Según Naciones Unidas, el país ocupa el último puesto en inversión social

En la inauguración de la sexta edición del Foro Esquipulas, Valerie Julliand, coordinadora residente de las Naciones Unidas en Guatemala, dictó una cátedra sobre las causas que impiden el desarrollo en el país.

Julliand dijo en su discurso, durante la apertura del evento, que según un estudio del Banco Mundial, efectuado en 186 países en el mundo, Guatemala está en el puesto 186 en relación a la recaudación de impuestos.

Además, el país también ocupa el último puesto cuando se habla de inversión social, “solo se destina el 8% Producto Interno Bruto en inversión social, es más bajo de 186 países. Sin recursos no hay capacidad de inversión social”, aseguró la diplomática.

La coordinadora residente afirmó que no se puede decir que Guatemala no hay avances, pero que preocupa que persistan las mismas causas que generaron el conflicto armado interno y se han agregado otras amenazas a la gobernabilidad.

La atención al medio ambiente y la falta de acceso equitativo a la salud y educación, son parte de los problemas estructurales que la diplomática mencionó en su discurso.

Ficción

Julliand dijo durante su presentación que “si hay un partido político que pretenda desarrollar un país sin recaudar más fondos, está proponiendo una utopía digna de los escritores de ficción”, y aseguró que aunque los planes de gobierno son diferentes ente sí, deben estar acordes a los Acuerdos de Paz y tratados internacionales firmados por el país.

Además, dijo que en la jornada de hoy, se podrán conocer los planes de Gobierno de los candidatos a la presidencia, “veremos si los partidos se han centrado en estos desafíos”.

La coordinadora residente resaltó la visita al país del expresidente y cenador urugayo José Mujica. “Todos debemos practicar la humildad, se puede ser Presidente de un Estado sin ser supremo o rico, eso es una lección grande”, aseguró.

El combate a la pobreza extrema, pero también a la riqueza extrema, es algo que propuso Julliand, pues afirmó que no puede existir esta última sin aprovecharse de los más pobres.

Según las declaraciones de la diplomática, la visión del país no ha cambiado desde 1,984 por lo que sigue estancado 30 años.

Prensa Libre