Crisis fronteriza: Venezuela rechaza injerencia de EEUU mientras Santos supervisa trato humanitario del lado colombiano

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, exigió respeto al Gobierno norteamericano y pidió no involucrarse en asuntos de índole bilateral.

El Gobierno de Venezuela exigió este domingo a Estados Unidos (EE.UU.) que no se involucre una vez más en los asuntos internos de su país, en especial a las acciones adoptadas en la frontera con Colombia, para combatir el narcotráfico y paramilitarismo.

La ministra para las Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, escribió en su cuenta en Twitter, que su país rechaza las declaraciones injerencistas del portavoz del Departamento de Estado de EE.UU, John Kirby, en las que se refería a las medidas que tomó el Gobierno venezolano en los municipios fronterizos.

Según Kirby, EE.UU. reconoce la importancia de proteger la frontera y de garantizar una migración segura y ordenada, pero a la vez cree que las deportaciones “deben llevarse a cabo de conformidad con el derecho internacional, el respeto de los derechos humanos de todos los involucrados y en coordinación con el país receptor”.

Ante estos señalamientos, Rodríguez aseguró que las medidas adoptadas por el mandatario venezolano Nicolás Maduro buscan proteger al pueblo y a los cinco millones y medio de colombianos que viven en Venezuela.

Por otro lado, recordó que la Revolución Bolivariana ha garantizado los Derechos Humanos fundamentales a colombianos que no son atendidos por su país de origen.

La jefa de la diplomacia venezolana explicó que el Gobierno busca combatir los fenómenos relacionados con el narcotráfico y las mafias que desangran al país.

Asimismo, rechazó la manipulación mediática que “con saña es promovida desde Colombia en contra de nuestro pueblo y (el) gobierno Bolivariano”.

EN CONTEXTO

El Gobierno venezolano cerró la frontera colombo-venezolana el 19 de agosto debido a un ataque perpetrado por paramilitares contra funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Desde entonces el Estado inició la Operación Libertad del Pueblo (OLP) mediante la cual han capturado a más de 10 paramilitares e incautado distintos materiales utilizados para actos ilícitos.

Días después, ante los hallazgos en el lugar, el dignatario decretó un estado de excepción constitucional en dos grandes zonas de la frontera con Colombia para controlar la situación y contrarrestar el contrabando y paramilitarismo promovido por el expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez. La medida busca mantener la paz y la estabilidad en Venezuela.

5.5 millones de colombianos viven en Venezuela

 

Aporrea

Santos evaluó crisis humanitaria en frontera con Venezuela

Lorena Beltrán
Enviada Especial
COLPRENSA | LA PATRIA
El presidente Juan Manuel Santos visitó ayerCúcuta para evaluar cómo avanza la crisis humanitaria en la frontera a causa de las medidas unilaterales de Nicolás Maduro.

El jefe de estado se detuvo en la estación de gasolina Terpel del anillo vial donde confirmó una reducción considerable en el tiempo de espera para proveer los vehículos de combustible.

En ese sentido reiteró la orden de prestar atención a las estaciones de gasolina de Cúcuta las 24 horas del día. Posteriormente el jefe de Estado visitó uno de los albergues que acoge a uno de los ciudadanos deportados en Villa del Rosario, donde entregó ayudas humanitarias y destacó que se priorizará las medidas para ayudar a los niños que han sido afectados por esta situación.

Por otro lado el Gobierno descartó el brote de varicela en los albergues, luego de que sólo se detectara un caso que se encuentra en aislamiento.

El Ministerio de Salud y Protección Social adelanta acciones de vigilancia epidemiológica, además esto sumado a un equipo de profesionales médicos, pediatras, odontólogos y psicólogos que atienden a la población deportada.

Posteriormente el mandatario se desplazó hasta el puente internacional Simón Bolívar donde recibió un balance en el puesto de mando unificado del número de connacionales que han ingresado por esta zona y de cómo han sido atendidos.

Hasta el momento por Cúcuta no hay más deportaciones, mientras que por La Guajira, que es la frontera que esta abierta se han presentado algunas en el transcurso de esta semana al igual que por Arauca. Por Guarachón ingresaron 50 colombianos más.

En este momento hay 1.097 colombianos deportados, 7.162 retornados y 1.333 albergados en los cinco sitios que dispone el Gobierno Nacional en la frontera.

A Cúcuta también se reforzarán las medidas del Ministerio de Educación para que los menores puedan retornar a clases con apoyo del Icbf. También se anunciaron planes para madres lactantes, entre otras poblaciones en condiciones de vulnerabilidad.

El mandatario reiteró el llamado al gobierno venezolano para que facilite las gestiones para recuperar enseres y propiedades de los connacionales deportados.

Eso luego de que se incumpliera un principio de acuerdo que se había alcanzado con el gobierno del vecino país que se había incumplido en el trayecto de la semana.

La Patria

 

 

Volver