Uruguay iniciará el primer censo de población transexual en 2016

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) pretende contabilizar el año que viene el número de personas transexuales que viven en el país con vistas a formular políticas públicas específicas para esa población.

“Estamos analizando la metodología para generar el primer censo de las personas trans. Sería obviamente distinta a la del censo demográfico común”, afirmó a Efe Federico Graña, director nacional de Promoción Sociocultural del Mides.

Según sus previsiones, la idea es concretar el trabajo de campo entre marzo y mayo de 2016.

La Unión Trans del Uruguay (Utru) ha estimado la población transexual del país en torno a 3.000 personas, pero desde el Mides se considera que es “imposible” calcularla ya que el último censo demográfico, de 2011, no incluyó esa variable.

Desde septiembre de 2012 hasta mayo de este año, 872 transexuales accedieron al programa de transferencia monetaria del Mides destinado a personas en situación de vulnerabilidad económica a nivel nacional.

Ya en un período parecido, entre 2012 y 2014, casi 350 transexuales solicitaron cambiar sus documentos, de acuerdo con la Comisión de Identidad, Género y Diversidad del Registro Civil en Montevideo, al amparo de una ley aprobada en 2009.

Para Graña, no se puede saber si los números oficiales manejados por el Mides y por el Registro Civil son representativos porque no hay un parámetro de comparación que permita evaluar el impacto de la ley o de las programas sociales específicos para esa población.

Por su parte, la primera diputada trans de Uruguay, la abogada Michelle Suárez, dijo a Efe que estima que hay mucho más que 3.000 personas transexuales en el país y coincide con Graña en la necesidad de promover un censo específico.

A su juicio, “más allá de que haya una ley que permite cambiar la documentación y más allá de los cambios físicos, la autopercepción vale y por lo tanto debe reflejarse para dignificar esas identidades, sacarlas de la oscuridad”.

Una vez recabados los datos en el trabajo de campo de la encuesta, procesarlos consistirá en otra etapa compleja, conforme explicó Graña, “porque hay una serie de variables a estudiar, como los indicadores socioeducativos y laborales, por ejemplo, o inclusive si se presentaron o no al trámite para el cambio de documentos de identidad en el Registro Civil”.

Asimismo, el director del Mides señaló que las preguntas que integrarán el formulario de la encuesta nacional todavía están siendo analizadas en esa primera etapa de diseño metodológico.

El proceso actual opera en coordinación con la Dirección Nacional de Evaluación y Monitoreo del propio ministerio y en convenio con el Instituto de Ciencia Política de la Universidad de la República.

“El objetivo es generar datos concretos para formular políticas públicas específicas, por ejemplo, estrategias de inserción laboral para las personas trans y, obviamente, saber cuántas son”, concluyó Graña.

Espectador