales, Elizabeth Molina, se inició el acto formal. “Debemos luchar porque nuestro trabajo sea reconocido como cualquier otro”, manifestó Molina.

La intervención del ministro Carlos Marx fue la más esperada y aplaudida. Las mujeres no se cansaron de aclamar su intervención y repetir continuamente su consigna: “Trabajo sexual, derecho laboral”.

El ministro de Trabajo, tras enfatizar que este acercamiento no es el primero que se realiza con esta organización, sino que es parte de mesas de diálogo hace varios meses, destacó que Redtrabsex ya consiguió un avance al ser reconocida como una organización social por parte del Ministerio del Interior, pero acotó también que aún estas mujeres son discriminadas.

“En el momento en que se reconozca legalmente el trabajo sexual deben darse cambios no solo de forma, sino de contenido. Primero, la sociedad debe dejar de darse golpes de pecho y dejar de ser una falsa beata. La sociedad debe entender las humanas y legítimas aspiraciones que ustedes tienen”, afirmó Marx Carrasco.

Además, el Ministro de Trabajo dijo que cuando la ley reconozca el trabajo sexual el siguiente paso será la seguridad social.

Para ello, el Instituto de Seguridad Social (IESS) debe crear un casillero, un espacio específico para que puedan afiliarse sin mayor inconveniente.

“¿Por qué decir soy voluntariamente afiliada?, se debe decir: esta es mi labor y así me afilio. Es un trabajo de mayores de edad con plena conciencia de sus obligaciones y derechos. Ahí nos podemos entender. El compromiso nuestro es colocar en el debate esta aspiración legítima y humana de todas ustedes”, recalcó el funcionario.

Cuando se abrió el espacio a las consultas, se evidenció que la mayor preocupación de las trabajadoras sexuales está en el número de aportes que deberían realizar para jubilarse.

“Hablar de 360 aportaciones que debemos cumplir para nosotras es complicado, quisiéramos ver si se puede reducir la edad de jubilación para las mujeres”, expresó Karen (nombre protegido).

El Ministro indicó que él no cree que se deba bajar la edad mínima de las mujeres para jubilarse y añadió que las aportaciones podrían asemejarse a las que hoy se exigen a las amas de casa, es decir 240. “Eso debe estar en discusión en las reformas a la seguridad social”.

Otra inquietud que les agobia es la falta de acceso a los créditos que otorga el Miduvi para una vivienda propia. Ellas consideran que por el tipo de trabajo que desarrollan les han negado el préstamo.

“Vamos a averiguar si efectivamente esta situación ocurre y, si es así, la corregiremos”, dijo Paola Pabón, subsecretaria de Gestión de la Política. (I)

El diálogo seguirá mañana en Cuenca

Calidad de los servicios de salud a debate en Quito

Alrededor de 70 profesionales de los distintos ramos de la salud acudieron ayer a las mesas de diálogo sobre la calidad de los servicios que entregan que convocó el ministerio del ramo en Quito y que hoy continuará en el norte de la ciudad.

Los asistentes conocieron las funciones que tendrá la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess).

“Me parece importante que se dé un espacio para que se expongan los criterios de los sectores que son parte de la salud en el país”, dijo Rosita Kon, miembro de la Sociedad de Anestesiología de Pichincha.

De su lado, el secretario de la Asociación de Trabajadores de la Salud, Joaquín Chiluisa, dijo que la reunión sirvió para aclarar qué es la Acess.

“La Agencia nos permitirá tener la seguridad de que los servicios de salud que recibimos, tanto públicos como privados, sean de gran calidad”.

Por su parte, la ministra de Salud, Carina Vance, aprovechó la reunión para aclarar que la Acess no busca establecer topes a los precios de los servicios privados de salud.

“Lo que estamos estableciendo es un tarifario que nosotros, como ministerio, debemos pagar por los servicios externos que contratamos, ya que los fondos son públicos y debemos dar cuenta de eso”.Los diálogos seguirán mañana en Cuenca. (I)

Se trató sobre reelección y FF.AA.

En Napo continuó diálogo legislativo sobre enmiendas

El rol de las Fuerzas Armadas, de los gobiernos autónomos descentralizados, la reelección y otras reformas fueron parte de la discusión que abordaron ayer los miembros de la comisión legislativa que socializa las 16 propuestas de enmienda constitucional, con ciudadanos de la provincia de Napo.

La cita se efectuó en el auditorio del Gobierno Autónomo Descentralizado de esa provincia y participaron delegaciones de asociaciones, gremios, sindicatos y ciudadanía en general.

Para Juan Carlos Cassinelli, presidente de la comisión, señaló que este trabajo en territorios se realizará hasta octubre porque luego de ese mes sistematizarán las propuestas y los legisladores las debatirán, ya que hasta fines de diciembre presentarán el informe para segundo debate.

Junto con los ciudadanos de Napo participaron también los asambleístas Rosa Elvira Muñoz y Fausto Cayambe; el objetivo, dijeron, es presentar los alcances de las propuestas y escuchar los planteamientos de los diversos sectores.

En su intervención, Cayambe manifestó que dentro de las propuestas de enmienda se plantea que las Fuerzas Armadas participen de manera complementaria con la Policía Nacional en asuntos de seguridad interna.

También sostuvo que “no hablan de ‘reelección indefinida’, sino de postulación. En las urnas el pueblo decide de manera autónoma si quiere que una autoridad seccional o nacional continúe en el cargo”.

De esta forma aseveró que es el pueblo ecuatoriano el que en las urnas da legitimidad para que alguien asuma el cargo, mas no la postulación. Este espacio de diálogo duró cerca de 2 horas.

El Telégrafo