Veracruz en el ojo de la tormenta: ahora desaparecen dos académicos

Con los reflectores puestos sobre su persona por la ejecución del fotoperiodista Rubén Espinosa, la activista Nadia Vera y tres mujeres más –los dos primeros con antecedentes de agravios en esta entidad–, el gobernador Javier Duarte enfrenta otro escándalo: la desaparición de dos académicos de la Universidad Veracruzana (UV).

En un comunicado, la institución educativa pide la intervención del gobierno estatal y de la Fiscalía General para localizar a los dos académicos desaparecidos desde el pasado domingo 9.

La identidad y datos generales de los académicos fue catalogada como “reservada” por la propia Rectoría de la UV, para no poner en riesgo su seguridad.

Asimismo señala que ante los “nuevos episodios de violencia” que afectan a la comunidad universitaria, ya se han establecido mecanismos de coordinación con los cuerpos oficiales en la materia, así como de comunicación con los familiares afectados.

Ayer durante el inicio a clases de las nuevas generaciones de la Universidad Veracruzana, la rectora Sara Ladrón de Guevara se abstuvo de dar declaración alguna con respecto a esta doble desaparición.

En su edición de este martes, La Jornada Veracruz consigna que el secuestro de uno de los catedráticos ocurrió en la comunidad de Huazuntlán, municipio de Mecayapan.

Sus compañeros de trabajo y activistas de la sierra, aseguraron a este rotativo que la desaparición del académico tiene un móvil político, pues el docente fue “levantado” por un grupo armado desde el pasado sábado por la tarde: “Ese mismo día los familiares recibieron una llamada para pedir el rescate y apenas se han filtrado detalles de las negociaciones”, cita el periódico.

Hasta el momento la Fiscalía General del Estado no ha emitido posicionamiento alguno sobre este hecho, del cual la Universidad Veracruzana ha exigido una rápida respuesta gubernamental.

Proceso

 

Gobernador de Veracruz se deslinda del crimen, rechaza “linchamiento” y dice: “la verdad nos hará libres”

El Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, sostuvo que en su declaración ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) dejó en claro que se deslinda “totalmente” del homicidio en la colonia Narvarte, en la Ciudad de México, del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, de la activista Nadia Vera Pérez, de Yesenia Quiroz Alfaro, Olivia Alejandra Negrete Avilés y la ciudadana colombiana Mile Virginia Martínez ocurrido el 31 de julio en la colonia Narvarte de la capital del país.

“En dicha declaración respondí a todas sus preguntas y dejo claro que me deslindo totalmente de los acontecimientos ocurridos el 31 de julio en la Ciudad de México”, sostuvo el mandatario estatal en un breve comunicado de prensa.

Ayer el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Mancera Espinosa, dio instrucciones a la PGJDF para viajar este día a Veracruz a tomar la declaración del Gobernador Javier Duarte en relación al multihomicidio.

Se trata de la primera vez que un Gobernador es llamado a declarar en relación a un asesinato. Tanto Rubén Espinosa como Nadia Vera dejaron el estado de Veracruz tras denunciar hostigamiento por parte de las autoridades. Nadia responsabilizó directamente a Javier Duarte de Ochoa por cualquier agresión hacia su persona.

Hoy, tras rendir su declaración en calidad de testigo, Duarte sostuvo:

“Nunca he creído en el fuero, así que en un hecho inédito de la historia política y jurídica de México, personal de la Procuraduría del Distrito Federal estuvo presente en esta jurisdicción y recabó la información que yo pudiera aportar”.

Aseguró que respondió a todos las preguntas formuladas por la Procuraduría capitalina y, sin dar más detalles, planteó: “me deslindo totalmente de los acontecimientos”.

“Así como no creo en el fuero, tampoco creo en los linchamiento públicos que lejos de crear valor, alejan de la verdad y encubren a los verdaderos culpables”, agregó Duarte.

“La verdad nos hará libres”, finalizó el comunicado el mandatario estatal.

comunciado

En la presentación del interrogatorio estuvieron el procurador de Veracruz, Luis Ángel Bravo, y la fiscal de Investigaciones Ministeriales de la FGE, María del Rosario Zamora.

De parte de la fiscalía capitalina estuvieron el subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales, Edmundo Garrido; el fiscal de Homicidios, Marco Enrique Reyes, y el agente del Ministerio Público José Francisco Coronilla.

DUARTE RESPONDIÓ TODO: PGJDF

En un comunicado, la Procuraduría capitalina informó que sus representantes se trasladaron hoya la Fiscalía General de Jalisco, donde fueron recibidos por el Fiscal General, Luis Ángel Bravo.

Detalló que la Fiscal de Investigación Ministerial de Veracruz, quien recibió y radicó la solicitud de colaboración, giró oficio al Gobernador estatal con base a la excepción prevista en el Artículo 111 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con relación a los artículos 90, 91, 360 y 365, del Código Nacional de Procedimientos Penales, que se refiere al beneficio que tiene un alto funcionario para acogerse a éste o renunciar al mismo.

“El Gobernador aceptó la excepción y compareció de manera voluntaria en su calidad de testigo, en las instalaciones de la Fiscalía General de la entidad, a donde arribó a las 14:00 horas”, detalló la PGJDF.

Precisó que el Ministerio Público de la Fiscalía General procedió a tomar los generales a Javier Duarte de Ochoa, y posteriormente le dio lectura a las preguntas elaboradas por la representación social de la PGJDF, las cuales el mandatario contestó en su totalidad.

La Procuraduría precisó que también fue leído el cuestionario que, en su calidad de representante de las coadyuvantes de las hermanas del fotoperiodista Rubén Espinsoa, hizo Darío Ramírez Salazar, presidente de la organización Artículo 19. El cual, Duarte respondió en su totalidad.

“La diligencia concluyó a las 15:15 horas, luego que el MP de la Fiscalía General corroboró que el Gobernador dio lectura y firmó la misma”, finaliza el comunicado.

Ayer, Duarte habló sobre el caso del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, quien abandonó Xalapa, la capital veracruzana, tras denunciar amenazas en su contra. Durante una conferencia de prensa el Gobernador mostró un video en el que, dijo, Rubén discutió con “manifestantes encapuchados” durante la cobertura que hizo de una protesta en contra de las agresiones cometidas a universitarios de Xalapa, cinco de los cuales fueron atacados días antes con palos y machetes.

Sostuvo que un día después de esta manifestación el colaborador de Proceso y Cuartoscuro abandonó la entidad. “Eso lo sabemos no porque estuviéramos espiando, sino porque él mismo lo hizo público”, comentó.

Cuestionado sobre si estaría dispuesto a comparecer ante el Congreso por los comentarios de organismos civiles que lo responsabilizan de la muerte de Rubén Espinosa y de Nadia Vera, el mandatario dijo: ”Primero que nada quiero señalar que este es un caso que ocurrió en el Distrito Federal, no en Veracruz”.

“Nosotros hemos puesto a su disposición nuestro respaldo siendo que dos de esas víctimas, que fueron asesinadas en la colonia Narvarte, residieron recientemente en Xalapa, esa es la única relación”. Posteriormente insistió: ”Quienes son los responsables del esclarecimiento y de la resolución de esta caso son las autoridades del DF”.

QUE DUARTE DECLARA ES JUEGO: ACTIVISTA

La mañana de este martes, representantes de organizaciones de la sociedad civil de Xalapa lanzaron una alerta ante el clima de persecución y represión que existe en Veracruz en contra de cualquier disidencia y crítica.

Además criticaron que “es un juego político” el hecho de que el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, declare con respecto al multihomicidio perpetrado en la Ciudad de México el pasado 31 de julio.

Ignacio Córdoba, vocero del Comité 5 de junio, nombrado así por la agresión en contra de estudiantes universitarios de Xalapa ocurrida en esa fecha, exigió justicia por las agresiones cometidas a los defensores y periodistas en Veracruz.

Al dar lectura a un pronunciamiento, Córdoba advirtió que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) “está apresurada a cerrar el caso del multihomicidio de la colonia Narvarte tanto jurídica como mediáticamente”.

Sergio Méndez, de la Asociación Justicia Pro Persona, dijo que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha declinado en investigar los asesinatos de la activista Nadia Vera, del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, de Yesenia Quiroz, Olivia Alejandra Negrete Avilés y la ciudadana colombiana Mile Virginia Martínez, como una violación grave a la Derechos Humanos por evitar seguir la línea que llevaría al Gobernador Javier Duarte de Ochoa.

“No vamos a aceptar una negativa por parte del presidente de la CNDH [Luis Raúl González Pérez]. Estamos dispuestos a pelear en los tribunales. No vamos a permitir que este caso se quede como si fuese un robo, no lo vamos a permitir”, dijo Méndez.

Sin Embargo