Argentina: a una semana del balotaje, los candidatos se cruzan en un inédito debate

Con muchos cruces y momentos de tensión se cumplió el debate presidencial entre Daniel Scioli y Mauricio Macri. El candidato del FPV se enfocó en enumerar propuestas y en marcar contradicciones históricas de Macri. En tanto, el libreto del candidato de Cambiemos fue apostar a los cruces agresivos y evitar contestar cuestionamientos. Los módulos donde se dio el debate más fuerte fueron el de “Desarrollo económico y humano” y el de “Seguridad y DDHH”. Argentina Debate fue trasmitido por ámbito.com; minutouno.com; C5N; y Radio 10..

Los cruces se vivieron durante los 75 minutos que duró el debate desarrollado en la Facultad de Derecho. Las palabras finales comenzaron con el candidato de Cambiemos quien dijo esperanzado: “Estamos por comenzar una etapa maravillosa” aunque reconoció que no habrá cambios rápidos. “Sé que no va a ser de un día para el otro, pero ser un día tras otro, porque cada día podemos estar un día mejor”, prometió.

“Se necesita un presidente que hable menos y escuche más, que haga conferencia de prensa y no cadenas nacionales, que piense que vale más el equipo que el personalismo”, lanzó en referencia a la presidente Cristina de Kirchner. Sobre el final clamó: “Les pido que nos acompañen el 22 de noviembre, que nos acompañen en este desafío”.

El cierre final del debate fue para Daniel Scioli quien admitió que “me prepare toda la vida, por las distintas circunstancias que me han ocurrido, para asumir esta enorme responsabilidad”. “Estoy convencido de hacerlo bien porque yo interpreto bien a los argentinos, sé escuchar y sé interpretar”, lanzó en clave de respuesta a su rival del próximo domingo.

“El balotaje tiene la característica que hay que optar por dos caminos de cara al futuro, uno que quiere ir a la agenda del desarrollo y otro bajo el engaño de la palabra Cambiemos tiene abajo del brazo el ajuste”, arengó y mirando a la cámara dijo “yo te tengo que defender compañero trabajador”. Y plantó antítesis posibles como volvemos al FMI o a la agenda de desarrollo.

Para cerrar volvió a reclamar respuestas a su rival sobre qué va a hacer con la economía “se lo pregunté una y otra vez durante el debate y no contestó ustedes sacarán sus conclusiones”. “Los convoco a votar a favor del país que vaya por su propia victoria para que gane la argentina”, finalizó.

La nueva edición de “Argentina Debate” estuvo divido en cuatro áreas temáticas previamente definidas: desarrollo económico y humano; educación e infancia; seguridad y derechos humanos; y fortalecimiento democrático.

En el primer módulo, el candidato presidencial del Frente para la Victoria arrancó afirmando que las ideas de Mauricio Macri “son un peligro para el conjunto de la sociedad”, en el marco del debate. “Yo siento que sus ideas son un peligro para el conjunto de la sociedad. Cuando él ha manifestado cosa que no dijo aquí, que va a liberar el cepo, les quiero decir que representa un recorte. ¿Quién va a pagar los costos de este ajuste?”, enfatizó Scioli.

En respuesta, Macri subrayó: “Yo creo que los que tienen miedo son ustedes, los que están gobernando, porque no quieren volver al llano. Te pido que no hagas de vocero mío, hablá de tus propuestas. Hay que expandir la economía, yo no dije que voy a ajustar”.

El segundo módulo (educación e infancia) Scioli, destacó hoy que en la provincia de Buenos Aires promovió la aplicación de la de la ley de fertilización gratuita asistida y remarcó que el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, decidió vetarla en la Ciudad de Buenos Aires. También se hizo foco en las universidades públicas.

“La fertilización gratuita asistida es un orgullo para mí provincia, enfrenté las mismas presiones que seguramente el tuvo en la Ciudad, las que decían iba a desfinanciar las prepagas. Y avance como hago siempre, contra todo. Allí está el Estado, 950 parejas pudieron tener a sus hijos. El la vetó porque decía que iba a desfinanciar la obra social de la Ciudad”, arremetió Scioli al responder a su contendiente.

Scioli sostuvo que es preciso “orientar la educación al mundo del trabajo” y avanzar en la “seguridad nutricional”, contexto en el que destacó medidas impulsadas por el gobierno nacional como la Asignación Universal por Hijo.

Al exponer sobre el tema infancia Macri señaló: “Queremos cuidar a los niños entre 45 días y un año, para que los padres puedan dejar a los hijos desde los 45 días para que reciben nutrición y llevar el ‘Plan Red Primeros Meses’ que atiene a la mujer desde los primeros meses. Prometió una “revolución en la calidad educativa”, a lo que Scioli le preguntó como justificaba que en la Ciudad de mayor ingreso ‘per capita’ quedaban 2000 estudiantes sin vacantes.

Otro de los flancos que atacó Scioli fue “la pobreza en la ciudad pese a que vienen recibiendo el impacto de las políticas nacionales en materia de consumo”; a lo que Macri respondió que “los índices de mortalidad infantil en la Ciudad de Buenos Aires son los mismos que en el período anterior”.

Luego, en el segundo bloque, el candidato kirchnerista acusó al líder del PRO de querer “debatir con un Gobierno que termina el 10 de diciembre” y no con él. “Que Macri no se confunda vino a debatir conmigo. Si la gente así lo decide, voy a ser quien va a mandar y llevar adelante mis decisiones, que no pierda su tiempo en debatir con un Gobierno que termina el 10 de diciembre”, sostuvo el gobernador.

En el tercer módulo los candidatos cruzaron sus propuestas en materia de seguridad y derechos humanos y en ese sentido ambos pusieron el énfasis en la lucha contra el narcotráfico y la trata de personas.

Scioli remarcó que su eventual gobierno aumentará las prevenciones, tendrá más recursos humanos, más logística y tecnología y, en contraposición, dijo que “cuando hay ajuste, destrucción del empleo se generan desigualdades y violencia”. A la vez, al referirse a la trata de personas, le recordó a Macri que el gobierno porteño vetó una ley para crear una oficina para combatir ese flagelo.

A su vez, Macri afirmó que pondrá el énfasis en la lucha contra el narcotráfico, y consideró que “Argentina ya no es un país de paso, sino que es de un consumo que es cada vez más alto”. En materia de seguridad, destacó la creación de la Policía Metropolitana como “un modelo de seguridad para el resto de las jurisdicciones del país”. En cuanto a la trata de personas, Macri recordó en la Ciudad de Buenos Aires impulsó la creación de hogares para contener a las víctimas.

“Tolerancia cero con el narcotráfico y blindaje de las fronteras”, propuso Scioli. Dirigiéndose en tono iróncio a Macri, Scioli le dijo “si no podés resolver el problema de los trapitos en la ciudad de Buenos Aires pensás que la gente te va a creer que podés combatir el narcotráfico”.

En el último modulo, “fortalecimiento democrático” Scioli, advirtió que funcionarios del Gobierno de la Ciudad “están procesados por haber escuchado a familiares del atentado” a la AMIA. El gobernador bonaerense se expresó de esta forma luego de que Macri le preguntara si estaba de acuerdo con “derogar el Memorándum con Irán” firmado por el Gobierno nacional.

“Mi compromiso es por la verdad. Funcionarios de él son los que están procesados por haber escuchado a familiares del atentado”, enfatizó Scioli en el debate presidencial en la Facultad de Derecho de la UBA.

El jefe de Gobierno se quejó: “Caíste en la denuncia trucha de los Kirchner, de manual y no contestaste”. “¿Por qué votó en contra de la recuperación de YPF, de Aerolíneas? ¿Por qué votó en contra de recuperar la administración de los fondos de la Anses?”, le preguntó Scioli a su rival de Cambiemos, que le respondió: “Pensé que íbamos a venir a intercambiar propuestas, pero insistís en el cassette de la mentiras, de los miedos, en generar un demonio detrás de nosotros”.

“Es muy inteligente el pueblo argentino, lo estás subestimando”, agregó el candidato del FpV.

Al igual que en el debate presidencial previo a las elecciones generales del 25 de octubre, los moderadores fueron los periodistas Rodolfo Barilli (Telefé), Luis Novaresio (América TV) y Marcelo Bonelli (Canal 13 y TN).

Como parte de un acuerdo de los apoderados del FpV y de Cambiemos junto con la ONG “Argentina Debate”, la Dirección Nacional Electoral dispuso la suspensión de publicidad electoral en los medios durante la transmisión del debate presidencial que se realizará el próximo domingo.

El debate presidencial con la totalidad de los candidatos que competirán en las urnas el próximo 22 de noviembre, realizado en un establecimiento público y transmitido por medios de comunicación en forma gratuita fue un hecho histórico por su relevancia y unicidad para la cultura política y comunicacional argentina.

Ámbito Financiero

Tres miradas sobre el debate

Momentos de error

Oscar Steimberg *

“En el debate hubo una acentuación de rasgos de estilo que ya estaban presentes en las comunicaciones de las campañas. Cuando Macri puede afirmarse como orador es cuando habla de aquellas sencillas aspiraciones –sencillas por básicas, por generales– que puede tener alguien que deposita su voto. En el caso de Scioli, en cambio, tiene que ver con el reconocimiento de conflictos sociales y la solución del carácter problemático de esos conflictos. La posición de Scioli es más difícil, pero es la que puede permitir el arribo a formulaciones más relacionadas con los problemas concretos del momento. En ese sentido, me parece que si uno tuviera que decir los momentos de error de los candidatos diría que los de Macri tuvieron que ver con no contestar las preguntas relacionadas con problemas concretos. En el caso de Scioli, a pesar de su posición, mencionaría los casos en que no aprovechó la posibilidad de seguir refiriéndose a problemas específicos en algunas de las repuestas a Macri. A lo largo del debate estas tendencias se profundizaron y las referencias concretas de Scioli fueron tomando cada vez más la escena, mientras que el carácter general, sin especificación de temas y problemas, se fue acentuando en el discurso de Macri. El hecho de que fuera a Scioli al que le tocara cerrar el debate profundizó esas diferencias y puso al discurso de Macri en una situación de mayor debilidad. Esa ventaja tiene que ver con el hecho de que los planteos generales, la sencillez propositiva, la negativa evidente a anclar las exposiciones en hechos discernibles, se debilita con la repetición. Si uno da datos, el hecho de que después siga dando datos no debilita el discurso, sino que lo fortalece.”

* Semiólogo, profesor UBA y UNA.

Las pautas del formato

Ignacio Ramírez *

“Se trató de un debate en el que no se produjeron grandes acontecimientos, en el sentido de aquello que ocurre de manera inesperada; predominó un formato tal vez excesivamente pautado que, en algún sentido, anula o minimiza la contingencia. Lo que se vio es que los candidatos eligieron esa escena, donde los contornos de competencia se hacen más visibles, para condensar la estrategia electoral. Daniel Scioli, después de una campaña que tuvo un itinerario algo zigzageante, pudo simplificar su mensaje, que es el de un encuadre ideológico de la competencia donde se disputan dos modelos de país, asociados en la memoria colectiva a desempeños diferentes. El problema es que se trata de un debate ideológico no correspondido, porque del otro lado está la estrategia que viene transitando Cambiemos de manera exitosa, que es la de comoditizar lo ideológico, es decir, igualarlo: ‘Todos convalidamos aspectos de continuidad’. Es decir, diluir la frontera ideológica. Hay dos encuadres que trabajó Macri en el debate: la mentira versus la verdad, y el de las formas: comoditizado el fondo, Macri impulsa un desclasamiento discursivo hacia el centro. En el debate no introdujo una sola pastilla discursiva que pueda ser encuadrada en un discurso neoliberal o de derecha. Igual, Scioli trató de alumbrar las inconsistencias y contradicciones de esos planteos y habrá que ver cuál de los dos tuvo mayor pregnancia. Los debates tienden a pensarse con figuras que vienen del deporte y por eso se espera algo inesperado: un gol de cabeza del arquero en el último minuto. En ese sentido, es que a veces puede producirse cierta frustración. Me parece que no hubo un ganador vinculante y, si tuviera que ajustarme al lenguaje deportivo, lo veo más como un empate.”

* Sociólogo, director de Ibarómetro.

Argumentos y organización

Roberto Marafioti *

“Lo que quedó claro con el debate es que hay dos propuestas muy nítidas y que el marco de la Argentina Debate es un marco un tanto extraño, porque no hubo participación de la Televisión Pública y tuvo moderadores que tienen una inclinación política muy nítida a favor de uno de los candidatos. Sin embargo, me parece que los debates, salvo raras excepciones, no definen una elección. En cuanto a la exposición de Macri, me parece que ha tenido una actitud agresiva. Es muy paradójico, sobre todo pensando que él siempre visualiza el futuro y aquí planteó dos referencias al programa 6, 7, 8, diciendo que Scioli venía con las ‘mentiras’ de ese programa, cosa que es una chicana, no un argumento sólido. Dos veces hizo esa referencia y luego utilizó la cuestión de Venezuela y del Memorándum de Entendimiento con Irán; temas demasiado abstractos, duros, que muestran con absoluta claridad el planteo estratégico de Macri. El plantea aproximación emotiva hacia el votante, cariñosa, en términos de que a él le interesa el otro. Es casi el discurso de un pastor evangélico, pero en verdad todos sabemos que detrás de eso hay un proyecto político bastante clásico. La posición de Scioli es la posición más de un político, que se corrió del ataque y enfatizó que –llegado el caso– el 10 de diciembre el presidente será él y será un período diferente. Scioli fue muy prudente al decir ‘yo soy otra cosa’ y plantear un enfrentamiento con las recetas del FMI y, a partir de ahí, proponer políticas de desarrollo. Argumentativamente fue más contundente, aunque tal vez no tuviera la organización de tipo escolar del discurso que tenía Macri. Creo que, más allá del debate, sigue un final abierto y no podría decir que ha ganado uno u otro.”

* Semiólogo, profesor UBA y UNM.

Página 12

Debate presidencial