Luego de dos postergaciones, se reinicia el juicio por la Masacre de Curuguaty

El juicio oral contra doce procesados por la matanza de Curuguaty, ocurrida el 15 de junio del 2012, donde murieron 11 campesinos y 6 policías, se reinicia hoy, a las 8.00, en el Palacio de Justicia.

Sin embargo, de nuevo podría suspenderse ya que la defensa estudia plantear una recusación contra los jueces. Esto, porque, según señaló el profesional Víctor Azuaga, ya preopinaron en el caso.

Hay que recordar que el Tribunal de Sentencia, integrado por Ramón Trinidad Zelaya, Benito Ramón González y Samuel Silvero, le había otorgado 3 días al nuevo defensor de 11 acusados, para preparar el caso.

No obstante, Azuaga, que entró el pasado martes, había planteado un recurso de reposición contra el exiguo plazo. Los jueces se ratificaron en su decisión.

Entre sus argumentos, señalaron que no podían dar más tiempo al juicio porque la prensa y la gente pedían una sentencia. Esto fue tomado como una preopinión por el abogado, que dijo que iba a recusar al tribunal.

Luego, ante las consultas de los periodistas, dijo que estudiaría la recusación. Ahora, dijo a ÚH que prepara un escrito, pero que no quería revelar su estrategia.

prejudicialidad. El nuevo abogado explicó que, al igual que sus colegas que le precedieron –Guillermo Ferreiro y Vicente Morales–, cree que el tema de la prejudicialidad es la clave del caso.

Explicó que es fundamental definir la propiedad del inmueble. La estrategia defensiva sostenida por los campesinos es que el inmueble es del Estado paraguayo, con lo que incluso lo denominan Marina Cué.

Con ello, si es propiedad del Estado (que a través del Indert tiene acciones pendientes al respecto), la firma Campos Morombi, que realizó el juicio por desalojo, no podía iniciar la acción ya que no es la dueña del inmueble invadido. Así, tampoco podía hacerse el desalojo que derivó en la matanza de Curuguaty.

Lo que se busca es la nulidad en cascada. Es decir, si no se podía pedir el desalojo, el procedimiento fue ilegal, y todas sus consecuencias.

De esta manera, con una cuestión procesal, la defensa busca desvincular a los acusados. Esto no fue estudiado en la preliminar, porque la jueza ni siquiera trató el incidente.

acusación. No obstante, este es solo uno de los puntos. También está lo referente a la acusación fiscal. El mismo Jalil Rachid, que investigó la causa, reconoce que no puede determinar si los procesados mataron o no a alguien, por lo que el cargo principal es por tentativa de homicidio.

La crítica a la acusación es que no se determinan los hechos que hizo cada procesado. Así, si no saben qué hicieron, cómo se iban a defender. También están las evidencias. La anterior defensa iba a pedir excluir un arma que fue denunciada como robada luego de la matanza, pero está como prueba. El juicio es bastante complicado y está bajo la lupa de la ciudadanía. Es una prueba para la Justicia.

Última Hora